Monitor de Latinoamérica

Las reformas estructurales incentivan el crecimiento e impulsan la confianza

México firme en medio del declive regional

El país es la octava economía mundial más atractiva para la inversión exterior

Felipe sexto en mexico
Peña Nieto con Felipe VI.

En un momento en el que Brasil, patina y Latam se desacelera, México, segundo mercado del área, brilla con luz propia, con un crecimiento que aunque moderado se mantiene sólido. De la mano de una reformas estructurales de Peña Nieto (energía, telecos, finanzas…), que contrarrestan el impacto de la caída del petróleo sobre la confianza, México acumula buenos indicadores y se ubica como uno de los mercados globales más atractivos para la inversión exterior.

Los ex­pertos coin­ciden en que México es el mejor lugar para in­vertir ahora en Latam; los entes mul­ti­la­te­rales mues­tran su apoyo a su po­lí­tica macro y los ana­listas sub­rayan su re­sis­tencia a cho­ques ex­ter­nos. Hay casi una­ni­midad en con­cluir que, con las re­for­mas, el país crece y ha pre­ser­vado su es­ta­bi­li­dad, pese a las con­di­ciones ex­ternas des­fa­vo­ra­bles. Y ello pese a que México no está exento de riesgos que com­plican el en­torno de ne­go­cios y el pa­no­rama eco­nó­mico, entre ellos la vio­lencia y la co­rrup­ción.

Días atrás, la Unctad des­ta­caba que México se ha con­ver­tido en el oc­tavo país más atrac­tivo del mundo para la IED. En la en­cuesta de ne­go­cios pa­ra­lela al in­forme anual sobre IED, iden­ti­fi­caba a México como uno de los países más atrac­tivos para in­vertir en los tres pró­ximos años. Las ci­fras mues­tran que México sumó en 2015 el 1,7% del flujo mun­dial de IED y se man­tuvo entre los 20 prin­ci­pales re­cep­tores (puesto 15), sólo por de­bajo de Brasil en la re­gión.

El año pa­sado México captó 30.285 mi­llones de dó­lares (+18%), im­pul­sada por grandes ope­ra­ciones en te­lecos (compra de Iusacell y Unefon por AT&T) y sector in­dus­trial (venta de la di­vi­sión de en­vases de Vitro a Owens-Illinois). La ma­nu­fac­tura captó el 50% de la in­ver­sión, se­guida por los ser­vi­cios fi­nan­cie­ros.

España ocupó el se­gundo lugar en IED, con el 9,6% del total (más de 1.100 mi­llones de dó­lares el año pa­sa­do), por de­trás de EEUU (53,1%) y por de­lante de Japón (4,7%), lo que muestra un alza del mutuo in­terés in­versor y el avance de una re­la­ción cada vez más equi­li­brada. De he­cho, la in­ver­sión az­teca en España se ha mul­ti­pli­cado en los úl­timos años y a junio de 2015 se ele­vaba a 24.128 mi­llones de dó­la­res, con­vir­tiendo a México en el primer in­versor la­tino en España y el se­gundo ex­tra­co­mu­ni­tario des­pués de EEUU.

La iden­ti­fi­ca­ción de México como buen des­tino in­versor no sólo parte de entes glo­ba­les. Hace unas se­ma­nas, el CEO de BlackRock, Larry Fink, seña­laba que el país se ha trans­for­mado en el mejor lugar para in­vertir y aludía a su ubi­ca­ción, fuerza la­bo­ral, alza del em­pleo, sis­tema ban­cario só­lido, in­no­va­ción tec­no­ló­gica y costes ma­nu­fac­tu­re­ros.

El PIB me­xi­cano avan­zará el 2,5% en 2016 (como en 2015) y un 2,6% en 2017, según el FMI, que ha dado su es­pal­da­razo a la po­lí­tica eco­nó­mica, des­ta­cando que el país logra un avance mo­de­rado en un en­torno des­fa­vo­rable en el que des­tacan la caída del crudo y la vo­la­ti­lidad fi­nan­ciera. Para el FMI, las re­formas es­truc­tu­rales son in­cen­tivo a ese cre­ci­miento. La re­forma en te­lecos ha pro­pi­ciado una baja del precio del ser­vicio y ya ha atraído IED. La ener­gé­tica da mues­tras de éxito en las subastas de campos pe­tro­lí­feros y la fi­nan­ciera ha lle­vado a una mayor com­pe­tencia en el sector ban­ca­rio, según el Fondo.

Motor re­gio­nal

“México ha mos­trado una gran ca­pa­cidad de re­sis­tencia en los úl­timos años en un con­texto de des­ace­le­ra­ción”, man­te­niendo cre­ci­miento sos­te­nido, baja in­fla­ción y un só­lido sis­tema fi­nan­cie­ro”, según el FMI, algo que com­partía hace poco Bank of America Merrill Lynch. “México ha de­mos­trado ser el mer­cado más re­sis­tente de Latam ante cho­ques ex­ter­nos, con cre­ci­mientos su­pe­riores al 2%, bajos ni­veles de IPC y paro y un alza de la in­ver­sión ex­te­rior, que junto con la in­ver­sión na­cional y el con­sumo, apun­talan su for­ta­leza en tiempos de in­cer­ti­dum­bre”, según la en­ti­dad, para la que México es nuevo motor re­gio­nal.

Asimismo, Bank of America juzga que México es el mer­cado con mayor ex­pec­ta­tiva de avance de la in­ver­sión ex­tran­jera en Latam, de­bido al ca­lado de las re­formas rea­li­za­das, par­ti­cu­lar­mente la ener­gé­tica. A ello se suma el mayor cre­ci­miento pre­visto en EEUU, que México ca­pi­ta­liza por su cer­ca­nía, el TLC con ese país y su menor de­pen­dencia de China. Eso sí, tanto el FMI como el sector em­pre­sa­rial avisan de que para que las re­formas fun­cionen urge re­forzar las ac­ciones de com­bate a la co­rrup­ción, lacra que resta al país el 4% del PIB.

Así las co­sas, no es de ex­trañar que en mayo, el FMI apro­bara un nuevo acuerdo por dos años de la Línea de Crédito Flexible (LCF) para México por 88.000 de dó­la­res, no sin elo­giar la po­lí­tica ma­cro; una po­lí­tica mo­ne­taria guiada por ob­je­tivos de in­fla­ción en el marco de tipo de cambio fle­xible y la po­lí­tica fis­cal, re­gida por la ley de res­pon­sa­bi­li­dad.

También el BM ha re­co­no­cido la buena marcha del país: en su úl­timo in­forme Doing Business, in­di­caba que México es el mejor sitio para em­prender ne­go­cios en Latam y ubi­caba al país en la po­si­ción 38 entre 189 países eva­luados en todo el mundo, además de otor­garle la nota más alta de la re­gión, por de­lante de Chile y Perú y señalar que en los úl­timos años ha im­ple­men­tado dos re­formas que me­joran la ob­ten­ción del cré­dito y el pago de im­pues­tos.

Artículos relacionados