Cultivos sobre arena e in­ver­na­deros con­vir­tieron te­rrenos im­pro­duc­tivos en un vergel hace medio siglo

Almería seduce a los coreanos

Una de­le­ga­ción del Ministerio de Agricultura del país asiá­tico se in­teresa por el cul­tivo in­ten­sivo bajo los in­ver­na­deros

Cultivo
Cultivo

Estupefactos de­bieron que­darse cuando desde el aire con­tem­plaron el es­pec­táculo del Campo de Dalías. Una ex­ten­sión de te­rreno de nada menos que 300 mi­llones de me­tros cua­drados cu­biertos de plás­tico, que cons­ti­tuyen un au­tén­tico mi­lagro para la agri­cul­tura eu­ro­pea. Ese fue el ape­ri­tivo para la de­le­ga­ción de co­reanos que han vo­lado nada menos que 10.000 ki­ló­me­tros para co­nocer los úl­timos avances en los cul­tivos in­ten­sivos bajo in­ver­na­de­ros.

El grupo de visitantes procedente de Jeolla, al suroese de Corea del Sur, estaba formado por funcionarios del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Desarrollo Rural, empresarios, profesionales del sector, así como miembros del Agriculture Meister College. Unos pioneros asiáticos que se han visto seducidos por la tecnología aplicada en Almería, que permite que terrenos desérticos se hayan convertido en el vergel de Europa.

El delegado en Almería de la Consejería de Agricultura, José Manuel Ortiz, ejerció de anfitrión de la visita al centro de investigación Ifapa “La Mojonera”, donde la delegación coreana recibió información de primera mano sobre las investigaciones que se realizan en este complejo en el ámbito de la lucha contra las plagas. Los coreanos mostraron su interés en el sistema productivo bajo invernadero de Almería, la clasificación de productos de acuerdo a su calidad y el funcionamiento de los cultivos biológicos.

El Ejido, Roquetas de Mar, Vícar, La Mojonera, Enix y Félix constituyen los núcleos de población del Campo de Dalías. Bajo el mar de plástico que tejen los invernaderos en esta comarca, se cultiva una producción hortofrutícola que alcanza los 2.000 millones de euros al año, la quinta parte de toda la Comunidad Autónoma de Andalucía.

Historia

La historia de este vergel agrícola de Europa, que se asienta sobre unos terrenos desérticos, se remonta a hace medio siglo. Francisco Fuentes decidió, en 1963, colocar distintas protecciones de plástico en sus cinco invernaderos de 100 metros cuadrados cada uno. Los resultados arrojaron un incremento brutal de la productividad en cultivos como la judía, el pimiento, el pepino o el tomate.

La decisión de Francisco (más conocido como Paco el Piloto) coincidió con las investigaciones que desarrollaba el Instituto Nacional de Colonización de Almería. El ingeniero agrónomo Bernabé Aguilar Luque, bajo la dirección de Leandro Pérez de Cobos, y con Juan Cuadrado Martínez como apoyo se encargaron de la explotación de zonas que el Gobierno de Franco había considerado de interés nacional: el Campo de Dalías, Huercal-Overa, El Saltador, Campo de Níjar y el Higueral.

La solución que encontraron fueron los cultivos enarenados, que permitían cultivar en terrenos improductivos hasta entonces. La llegada de los invernaderos permitió utilizar las favorables temperaturas del invierno y conseguir unos rendimientos de producción espectaculares para esas tierras.

Artículos relacionados