UN BANCO EN EL RETIRO

Las energías renovables y el carbón chino revolucionan las previsiones

Pámico en China
Pámico en China

El avión SOLAR recorre el perímetro del Planeta Tierra mientras en el Ártico se registran temperaturas elevadas y el precio del carbón térmico en el Extremo Oriente sube contra quienes, viendo lo sucedido con el petróleo, apostaban por una caída. En España, ENEL-ENDESA integran su operativo a las renovables y Gamesa, proveedor de equipos para las eólicas, mejora ventas y beneficios. Y en elcarbón, los analistas advierten que del mismo modo que no es aconsejable apostar contra la FED tampoco lo es hacerlo contra el gobierno chino cuando se trata de materias primas.

El pre­mier chino Xi está de­ci­dido a cons­truirse una repu­tación de es­ta­dista equi­va­lente a la de Deng, el su­cesor de Mao y ar­qui­tecto de la mo­der­ni­za­ción de China. Sus re­formas fun­cio­naron ad­mi­ra­ble­mente, quizá de­ma­siado bien; ahora existe un ex­ceso de ca­pa­cidad pro­duc­tiva que Xi quiere re­con­vertir me­diante 340 me­didas que van desde la abo­li­ción del pre­cepto “un hijo por fa­mi­lia” hasta una re­forma agraria y la re­con­ver­sión de la in­dus­tria pe­sada en favor de la de bienes de con­sumo y los ser­vi­cios.

Menos in­dus­tria pe­sada equi­vale a menos carbón tér­mico para las cen­tra­les. Pero Xi tam­bién ha de­cre­tado la re­duc­ción de la se­mana la­boral en China a cinco días: menos pro­duc­ción en las minas de car­bón, un 5% de caída en el mes de mayo e im­por­ta­ciones al alza desde 140 mi­llones de to­ne­ladas pre­vistas hasta 152 mi­llo­nes.

Un premio para los su­mi­nis­tra­dores fo­rá­neos y un desastre para los Traders que ha­bían apos­tado en el mer­cado de fu­turos por una ba­jada en los pre­cios. En el ancho mundo, las re­no­va­bles se ex­tienden desde Dubai hasta Los Ángeles, donde la eléc­trica AES ha ins­ta­lado la mayor ba­tería del pla­neta con una ca­pa­cidad de al­ma­ce­na­miento su­fi­ciente como para re­em­plazar sin riesgos a las plantas de gas por ener­gías re­no­va­bles.

En el pa­sado y nu­boso mayo en el Reino Unido las re­no­va­bles con­tri­bu­yeron con más Kilovatios a la red que las tér­micas de car­bón.

¿Un cambio de mo­delo como fue en su día el pe­tró­leo?. Todavía NO. En efecto, las mo­dernas re­no­va­bles – bio­fuel, solar y eó­li­cas- es de­cir, sin contar las hi­dro­eléc­tricas y la bio­masa sólo re­pre­sentan un 2,5% de la pro­duc­ción de energía pri­ma­ria. En 2015 las ener­gías lim­pias han re­tro­ce­dido como con­se­cuencia de la caída de los pre­cios del pe­tró­leo; y en la pri­mera mitad de 2016 se ha re­gis­trado una baja del 23% res­pecto al pa­sado año.

En el nú­mero de julio de la Revista Consejeros, el con­se­jero de­le­gado de Fenosa, Rafael Villasera, afirma: “ahora mismo el mer­cado ener­gé­tico es­pañol no fun­ciona… una po­lí­tica ma­siva de sub­ven­ción a las re­no­va­bles nos llevó a un agu­jero de 30.000 mi­llones de euros y al ase­gurar una ren­ta­bi­lidad les per­mite com­petir fuera del mer­cado… re­sol­verlo es com­pli­cado pero du­rante años no se ha te­nido vo­luntad de ha­cer­lo”.

Las di­fi­cul­tades no se li­mitan a las re­no­va­bles. La señora Fernández Ladreda, con­se­jera del REE y AMPER sub­raya que de los 100.000 Mw de po­tencia ins­ta­lada en España sólo se uti­liza un 35%. Somos una isla ener­gé­tica con un gran po­ten­cial inu­ti­li­zado. La ex­por­ta­ción sería un ali­via­dero si con­si­guié­semos llegar a vender a nues­tros ve­cinos eu­ro­peos, vía Francia, 10.000 Kw/año, pero apenas si lle­gamos a los 4.000 Kw. ¿Mercado único eu­ropeo de elec­tri­cidad e im­por­tancia de la pre­sencia po­lí­tica es­pañola en las ins­ti­tu­ciones de la UE?.

El marco re­gu­la­torio del sector eléc­trico ha ge­ne­rado un ex­ceso de ca­pa­cidad cuya amor­ti­za­ción tiene un coste que se re­fleja en el precio de la fac­tura de la luz para las fa­mi­lias y para las em­pre­sas. Una elec­tri­cidad cara. Un hán­dicap para com­petir en el mer­cado glo­bal.

Verano 2016 se­guimos sin go­bierno pero se man­tiene el ex­ceso de ca­pa­cidad ener­gé­tica y la in­cer­ti­dumbre sobre las re­no­va­bles además de la des­co­ne­xión de Cataluña y el ajuste pre­su­pues­ta­rio. Por for­tuna los tu­ristas si­guen lle­gando ma­si­va­mente.

Artículos relacionados