DESDE EL PARQUET

Colonial: ‘contrasplit’ para ganar imagen

Pese a que los ‘contrasplit’ u ope­ra­ciones de agre­ga­ción de ac­ciones tienen mala fama en el mer­cado es­pañol, dados los abun­dantes casos en que se han re­suelto a la baja, la junta ge­neral de Inmobiliaria Colonial acordó ins­tru­mentar uno en la pro­por­ción de 10 ac­ciones de las ac­tuales en cir­cu­la­ción por 1 ac­ción de nueva emi­sión. La ope­ra­ción no al­te­rará el ca­pital so­cial, ya que el no­minal de las ac­ciones pa­sará de 0,25 euros a ser de 2,50 eu­ros.

Muchos inversores confiaban en que la cotización del valor remontará en los próximos meses la barrera psicológica de 1 euro, impulsado por méritos propios, es decir, la buena evolución que registran sus cuentas, como refleja la vuelta al dividendo (0,015 euros por acción con cargo a 2015), que abona hoy (5 de julio).

Sin embargo, según comenta un gestor patrimonial, esta decisión, seguramente, habrá sido adoptada, tras haber encontrado sus responsables problemas con algunos grupos de inversores potenciales, cuyas políticas les hacen descartar sistemáticamente cualquier inversión en valores cuya cotización es inferior a un euro.

Teniendo en cuenta que el valor operaba el 4 de julio en el entorno de 0,65 euros, tras el ‘contrasplit’ su cotización se situará en torno a 6,50 euros, con lo que será apto para que los comités de inversiones de muchas gestoras y fondos, que hasta ahora los descartaban, estudien sus cuentas y expectativas, lo que hace prever que aumente la demanda institucional y se endurezca la cotización.

En los últimos tiempos, la inversión ha dispensado una excelente acogida a muchas compañías inmobiliarias -fundamentalmente socimis-, ante sus previsiones y la calidad de sus activos. Y desde luego los activos de Colonial (36 inmuebles en Madrid y Barcelona y otros 20 en París), con un valor de mercado de 6.913 millones de euros al cierre de 2015, tras haberse revalorizado en dicho año un 16%, son de primera fila, lo que hace augurar a la cotización de sus acciones una satisfactoria evolución a medio y largo plazo.

La compañía, según anunció días atrás en su junta general, estudia ampliar sus áreas de negocio a las principales plazas europeas, recordando que entre los principales mercados inmobiliarios de la Eurozona, además de en los que ya tiene presencia, figuran Bruselas, Milán, Francfort y Berlín.

Años atrás, allá por 2011, dentro del plan de reestructuración y relanzamiento de la compañía se instrumentó una reducción de capital y otro ‘contrasplit’ en la proporción de 100 por una. Y, evidentemente, no son comparables los estados financieros y previsiones del grupo de aquella fecha y de la actual. Sus negocios evolucionan satisfactoriamente, tras haber culminado su reestructuración, habiendo obtenido en 2015 un beneficio neto de 415 millones y un volumen récord en la firma de nuevos alquileres, que al término de dicho año situaron la cartera de inmuebles casi en plena ocupación.

Artículos relacionados