Ante la im­po­si­bi­lidad de re­mu­nerar bien los de­pó­sitos con los tipos en el 0%

La banca echa más leña al fuego de las cuentas en la batalla por la clientela

Banca Mediolanum ca­lienta el mer­cado con otras dos cuentas y otras en­ti­dades am­plían los plazos de sus me­jores pro­ductos

Banca cotizada
Banca cotizada.

El sector fi­nan­ciero es­pañol ne­ce­sita captar más clien­tes. Con los tipos de in­terés al 0% en Europa, la ren­ta­bi­lidad de los de­pó­sitos se ha re­du­cido hasta la mí­nima ex­pre­sión. Los bancos no se pueden per­mitir pagar tipos atrac­ti­vos, que ya solo se pueden en­con­trar en un ra­mi­llete de en­ti­dades ex­tran­jeras y en los de­pó­sitos bien­ve­nida (sólo para nuevos clien­tes) en los que se pueden con­se­guir como mucho entre un 2% y un 2,5% en plazos muy cortos de tres me­ses.

Lo mismo ocurre con los depósitos estructurados, que ligan su suerte a la evolución de una cesta de acciones o de índices bursátiles. La extrema debilidad de las bolsas tras el ‘Brexit’ hace que un producto ya de por sí poco atractivo por su rentabilidad (las últimas ofertas no superan ya el nivel del 1%) esté muy lejos de las preferencias de los inversores de a pie, que optan de manera abrumadora por la liquidez. Quieren su dinero a buen recaudo y disponible en cualquier momento.

Con estas cartas sobre la mesa, los bancos están jugando la nueva partida a la caza y captura de clientes solventes en el tablero de las cuentas. El último gran movimiento ha sido el protagonizado por Banco Mediolanum. La entidad italiana, una de las más agresivas en el mercado español, ha lanzado este mes dos cuentas sin comisiones. Una de ellas es la Cuenta Evolución. Ofrece una remuneración del 2% y devuelve el 1% de los recibos domiciliados.

La segunda es la Cuenta Crecimiento, dirigida a menores de 30 años y que ofrece un 2% durante los tres primeros meses con un límite de 15.000 euros de saldo medio. Se trata de la última generación de cuentas que exige vinculación, ya que el banco pide domiciliar la nómina y contar con productos de ahorro en la entidad por al menos 15.000 euros. Toda una vuelta de tuerca a una oferta de cuentas amplia y variopinta que según los expertos va a seguir creciendo en los próximos meses.

“Las cuentas son un instrumento de captación cada vez más potente. Obligan poco a los clientes, sobre todo en el caso de los más solventes que no tienen problemas en cumplir con los actuales requisitos que imponen los bancos para ofrecer las remuneraciones más altas. Además, cada vez son más los jóvenes que no tienen dudas a la hora de cambiar en entidad a la caza y captura de las mejores condiciones. La competencia ahora es extraordinaria en este segmento”, señalan fuentes del sector.

Los movimientos en el sector se suceden. Bankinter, que tiene en el mercado la cuenta nómina más rentable del mercado, ha renovado hasta el 30 de septiembre el plazo de contratación del producto, que ofrece una rentabilidad TAE del 5% y exige domiciliar una nómina de al menos 1.000 euros al mes. Una vinculación que convierte su producto (la más generosa del mercado hoy en día) en una cuenta sin comisiones, una modalidad cada vez más extendida en el universo bancario español.

Por lo tanto, y aunque todavía con cuentagotas, los bancos están trasladado a las cuentas los extratipos que antes pagaban en los depósitos. La oferta es muy amplia y va desde la popular Cuenta 1,2,3 de Banco Santander (que un año después de su lanzamiento sigue ofreciendo hasta un 3% de remuneración y mantiene todas sus condiciones) hasta la Cuenta Expansión Plus de Banco Sabadell. Además, ING, Openbank, SelfBank o Enovanca ofrecen cuentas sin vinculación alguna con ofertas atractivas.

“Los bancos han encontrado una ventana perfecta desde la que vender a los clientes que abren una cuenta otros productos como los fondos de inversión y de pensiones, las tarjetas o los seguros. Muchas ya están compitiendo desde hace meses, pero otras muy importantes aún no han dado el paso. No creo que tarden mucho, porque los resultados de sus competidores están siendo buenos y, sobre todo, porque en el escenario actual de tipo de interés, hay pocas opciones donde elegir, por no decir ninguna”, señalan en una entidad mediana nacional.

Artículos relacionados