ANÁLISIS

Rajoy basa su estrategia en la amenaza de nuevas elecciones

"Estamos donde es­tá­ba­mos, o quizás peor, porque puede no pre­sen­tarse a la in­ves­ti­dura pese al en­cargo"

Mariano Rajoy, presidente del Gobierno.
Mariano Rajoy, presidente del Gobierno en funciones.

La pri­mera ronda de con­sultas con­vo­cada por el Rey para cum­plir con el man­dato cons­ti­tu­cional antes de en­cargar la for­ma­ción de Gobierno a uno de los lí­deres po­lí­ti­cos, no ha ser­vido para trans­mitir a la opi­nión pú­blica el men­saje de tran­qui­lidad que es­pe­raba. Los ciu­da­danos si­guen sin saber si fi­nal­mente habrá Gobierno en la le­gis­la­tura que acaba de co­men­zar.

Sabemos que Felipe VI se lo ha encargado a Mariano Rajoy, y que este ha aceptado el mandato constitucional de intentar hacerlo, pero a renglón seguido ha transmitido el mensaje de que si no obtiene los apoyos necesarios ha dicho que “en un plazo razonable informaré sobre si estoy o no en condiciones de configurar un Ejecutivo”.

A partir de estas declaraciones de Rajoy resulta lógico concluir que no es descartable que Rajoy decline la oferta del Jefe del Estado, pues ni hay fecha para la investidura, ni sabe el Presidente si va a contar con los apoyos necesarios para formar gobierno. En conclusión, vuelve a sobrevolar el fantasma de tener que convocar unas terceras elecciones.

Pese a las críticas furibundas del portavoz socialista en el Congreso de los Diputados, Antonio Hernando, parece lógico que Mariano Rajoy quiera condicionar su presentación a contar previamente con los votos para ser elegido. Más que una decisión definitiva, parece una forma de presión que previsiblemente no cumplirá.

Pues el artículo 99.2 de la Constitución dice que “el candidato propuesto, conforme a lo previsto en el apartado anterior, expondrá ante el Congreso de los Diputados el programa político del Gobierno que pretenda formar y solicitará la confianza de la Cámara”.

Es decir que la Constitución no contempla la posibilidad de que una vez que el Rey le ha encargado la formación de Gobierno, el candidato pueda negarse a hacerlo.

De la intervención en Televisión Española del vicesecretario general del Partido Popular en el programa La Noche en 24 horas, Fernando Martínez Maíllo, se concluye que ha sido un planteamiento estratégico del partido de cara a lograr los apoyos necesarios. Para añadir a renglón seguido que descartan irse de vacaciones hasta tanto no se hayan realizado todos los intentos para lograr la investidura.

Así, desde este mismo viernes, sin pensar en posibles vacaciones, el Presidente y su amplio equipo se ponen a trabajar para conseguir la formación de ese Ejecutivo que se echa en falta por las razones tantas veces repetidas.

Bien es cierto que no toda la responsabilidad es del presidente del Gobierno. La oposición debe saber que la compleja situación económica, las negociaciones con Bruselas para mantener desactivado el peligro de multa multimillonaria, las amenazas del terrorismo internacional, las consecuencias del Brexit obligan. Y nos obligan a todos.

Artículos relacionados