Monitor de Seguro

Un des­per­di­cio: im­ple­mentar las nuevas normas ha cos­tado 250 mi­llones

Solvencia II: acaba de echar a andar… ¡y ya se está revisando!

Las en­ti­dades se han adap­tado a más de 4.000 pá­ginas de nor­ma­tivas

Pilar González de Frutos
Pilar González de Frutos

“No, no les quiero gastar nin­guna broma, es cierto. Solvencia II acaba de echar a andar y ya se está re­vi­san­do”. La frase es de la pre­si­denta de Unespa, Pilar González de Frutos, ex­traída de su re­ciente in­ter­ven­ción en el IX Foro de Auditores Internos del Sector Asegurador. Pese a la buena dis­po­si­ción del sec­tor, inevi­ta­ble­mente suena a queja. Hay mo­tivos para el dis­gusto. Y para más co­sas.

A la industria aseguradora española le ha costado 250 millones de euros adaptarse a la nueva regulación, un elevado gasto derivado de la constante evolución de la normativa comunitaria desde 2011, y de la carga administrativa que conlleva para las entidades, las cuales se han tenido que adaptar a, nada más y nada menos, que 4.000 páginas de normas entre regulación local (Lossear, Rossear, órdenes ministeriales, resoluciones, circulares…) y comunitaria (reglamentos delegados, reglamentos de ejecución, directrices de Eiopa…).

Y una vez logrado con éxito esta adaptación, resulta que no hay tiempo ni para disfrutarlo. Por cierto, un éxito, que no solo se ha limitado a conseguir esa adaptación en tiempo y forma sino que también se ha producido desde el punto de vista cuantitativo. Según se ha encargado de recordar la presidenta de la patronal del sector asegurador, con datos de Icea a marzo de 2016, la industria aseguradora supera en más de 2,25 veces el capital de solvencia obligatorio requerido por Solvencia II. Una ‘notaza’.

Una de las esperadas modificaciones afecta al mismo epicentro de Solvencia II, al cálculo del capital. La fórmula estándar para hallarlo, que es la que utilizan la mayoría de las entidades españolas (frente a los modelos internos), se está revisando, proceso que debe concluir antes de 2018. Eiopa deberá facilitar a la Comisión Europea (CE) sus recomendaciones técnicas antes de octubre de 2017, previa consulta al sector. “Creo que no hace falta decir que desde Unespa tendremos trabajo por delante. Como en anteriores ocasiones, nos veremos involucrados en todos los procesos de consulta pública que vengan derivados de esta revisión de la fórmula estándar de Solvencia II”, afirma Pilar González de Frutos.

Normal que el sector asegurador quiera opinar. Les va mucho en ello. Las entidades tienen que estar alerta no vaya a ser que entre esos cambios haya alguno que trastoque especialmente a las aseguradoras españolas. La presidenta de Unespa apunta varias cosas que requieren un seguimiento especial por parte de la industria. Entre ellas, habrá que estar atento, no sea que se elimine la exención de consumo de capital a la deuda emitida por España (y las correspondientes autoridades regionales y locales).

Más cosas a revisar desde Europa, el tratamiento de las inversiones. Los cambios vendrán provocados en este caso por los desarrollados normativos derivados de la Unión de los Mercados de Capital. A raíz de ellos se espera que se modifique el actual tratamiento de las titulizaciones en el reglamento delegado de Solvencia II. Además, el sector está a la espera de que se publique la propuesta de modificación de ese mismo reglamento delegado para dar cabida a nuevas categorías de inversiones en infraestructuras. “Desde la industria esperamos que las diferentes iniciativas normativas en materia de inversiones en el marco de Solvencia II sean lo más acertadas posible de cara a incentivar el posicionamiento de las entidades aseguradoras en estas nuevas categorías de inversiones”, aseguran desde la patronal del sector asegurador.

Esto en lo que se refiere al ámbito comunitario. Pero también se esperan novedades de índole local. Entre ellas, las entidades tendrán que acompañar su ‘Informe sobre la situación financiera y de solvencia’ con otro documento con el poco atractivo nombre de ‘Informe especial de revisión del informe sobre la situación financiera y de solvencia’. Pues bien, el alcance, contenido y las personas que podrán realizarlo todavía no están definidos. Una futura circular de la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones (DGSFP) se encargará de hacerlo. Unespa considera clave esta regulación. Confía en que ayude a que la calidad de los datos de Solvencia II sea buena, pero también espera que “no incremente de manera desproporcionada los costes que tendrán que afrontar las entidades como consecuencia de este proceso”.

Dado el ingente trabajo que han hecho las aseguradoras con Solvencia II, y el que les queda por delante, parece lógico que para la DGSFP sea ‘peccata minuta’ el esfuerzo de adaptación a otras regulaciones que debe hacer el sector, como a la de los productos de inversión minorista vinculados y los productos de inversión basados en seguros (Priips). Las aseguradoras se quejaron del escaso tiempo dado para elaborar el documento de datos fundamentales (KID) recogido en las Normas Técnicas de Regulación (RTS), que debería estar listo el 31 de diciembre de 2016. Flavia Rodríguez-Ponga, la directora general de Seguros y Fondos de Pensiones, tras escuchar en directo estas quejas, aseguró que el sector llegará a tiempo sin problemas y que, por tanto, no iba a solicitar ningún aplazamiento.

Puede que llegara a tiempo, pero es muy probable que no vayan a tener que demostrarlo. El Parlamento europeo acaba de aprobar una propuesta de Resolución por la que se rechazó la propuesta de RTS de los Priips presentada por la CE. Tras este rechazo, el Ejecutivo comunitario tendrá que solicitar a las autoridades supervisoras europeas (EBA, ESMA y Eiopa) que le remitan una nueva propuesta de RTS, y una vez recibida, el Parlamento y el Consejo dispondrán de un nuevo periodo de tiempo para analizarla. Si se agotan los nuevos plazos, la entrada en vigor de la normativa de los Priips se retrasará.

Artículos relacionados