El precio por metro cua­drado en España ex­pe­ri­menta la mayor subida desde el tercer tri­mestre de 2007

Más vivienda nueva pese a que las ventas de las existentes siguen a la baja

La tra­mi­ta­ción de vi­sados para ini­ciar nuevas pro­mo­ciones crece y el ciclo vuelve con fuerza

Vivienda
Promoción de vivienda.

El cas­ti­gado sector de los pro­mo­tores in­mo­bi­lia­rios muestra claros sín­tomas de pre­ci­pi­ta­ción e im­pa­ciencia en busca de otro ciclo do­rado para el la­dri­llo. No pa­rece dis­puesto a es­perar a que se con­so­lide la re­cu­pe­ra­ción de la vi­vienda y se ha lan­zado a pro­mover nuevos in­mue­bles pese a que la reac­ti­va­ción de la venta de vi­vienda para es­trenar es to­davía un fu­tu­ri­ble. De hecho en el acu­mu­lado de año el nú­mero de tran­sac­ciones de vi­vienda no usada sigue ba­jando, al con­trario que las com­pra­ventas de se­gunda mano, que sí crecen de forma vi­go­rosa.

Pero las grúas han vuelto a ciertas zonas y han dado un vuelco a las desoladoras cifras de actividad y construcción residencial registrada en los últimos años. Así, entre enero y abril de 2016 se terminó la construcción en España de 14.098 viviendas, lo que supone una subida del 2% en comparación con el mismo periodo del año anterior (13.818). Fue en 2007 cuando se alcanzó el máximo número de viviendas terminadas con un total de 641.419.

Esta cifra bajó un 93% al cierre de 2015, año en el que se contabilizaron un total de 45.152 pisos terminados en todo el ejercicio. Un nuevo puñado de viviendas que se suma al gigantesco stock no vendido todavía tras la larga crisis financiera e inmobiliaria de estos años.

Además, por el lado de la demanda, las constantes vitales del mercado de vivienda nueva no permiten todavía lanzar las campanas al vuelo. Así en los cinco primeros meses de 2016, la compraventa de viviendas acumula un incremento del 15,8% sobre el mismo periodo de 2015, pero, eso sí, lo hace gracias al avance en un 21,9% de las operaciones sobre viviendas usadas, ya que las realizadas sobre viviendas nuevas retroceden un 3,4%.

Lo que sí es cierto es que la demanda de casas a estrenar parece haber superado un punto de inflexión y crece en las últimas semanas por primera vez en mucho tiempo. Por ejemplo, durante el mes de mayo de este año 2016 se cerraron 36.425 compraventas de casas, según el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Este notable número de operaciones supone un aumento del 23,6% respecto al mismo periodo de 2015 y la mayor cifra mensual registrada desde enero de 2013 (39.920). Las transacciones sobre viviendas usadas se incrementaron un 26%, hasta totalizar 29.422 operaciones, mientras que la compraventa de viviendas nuevas aumentó un 12%, hasta 7.003 transacciones.

El incipiente repunte de la demanda de nueva vivienda se topa sin embargo con un problema sobrevenido: el Brexit, que elevará las dificultades para que los británicos, uno de los colectivos extranjeros más dinámicos en el mercado inmobiliario nacional, compren casa en España. Andalucía y la costa Mediterránea son de hecho los mercados más dinámicos de la vivienda nacional. Andalucía fue por ejemplo la región que más operaciones sobre viviendas realizó en el quinto mes del año, con 7.013 compraventas, seguida de Cataluña (5.591), Comunidad Valenciana (5.082) y Madrid (4.952).

El caso es que los precios han empezado a subir y los promotores acuden a ese señuelo. El precio de la vivienda en España ha experimentado en el primer trimestre de 2016 una subida interanual del 6,3%, lo que supone la mayor subida desde el tercer trimestre de 2007, antes del estallido de la burbuja inmobiliaria española, según los últimos datos de la oficina comunitaria de estadística, Eurostat.

Si nos atenemos al indicador adelantado que suponen la tramitación de visados para iniciar nuevas promociones, el ciclo vuelve con fuerza. En concreto, de enero a marzo, los visados para edificar viviendas nuevas se han disparado un 57% con respecto al mismo periodo de 2015. De enero a marzo los colegios de arquitectos técnicos han concedido 16.782 autorizaciones, una cifra que no se registraba desde el primer trimestre de 2011 cuando se alcanzaron los 21.953 informes, según la estadística del Ministerio de Fomento.

El 74% del total de permisos solicitados entre enero y marzo correspondieron a la construcción de nuevos pisos en bloque, con 12.425 unidades y un incremento del 64%. Para unifamiliares se pidieron 4.356 solicitudes, un 39% más que en el mismo periodo de un año antes. Así, el comienzo del año corrobora la trayectoria de recuperación de la construcción de viviendas iniciada en 2015, ejercicio que cerró con un aumento del 42,5% en el número de visados

Artículos relacionados