DESDE EL PARQUET

Acerinox: mejor para fin de año

Las pre­vi­siones de Acerinox re­lanzan su co­ti­za­ción, pese a que la marcha de sus ne­go­cios ha sido menos bri­llante de los que ha­bían es­ti­mado al­gunos sec­to­res. Y es que no ter­minó de re­flejar grandes efectos po­si­tivos por el in­cre­mento del precio del ní­quel.

En cualquier caso, el valor ha subido con fuerza -más de un 3,5%- en la sesión del jueves, 28 de julio, tras el cansancio que manifestó la víspera, lo que algunos inversores justifican a través de la inyección de optimismo que ha supuesto para sus perspectivas el hecho de que la cartera de pedidos de la compañía, al cierre del primer semestre, hubiera registrado un incremento interanual del 30%, lo que, unido a que los expertos ya no esperan grandes descensos en los precios del níquel, hace prever que mejorarán las condiciones de los mercados en los próximos meses, dado que la demanda sigue creciendo y las existencias se mantienen bajas, salvo en China.

Los inversores explican que, aunque el grupo registró un descenso interanual importante en los resultados del primer semestre (86%), lo cierto es que se ha advertido una mejoría en el transcurso del segundo trimestre, que permitió superar los registros del primer trimestre y dar un carpetazo a las pérdidas arrastradas durante los tres trimestres anteriores, lo que ya de por sí justifica buena parte del optimismo advertido en la jornada del 28 de julio. Además, el endeudamiento del grupo ha descendido a lo largo de los últimos 12 meses, lo que pone de relieve la capacidad de generación de caja del grupo. La deuda financiera neta, que al cierre de junio de 2015 ascendía a 804 millones de euros se cifró el pasado 30 de junio en 608,88 millones de euros, con una relación de apalancamiento (deuda financiera/fondos propios) más que aceptable, del orden de 31%, frente al 39% de un año atrás.

Con todo, los inversores comentan que el mercado estadounidense, el principal de Acerinox, se está viendo favorecido por menores importaciones desde países asiáticos y prevén que, en los resultados de la segunda parte del año, se adviertan claros síntomas de mejoría.

El valor cerró la penúltima sesión de la semana en 11,68 euros, con una revalorización acumulada en el año del 24%.

Artículos relacionados