ANÁLISIS

Draghi vuelve a salir en socorro de la banca italiana

Los cré­ditos du­dosos su­peran los 360.000 mi­llones de euros

Mario Draghi
Mario Draghi

El Presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, ha vuelto a salir en de­fensa de la banca ita­liana al mos­trarse a favor de crear un col­chón pú­blico de se­gu­ridad para las en­ti­dades fi­nan­cie­ras. La jus­ti­fi­ca­ción que ha dado para apoyar la crea­ción de este col­chón de se­gu­ridad es que será muy útil para evitar ventas ma­sivas de cré­ditos du­do­sos.

Como las entidades que más incertidumbres generan en los mercados en este momento son las italianas, con unos créditos dudosos en el entorno de los 360.000 millones de euros, inmediatamente han experimentado una importante recuperación en las bolsas este jueves.

El Banco Popolare ha recuperado nada menos que un 3,9 %, seguido de la Banca Popolare Emilia Romagna con un 3,21 %, Unicredit lo hizo un 2,13 % y la Banca Monte dei Paschi Siena que ganó un 1,77 %.

Bien es cierto que Draghi ha querido justificar su actuación para que con posterioridad no se le pueda tachar de parcialidad a favor de la banca que él controló como gobernador del Banco de Italia. Allí estuvo los últimos años hasta que con posterioridad se marchó a dirigir todo el sector europeo desde Fráncfort.

Ha matizado que este apoyo se debe llevar a cabo de forma excepcional, en el marco de la normativa vigente, con acuerdo con la Comisión Europea, y tras la puesta en funcionamiento de las reformas necesarias que permitan la creación de un mercado para los créditos dudosos.

En cambio no ha dicho nada sobre cómo se va a poder resolver el problema político más importante que afronta Italia o su primer ministro Matteo Renzi. La cuestión que queda sin resolver es si tendrán que participar o no en la reestructuración de los bancos italianos los tenedores de su deuda subordinada.

Se estima que el 50 % de los tenedores de deuda subordinada de la banca italiana está en manos de particulares. En el entorno de entre dos y tres millones de familias en Italia podrían sufrir una merma importante en sus ahorros si no sale adelante este colchón público de apoyo al sector sin que tengan que participar los bienintencionados ahorradores. Es dinamita.

¿Se imaginan el traslado de las reivindicaciones planteada en España por los diversos tipos de ‘sufridores de Bankia’ multiplicado por 10? Pues esto es lo que pasa en Italia. ¿Podrá el Gobierno español acogerse también a ese colchón? Además de este apoyo a la banca en general y a la italiana en particular de poco más ha servido en esta ocasión la rueda de prensa del banquero italiano.

Prácticamente ha dejado todos los deberes pendientes que afronta la Unión Europea y que le afectan al BCE para después de las vacaciones. En concreto para el día 8 de septiembre cuando debe celebrarse el próximo consejo de Gobierno del BCE.

Ha echado una mano al sector financiero europeo en general sobre el que, además de las dudas que amenazan a la banca italiana de forma particular, también se cierne el problema de los efectos del referéndum en el que Reino Unido decidió salir de la Unión Europea. Según Draghi, su valoración es que los mercados financieros de la zona euro han resistido la presión de la incertidumbre y la volatilidad con una resistencia alentadora.

También ha sugerido Draghi otra noticia positiva. Las consecuencias del Brexit, a futuro, podrían no ser tan catastróficas como han sugerido algunos analistas. Los servicios económicos del BCE darán a conocer sus conclusiones a partir de septiembre.

No parece que las vacaciones puedan verse alteradas por esta razón. Bastante tenemos con las escasas expectativas que tiene a día de hoy Mariano Rajoy de poder formar gobierno, como para que en España se sumen algunas incertidumbres financieras en la UE.

Artículos relacionados