News Links

Melania plagia a Michelle y España paga el pato de la UE en apuros

The long, sordid antivaccine history of Donald Trump – Respectful ...
Por ahí le van a dar a Trump.

Su gran noche acabó en un fiasco son­ro­jante. Melania, la ter­cera es­posa de Donald Trump, tenía que ce­rrar anoche la pri­mera jor­nada de la Convención del Partido Republicano para de­signar al can­di­dato a la Casa Blanca. Inmigrante lle­gada de Eslovenia en 2001, ex mo­delo, Melania tenía el en­cargo de pre­sentar la cara amable de su ma­rido, cuya imagen pú­blica va desde la de char­latán de feria o pa­yaso de circo a la de ru­fián de los ne­go­cios o ener­gú­meno po­pu­lista de ex­trema de­re­cha. Y Melania lo in­tentó.

Puso mucho empeño. Detrás de su discurso hubo mucho trabajo, mucho borrador, muchas consultas para inspirarse. El equipo de periodistas y publicistas expertos se lo curró… Pero algo pasó y al menos se deslizó un párrafo plagiado literalmente de otro discurso: el de Michelle Obama hace ocho años en la misma situación de nominación de su marido Barack como candidato demócrata.

Dijo entonces Michelle aquel 25 de agosto de 2008, según la comillas que la CNN se apresuró a rescatar: ‘Y Barack y yo fuimos educados en muchos de los mismos valores: que uno trabajar duro para conseguir lo que uno quiere ser en la vida; que la palabra de uno es su compromiso; de que uno trata a la gente con dignidad y respeto’.

Anoche, en Cleveland, Ohio, Melania Trump dijo esto: ‘Desde muy joven mis padres me inculcaron esos valores de que uno tiene que trabajar duro por lo que uno quiere conseguir en la vida, de que la palabra de uno es un compromiso, de que uno hace lo que dice que va a hacer y cumple su promesa, de que uno trata a la gente con respeto’.

Hay más, pero una Convención que según la definición de The New York Times ‘empezó con rencor y acabó en espectáculo’ perdió fuerza en el calor de la noche en medio de irreverentes acusaciones por la ineptitud de los asesores. Se atacó mucho a Hillary Clinton, la rival de Donald Trump en la carrera a la Casa Blanca, y hasta se pidió que fuera a la cárcel por su actuación cuando era secretaria de Estado. Y se ahogaron las protestas de los republicanos menos extremistas que no quieren a Trump. Pero el efecto apisonadora saltó por los aires.

Melania y Donald Trump fueron víctimas de las circunstancias, de las prisas, de la falta de concentración y de atención del equipo de campaña. Lo mismo que a 6.000 kilómetros al este, España es víctima de los apuros de la Unión Europea y va a ser sancionada por incumplimiento del déficit, como pone de relieve este martes la agencia Bloomberg.

En una minuciosa crónica sobre los desvíos de déficit desde la instauración del euro, Ian Wishart y Maria Tadeo dicen sin remilgos en el título que ‘el rapapolvo a España muestra que violar las reglas de la UE es cuestión del momento’. Es decir, que la multa a España, aunque quede finalmente en cero, tiene mucho que ver con la situación de la UE con el Brexit, la crisis de los refugiados, los problemas de Grecia e Italia, etc., etc., etc. Vamos, que la UE no pasa por su mejor momento de forma.

Desde este punto de vista, España es un chivo expiatorio de tantas y tantas veces como se ha incumplido el techo de déficit. Ello ‘ha erosionado la confianza en la unión y en el euro’, y ahora ‘lo que necesita la Eurozona más que nada es confianza en que sobrevivirá’. O sea, ahora hay que tener mano dura para mostrar seriedad y no perder credibilidad.

Pero como dicen Tadeo y Wishart, España puede ‘justificarse apelando a que es víctima de un momento desafortunado y de una aplicación arbitraria de las normas’. El Gobierno de Madrid puede recurrir a las estadísticas para sacarle los colores a la Comisión, al Ecofin y al lucero del alba .

Esto es lo que dicen esas estadísticas: que desde 1999, ha habido en total 165 desvíos de déficit, y de ellos 114 no han estado autorizados en función de una coyuntura adversa, una recesión o algo así. Esas autorizaciones están previstas. ¿Qué país es el que más veces han incumplido sus compromisos? ¿Grecia? De eso nada: Grecia se ha desviado 17 años, pero en siete de ellos ha estado autorizada por la Comisión, por lo tanto cuentan 10 incumplimientos. Francia, en cambio, se ha pasado de la raya 12 veces y sólo la han autorizado una, de modo que ha incumplido en once ocasiones.

España ha cometido la infracción desde 2008 en ocho ocasiones, aunque sólo cuentan cuatro porque durante los peores años de la recesión tuvo bula. Lo más chirriante del estudio estadístico, elaborado por el famoso instituto Ifo alemán, es que la propia Alemania supera a España en incumplimientos de déficit: sietes veces, menos dos autorizadas, total cinco. Italia, parecido: nueve menos una, ocho.

Pero España y Portugal (15 incumplimientos, menos 5 permitidos, queda en 10) van a pagar el pato. Dinero aparte, queda el escarnio público. Con la humillación añadida de lo que sugiere Vincenzo Scarpetta, analista de Open Europe: ‘España tiene que aprender algo de todo esto: el Gobierno francés siempre se las ha apañado para hacer algún tipo de promesa, de medidas adicionales, y ha dejado claro ante la Comisión que su prioridad es el crecimiento por encima del déficit’. O sea, que hay dorar la píldora, halagar los oídos y hacer lo que a uno le dé la gana.

Artículos relacionados