DESDE EL PARQUET

Mediaset debería corregir excesos

Las ex­pec­ta­tivas de Mediaset no han su­frido cam­bios es­pe­ciales en los úl­timos tiem­pos, sin em­bargo su co­ti­za­ción ha re­tro­ce­dido con ím­petu. Un pa­no­rama di­fícil de com­prender tras co­nocer la au­diencia de ju­nio, por vi­gé­simo se­gundo mes con­se­cu­tivo ha vuelto a si­tuarse como la ca­dena de te­le­vi­sión más vista de España.

Tampoco cabe esperar especiales alteraciones en las previsiones de consumo del país, por lo que no parece lógico que en meses venideros la publicidad pueda sufrir estancamientos, máxime cuando hace poco más de un mes los expertos de Zenith estimaron que la inversión publicitaria en España crecería en el año en curso un 6,6%, al mismo ritmo de 2015, para mejorar hasta el 6,8% en 2017.

No obstante, en los últimos 12 días, desde la víspera del referéndum británico, la cotización de las acciones de Mediaset España ha retrocedido un 16%. El ajuste se inició con las ventas generadas por la sorpresa del Brexit, a las que se han sumado las que siguieron a las rebajas de recomendación y de precio objetivo que aplicaron al valor varios analistas, entre los que figuraban los de HSBC y los de Barclays, quienes auguraron que, como consecuencia de la salida de Reino Unido de la UE, se registrarán menores crecimientos y cierto estancamiento en la publicidad televisiva, factores que condicionarían sus resultados.

Además, otros especialistas opinaron que el hecho de que la selección española hubiera sido eliminada prematuramente de la Eurocopa podría generar pérdidas en la retrasmisión del campeonato, cuyos derechos habían supuesto una inversión del orden de 30 millones de euros, ignorando que, si bien el hecho de que España no estuviese en la final restaba audiencia, la afición en general no deja pasar desapercibido un evento de esta categoría. Los analistas de HSBC rebajaron su precio objetivo desde 12 euros hasta 11 euros y los de Barclays, quienes además redujeron la recomendación a sus clientes desde sobreponderar a infraponderar, recortaron su precio objetivo desde 12 a 9 euros.

Algunos inversores consideran que el valor ha sido excesivamente castigado y tiene un importante margen de rebote, ya que estiman su precio objetivo en el entorno de 12 euros. Añaden que cuando el mercado se tranquilice el mercado, la cotización de Mediaset deberá reflejar la satisfactoria evolución de su tasa de pantalla. Y tampoco habría que olvidar la favorable evolución de sus cuentas, que se estima que en el segundo trimestre volverán a sorprender positivamente al mercado superando previsiones. Los inversores sólo muestran cierta cautela hacia la evolución del negocio a medio plazo, dados los objetivos que se ha fijado Telefónica para su televisión de pago en los próximos ejercicios, lo que endurecerá la competencia en el mercado publicitario.

Artículos relacionados