UN BANCO EN EL RETIRO

Los buenos oficios de Rivera y Ciudadanos

Baja la prima de riesgo mientras España disfruta de vacaciones y romerías

A votar.
A votar.

C’s repite su meritorio esfuerzo para alcanzar un acuerdo entre los partidos que permita la formación de un Gobierno. Se invocan tiempos cruciales para reclamar ese esfuerzo de generosidad hacia quienes meses atrás habían urdido una infame alianza con sus antagonistas, Podemos, para impedir precisamente la formación de un gobierno. Lo que antes se impidió se reclama ahora.

¿Tiempos cru­cia­les? Por for­tuna, no. La ciu­da­danía dis­fruta muy ma­si­va­mente de las va­ca­ciones de ve­rano, vír­genes y ro­me­rías, mien­tras la prima de riesgo, es decir la sol­vencia del país España, está en sus ni­veles más ba­jos.

Pocas me­da­llas olím­picas pero mu­chí­simas si se com­paran con las con­se­guidas en aquella Olimpiada de Londres que coin­cidió con el ré­gimen del ge­neral Franco y en la que sólo se con­si­guió una me­dalla en hí­pica, por equipos de ca­ba­lleros an­da­luces y ofi­ciales de la Remonta.

Tiempos no tan cru­ciales pero que sí exigen una mayor con­fianza entre la so­ciedad ci­vil, tam­bién la mi­li­tar, y el Gobierno del Estado. Muchos ciu­da­danos ca­ta­lanes lo re­chazan y mu­chos vo­tantes del Estado, dos ter­ceras par­tes, tam­poco votan al señor Rajoy y a su par­tido.

C’s como el joven Eugène de Rastignac en esa no­vela, “Le Père Goriot”, de Horace de Sant Aubyn, alías Balzac, busca la ri­queza y el poder desde la inocencia de su do­rada ju­ven­tud. Vautrin, el cí­nico e in­te­li­gente pa­ri­sino le alerta: “La virtud es la flor de la es­tu­pidez y el ca­mino hacia la mi­se­ria”.

Rajoy, de nuevo en el po­der, se­guiría siendo Rajoy como el Partido Popular, mol­deando a su imagen y se­me­janza, se­guiría siendo el que co­nocen esos dos ter­cios que le re­cha­zan. ¿Quién res­ponde de que una vez re­ins­ta­lados en el poder no con­ti­núen ejer­cién­dolo de la misma ma­nera he­ge­mó­nica y co­rrupta?

Vautrin ad­vierte al joven Eugene: “¿Quién ga­ran­tiza que Dios no nos gas­tará la pe­sada broma de au­sen­tarse del juicio fi­na­l?”. La co­rrup­ción, sigue di­ciendo, “está por todas par­tes, se re­pro­duce, es el arma de la me­dio­cri­dad, nunca re­tro­ce­de”.

“Pride and Prejudice”, Jane Austen dis­fra­zada de Elisabeth co­menta a su cán­dida her­mana Jane aquello de “qué duro re­sulta re­co­nocer que vi­vimos en un mundo en el que la maldad es un atri­buto muy ex­ten­dido y no siempre fácil de iden­ti­fi­car, sobre todo cuando las apa­rien­cias con sus buenas formas y mo­dales ocultan la ca­rencia de ge­ne­ro­sidad y ho­nes­ti­dad”.

Preséntese el señor Rajoy al Parlamento sin uti­lizar la co­barde treta que le brinda C’s para con­vencer a quienes se re­sisten a ex­tender una al­fombra roja hasta la Moncloa.

Tiempos cru­cia­les, sí lo son, pero no por la pre­sen­ta­ción del pre­su­puesto en Bruselas (el tope de gasto se puede y debe dis­cutir en el Parlamento ya cons­ti­tuido) sino por la des­con­fianza de la ciu­da­danía en sus di­ri­gen­tes, por la ex­ten­sión de la co­rrup­ción, y la sus­ti­tu­ción del mé­rito y la com­pe­tencia por la me­dio­cridad y la in­com­pe­ten­cia.

Sierra de Guadarrama y con­ter­tu­lios que co­mentan los co­men­ta­rios de los lo­cu­tores de TVE en la noche inau­gural de los Juegos Olímpicos, “Brasil es el país con más agua co­rriente del mundo” re­fi­rién­dose a sus ríos y cau­dales de agua dulce. ¿Cómo pre­tender me­da­llas con se­me­jantes prese

Artículos relacionados