Monitor del Seguro

Los in­gresos por primas pasan en un año de caer casi un 4% a crecer un 18,4%

El seguro español coge carrerilla

El cambio de ten­dencia más ra­dical se pro­duce en Vida

Sede de ICEA
Sede de ICEA

La in­dus­tria ase­gu­ra­dora avanza a mar­chas for­za­das. Entre enero y ju­nio, los in­gresos de las en­ti­dades ase­gu­ra­doras por la venta de pó­lizas as­cen­dieron a 32.845 mi­llones de eu­ros, un 18,4% más que un año atrás, según los datos de ICEA di­fun­didos por Unespa. El in­cre­mento de por si es con­tun­dente, pero lo es más aún si se com­para con la evo­lu­ción en el mismo pe­riodo de un año an­tes: las primas to­tales del se­guro di­recto caían a un ritmo del 3,96%.

A este crecimiento han contribuido tanto los ramos de No Vida como el de Vida. Pero el avance más espectacular lo ha experimentado éste último. Las primas han crecido un 38,95% hasta sumar 15.781 millones de euros. A finales de junio de 2015, estos ingresos ascendían a 11.384 millones, con un descenso del 11,81% respecto al primer semestre de 2014. Se han producido incrementos en primas, pero también en ahorro gestionado, que es un dato que explica mejor la evolución de este ramo. Las provisiones de Vida sumaban a finales del primer semestre 173.005 millones de euros, un 4,73% más, mientras que un año antes caían un 0,63%.

La evolución de los ramos de No Vida no ha sido tan espectacular, en general, aunque si se analizan los datos más en detalle también se encuentran comportamientos que llaman la atención en los dos sentidos, por su buena y por su no tan buena evolución.

El ramo de Autos es un ejemplo del primer caso. Los ingresos por la venta de estos seguros han crecido un 4,76% hasta los 5.407 millones de euros, mientras que un año antes el avance era de apenas un 0,9%. Falta por ver qué parte de ese incremento se debe al aumento de precios, que no debe ser mucha a tenor de algunos cálculos. Según Rastreator.com, el incremento de las tarifas en este primer semestre del año se ha desacelerado (0,7% frente a un crecimiento del 4,8% entre enero y junio de 2015) debido, en parte, a un cambio de tendencia de los clientes que, al parecer, han vuelto a decantarse por coberturas de terceros, que son más baratas, frente a lo que ocurría en el primer semestre de 2015. En cualquier caso, por fin el ramo ha salido de la inercia negativa de los últimos años.

Lo contrario le está ocurriendo a Salud. Es cierto que sigue creciendo a un ritmo envidiable, un 3,76% hasta los 3.916 millones de primas, pero ha comenzado a flojear: entre enero y junio del año pasado era el ramo de No Vida que más crecía de entre los principales, con incrementos del 4,61%. En este caso, además, hay que destacar un cambio de tendencia interesante. En crecimiento, que no en volumen de primas, las modalidades de Reembolso y Subsidio se están comportando mejor que Asistencia Sanitaria, que es el tipo de seguro de Salud con mayor penetración en España, con diferencia. Hay más de 10,5 millones de personas que tienen en España un seguro de Salud, y de ellas algo más de 8,5 millones tiene contratada una póliza de Asistencia Sanitaria, según los datos de la Memoria Social de Unespa.

En el caso del seguro de Reembolso está tendencia ya se había comenzado a percibir en el primer trimestre del ejercicio, pero el comportamiento del seguro de Subsidio es más novedoso. Este seguro, en lugar de prestar servicios, como los otros dos, indemniza a las personas ocupadas en el caso de que no puedan generar ingresos por diversas causas relacionadas con la salud, como una enfermedad o una operación quirúrgica. Este tipo de pólizas está creciendo a un ritmo del 19,92% frente a la caída del 1,82% de hace un año. Detrás de este radical cambio de tendencia podría encontrarse la mejor evolución del empleo.

También encontramos comportamientos curiosos dentro de la partida de seguros denominada ‘Resto No Vida’, que engloba los seguros más ligados a la actividad económica. Aumentó su facturación un 4,68% entre enero y junio, hasta los 4.237 millones, unos datos, en principio, positivos y dentro de la normalidad. Pero, de nuevo, esta cifra general esconde evoluciones no tan normales. Por ejemplo, el hundimiento del seguro de Caución.

En este tipo de pólizas la aseguradora indemniza al asegurado por los perjuicios que sufra en el caso de que el tomador del seguro incumpla las obligaciones, legales o contractuales, que mantenga con éste. En definitiva, se trata de un contrato que entra en acción cuando una de las partes exige a la otra una garantía, un seguro muy utilizado para la firma de contratos con las Administraciones Públicas. Este último dato es muy importante para el asunto que nos ocupa.

En el primer semestre del año la reducción de las primas del seguro de Caución ha sido del 35,06%; y el año anterior este ramo crecía, y de forma importante, a un ritmo del 51,69%. ¿Qué ha pasado? En este caso sería mejor preguntarse qué no ha pasado, ya que la causa de este desplome ha sido la parálisis política. Fuentes del sector explican que, debido precisamente a que es un seguro que está muy ligado a la actividad pública, la falta de gobierno (y llevamos ya medio año sin él), le está pasando factura, ya que se han paralizado licitaciones y muchos proyectos se encuentran a la espera de que haya un nuevo Ejecutivo.

Para completar el cuadro de lo que ha ocurrido en el seguro español en la primera parte del año sólo falta analizar el ramo de Multirriesgos, cuyas primas crecieron un 3,01% hasta los 3.503 millones de euros frente a un ritmo de crecimiento un año antes del 1,09%. En este caso hay que destacar el estirón de Hogar, que ha pasado de crecer apenas un 2% a hacerlo a un ritmo del 3,5%; y el fuelle de los seguros Multirriesgo Industrial, que han experimentado un avance del 2,7% frente a una caída un año antes del 2,8%.

Artículos relacionados