UN BANCO EN EL RETIRO

Una economía dinámica y unos políticos paralizados

España recupera su pulso económico con un Gobierno que no existe

deguindos
Luis (se cae) de(l) Guindos.

La alarma por la falta de gobierno es especialmente resaltada por políticos retirados y miembros o simpatizantes del PP. La ciudadanía en su conjunto no participa de esa congoja. En efecto, en la encuesta del C.I.S., Junio 2016, sobre las preocupaciones de los españoles, sólo un 4,8% marcaba la falta de gobierno entre sus prioridades; un 76,4% señalaba a los factores económicos con el paro a la cabeza como su gran preocupación.

Importa lo co­ti­diano y alarma que las cosas se tuerzan cuando mar­chan re­la­ti­va­mente bien. La con­ti­nuidad del go­bierno en fun­ciones no está in­flu­yendo en la tasa de ac­ti­vidad de la eco­nomía que de­pende más de su nivel de com­pe­ti­ti­vidad en el mer­cado in­ter­na­cio­nal. Las ex­por­ta­ciones en mayo han cre­cido en tér­minos reales (volumen) un 9,6% y un 5% en los pri­meros cinco meses del año frente a un avance del 3,4% del PIB.

Al mismo tiempo se está ga­nando cuota de mer­cado porque las ventas de mer­can­cías es­pañolas crecen más que las de nues­tros com­pe­ti­dores oc­ci­den­ta­les. El tu­rismo por otro lado re­gistra re­cords tras re­cords.

Estas transac­ciones de bienes y ser­vi­cios se rea­lizan pre­do­mi­nan­te­mente con países in­dus­tria­li­zados cuyas eco­no­mías mues­tran un alto nivel de es­ta­bi­li­dad. Pocos riesgos a corto plazo. La evo­lu­ción de las transac­ciones con el ex­te­rior es un in­di­cador fiable de la salud de la eco­no­mía. Un in­di­cador por otro lado y en nuestro caso des­co­nec­tado de la ac­ción del go­bierno. Basta com­probar la ab­so­luta in­di­fe­rencia que las au­to­ri­dades con­ceden al dé­ficit co­mer­cial con China, 7.510 mi­llones de euros en los pri­meros cinco meses mien­tras que el dé­ficit co­mer­cial de España fue de 6.529 mi­llones de eu­ros.

Las cues­tiones eco­nó­micas des­pro­vistas de una carga po­lí­tica emo­cional tam­poco me­recen la aten­ción de los par­tidos o del propio par­la­mento. Este es el caso del des­equi­li­brio pre­su­pues­tario y de cómo la AIReF pre­dica en el de­sierto.

Gobierno en fun­ciones y una eco­nomía di­ná­mica. Una de­mos­tra­ción de que el con­flicto entre cre­ci­miento eco­nó­mico y es­ta­bi­lidad gu­ber­na­mental no se agu­diza. Al con­tra­rio, in­cluso de­bería ser un aci­cate para de­volver a las ins­ti­tu­ciones su con­di­ción de ser­vi­cios pú­blicos aten­didos por fun­cio­na­rios pro­fe­sio­na­les, atentos a las ne­ce­si­dades co­lec­tivas y ajenos a las “ocurrencias” o “intereses” de po­lí­ticos y ase­so­res.

En las ins­ti­tu­ciones de Bruselas los cam­bios de go­bierno no llevan apa­re­jados un cambio de loa re­pre­sen­tantes de los es­tados miem­bros salvo en algún caso par­ti­cular como es el es­pañol. La ma­qui­naria del es­tado fun­ciona por ahí fuera si­guiendo su propia di­ná­mica. Este no es el caso de España aunque sus agentes eco­nó­micos apro­ve­chan el pe­tróleo ba­rato, los in­tereses to­davía más ba­ratos y la afluencia de tu­ristas para tirar hacia ade­lante. En re­sumen una eco­nomía que se desen­vuelve con sol­tura y que es com­pe­ti­tiva en los mer­cados in­ter­na­cio­na­les.

No hay banco en El Retiro sino Sierra de Guadarrama. Los par­tidos no aciertan a con­cretar la in­ves­ti­dura y se de­sen­tienden de aque­llos plan­tea­mientos po­lí­ticos que son tan ne­ce­sa­rios como la des­co­ne­xión de Cataluña o la re­duc­ción del dé­ficit pre­su­pues­tario de ma­nera eficaz para que no com­pro­meta el cre­ci­miento eco­nó­mico.

Artículos relacionados