MONITOR DE LATINOAMÉRICA

La oposición llama a la abstención en las elecciones del próximo noviembre

La política arroja sombras sobre la economía en Nicaragua

Daniel Ortega bloquea a sus adversarios y se hace con todo el poder en el país

Daniel Ortega- presidente de Nicaragua
Daniel Ortega- presidente de Nicaragua

La deriva autoritaria del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, arroja sombras sobre la economía del país, uno de los que más crecerá este año en Latam. Y lo hace en un momento en el que Nicaragua, que sigue adscrita el eje bolivariano y a su grupo comercial, ALBA, comienza a despuntar como destino confiable para el inversor internacional. La oposición, bloqueada por Ortega, ha llamado a los ciudadanos a desconocer la legitimidad de las próximas elecciones y a no votar para evitar una “dictadura dinástica”.

La in­cer­ti­dumbre sobre el fu­turo po­lí­tico del país tras las ma­nio­bras de Ortega (Frente Sandinista de Liberación Nacional) contra la opo­si­ción y la re­ti­rada de ésta de las elec­cio­nes, así como el temor a que ins­taure una di­nastía fa­mi­liar en el poder dentro de un ré­gimen de par­tido único crece a falta de meses para el 6 de no­viem­bre, cuando se eligen pre­si­dente, vi­ce­pre­si­dente y los 90 dipu­tados del Legislativo.

En los úl­timos días, Ortega (70 años), que re­gresó al poder en 2007 y pos­tula a un tercer man­dato se­guido, ha si­tuado en la línea de su­ce­sión a su es­posa, Rosario Murillo, al de­sig­narla can­di­data a vi­ce­pre­si­denta en el tándem del FSLN a unas elec­ciones en las que el pre­si­dente ha prohi­bido los ob­ser­va­dores fo­rá­neos. La de­ci­sión fue pre­ce­dida de un golpe po­lí­tico y ju­di­cial a la opo­si­ción que ha puesto en manos de Ortega todo el po­der.

El FSLN será el único gran par­tido que acu­dirá a las elec­cio­nes, ca­li­fi­cadas ya por la opo­si­ción de farsa. Ortega, que con­trola el Tribunal Electoral y la Corte Suprema, ha lo­grado en cues­tión de se­manas des­ha­cerse de sus ad­ver­sa­rios. Hace unos días, el Tribunal Electoral en­tre­gaba a Ortega el con­trol total del Parlamento, al des­pojar de sus es­caños a los 28 dipu­tados opo­si­to­res, electos por el PLI en 2011 bajo el li­de­razgo de Eduardo Montealegre, me­dida que la opo­si­ción juzga un golpe de Estado al Legislativo. La me­dida se adoptó pese a que estos dipu­tados se ha­bían de­cla­rado in­de­pen­dientes para tratar de evi­tarlo.

Los dipu­tados del PLI ya ha­bían su­frido un golpe previo en ju­nio, cuando la Corte Suprema quitó la re­pre­sen­ta­ción legal de ese par­tido al prin­cipal líder opo­sitor Eduardo Montealegre, para dásr­sela a Pedro Reyes (aliado de Ortega en la som­bra), cuya ac­ti­vidad po­lí­tica era casi nula y quien re­clamó la des­ti­tu­ción de los dipu­tados del PLI al no re­co­nocer estos su li­de­razgo. Reyes había exi­gido obe­diencia a los 20 dipu­tados ele­gidos en 2011 por el PLI y su aliado, el Movimiento Renovador Sandinista (MRS).

Desde su re­greso al poder en 2007, tras pactar con Arnoldo Alemán una re­forma cons­ti­tu­cional que re­ducía la can­tidad ne­ce­saria de votos para con­ver­tirse en pre­si­dente, los man­datos de Ortega han es­tado en en­tre­di­cho. Tras lo­grar la Presidencia, se hizo con el con­trol del Tribunal Electoral, lo que le ha per­mi­tido se­guir en el poder pese a las de­nun­cias de fraude en las si­guientes elec­cio­nes, in­cluida las pre­si­den­ciales de 2011.

Asimismo, logró que la Corte Suprema dic­tara un fallo en el que de­cla­raba in­apli­cable para Ortega la prohi­bi­ción cons­ti­tu­cional que le im­pedía re­petir man­da­to.­Pos­te­rior­mente Ortega usó su ma­yoría para re­formar la Constitución y eli­minar esa prohi­bi­ción, con lo que se ga­ran­ti­zaba ser can­di­dato per­petuo a la Presidencia. La única pieza que es­ca­paba a su con­trol sobre el Estado era el Parlamento. Bajo el mando de Montealegre, en 2011 el PLI ganó 24 de los 91 dipu­tados de la Asamblea, donde eran se­gunda fuerza tras el ofi­cia­lismo.

La opo­si­ción, aglu­ti­nada en la Coalición Nacional por la Democracia, de­cidió en junio re­ti­rarse de las elec­cio­nes, al ser anu­lada la can­di­da­tura del opo­sitor Luis Callejas, de­jando a Ortega como único can­di­dato im­por­tante en los co­mi­cios. El blo­queo a la opo­si­ción ya ha sus­ci­tado duras crí­ticas en el ex­te­rior y, en los úl­timos días, un choque entre México y Nicaragua en la OEA.

Fuerte cre­ci­miento eco­nó­mi­co

La crisis po­lí­tica po­dría os­cu­recer un buen pa­no­rama eco­nó­mico. Nicaragua goza de buena salud en medio de una re­ce­sión re­gio­nal.­Tras un avance del PIB del 4,7% en 2015, se prevé una ex­pan­sión del 4,5% este año y del 4,3% en 2017, lo que sitúa al país entre los lí­deres en cre­ci­miento del área. Nicaragua ha me­jo­rado en in­fra­es­truc­tura y se­gu­ridad y prevé que la cons­truc­ción del Gran Canal Interoceánico, a cargo de la china HKND con una in­ver­sión de 50.000 mi­llo­nes, du­plique la ex­pan­sión. Se trata de una vía hú­meda de 278 km que li­gará Pacífico y Caribe y con la que se quiere com­petir como centro lo­gís­tico con el Canal de Panamá y el canal seco de Guatemala.

Nicaragua basa su Plan de Desarrollo hasta 2022 en el im­pulso a in¬­fra¬e­s¬­tru­c¬­tu­ras, ener­gía, tu­rismo, TIC y agroin­dus­trial y el ma­cro-¬­pro¬­yecto del Canal, lo que abre opor­tu­ni­dades a la in­ver­sión es­pañola en cons­truc­ción, re­no­va­bles y tu­rismo de in­te­rior y com­plejos ho­te­le­ros. Iberia es­tudia un vuelo di­recto Madrid-Managua y en el país están ya Telefónica, Mapfre, Repsol, Barceló, Gamesa. Pescanova, TSK, Acciona, FCC, Isolux, Cobra, Barceló, Gas Natural, Gamesa, Adolfo Domínguez, Mango… España, con más de 60 em­presas en el país, que ge¬­neran cerca de 17.000 em¬­pleos di¬­rectos e in¬­di¬­rec­tos, es el quinto in­ver­sor, con más de 163 mi­llones en 2015 y un stock global de 1.000 mi¬­llo­nes.

Managua im­pulsa la energía limpia y otorga im­por­tantes in­cen­tivos en su Ley de Promoción de Generación Eléctrica con Fuentes Renovables. Y el tu­rismo, aún in­ci­piente, re¬­portó 445 mi¬­llones en 2014 (+6,8%). Cuenta, ade­más, con un Régimen de Zonas Francas que co­n¬­te­m¬pla exe­n¬­ción del 100% del pago del Impuesto sobre la Renta los pri¬­meros diez años. Y con el TLC entre Dominicana, Centroamérica y EEUU y el acuerdo co­mer­cial UE-Centroamérica como apoyos para atraer in­ver­sión.

No todo bri­lla, sin em­bargo. Pese a la me­jora del clima de ne­go­cios, Nicaragua cedió dos puestos en el úl­timo in­forme Doing Business y en com­pe­ti­ti­vidad cayó nueve según el ín­dice del WEF. La lle­gada de IED bajó el 5% en 2015, a 835 mi­llo­nes, en línea con la mayor parte de la re­gión y, por otro lado, la Cepal acaba de de­nun­ciar que el país pre­senta una preo­cu­pante tasa de eva­sión fiscal del 40%, una de las ma­yores de Latam.

Artículos relacionados