UN BANCO EN EL RETIRO

El capitalismo financiero de Durao Barroso

El escándalo de su fichaje por Goldman Sachs confirma que manda el mercado, no la política

Durao Barroso
Durao Barroso

La aceptación de la presidencia no ejecutiva de Goldman Sachs del que fuera el máximo dirigente de la Comisión Europea, Durao Barroso, es una confirmación del predominio de las finanzas sobre la empresa y la sumisión de los servidores públicos al poder del dinero, no el de Moscú sino el de Nueva York. La literatura sobre la economía del desarrollo que arrancó con Myrdal, galardonada con varios premios Nobel, confirmaría aquel dicho de que “La financiación va donde marca la empresa”.

Con el paso de los años la preo­cu­pa­ción teó­rica y prác­tica sobre el desa­rrollo eco­nó­mico se ha ido des­va­ne­ciendo a favor de las fi­nan­zas. En la ac­tua­lidad las fi­nanzas aca­paran todo el pro­ta­go­nismo y han con­ver­tido a la ac­ti­vidad eco­nó­mica en “un juego de suma cero entre te­ne­dores de ri­queza y el resto de la so­cie­dad”. Son pa­la­bras de Wallace Turbeville, un ex­di­rec­tivo de Golman Sachs que ahora di­rige un pro­yecto, Demos, de fi­nan­cia­ción sin be­ne­fi­cios.

La re­vista Time en una edi­ción de Mayo de este año, rea­li­zaba un in­te­li­gen­tí­simo aná­lisis del libro de Rana Foroohar “Makers and Takers” (Emprendedores y Aprovechados) para, entre otras co­sas, ofrecer cinco re­glas con las que re­es­cribir el ca­pi­ta­lismo:

• Finanzas trans­pa­ren­tes: “demasiado grandes para que­bra­r….. de­ma­siado grandes para ser go­ber­na­das” Exigencia de re­ducir el ta­maño de al­gunas en­ti­dades fi­nan­cie­ras, hacer trans­pa­rente el ne­gocio de los de­ri­vados y las per­mutas fi­nan­cieras (swaps) cuyo sig­ni­fi­cado es­capa a la gran ma­yoría de los ciu­da­da­nos.

• Frenar el pri­vi­legio de la deuda sobre el ca­pital pro­pio, es decir in­cen­tivar el ahorro y la in­ver­sión de los par­ti­cu­lares y las em­presas a través de la le­gis­la­ción fis­cal.

• Reconsiderar la go­ber­na­bi­lidad de las so­cie­da­des. Los ac­cio­nistas no son los únicos pro­ta­go­nis­tas, tam­bién lo son los tra­ba­ja­dores y los clien­tes; los mer­cados de ca­pital deben servir al cre­ci­miento a largo plazo y no verse pre­sio­nados por algún al­qui­mista es­pe­cu­la­tivo a corto plazo.

• Una es­tra­tegia global de cre­ci­miento. Depositar toda la con­fianza en las Bolsas de Valores y en los Bancos Centrales ge­nera un cre­ci­miento ar­ti­fi­cial. La po­lí­tica y los po­lí­ticos deben re­cu­perar su co­me­tido.

• Redefinir el em­pren­di­miento y el apro­ve­cha­miento (Making and Taking) Las fi­nanzas tienen que ser mo­di­fi­cadas para que los em­pren­de­dores re­cu­peren su papel de crea­dores de ri­queza.

Durao en Goldman

La acep­ta­ción de Durao Barroso en uno de los puestos de mando de Goldman Sachs es una cla­mo­rosa ab­di­ca­ción de los prin­ci­pios que han re­gido en la cons­truc­ción eu­ropea de la que formó parte ac­tiva y prin­ci­pal. De pronto re­apa­rece su pa­sado. Anfitrión en las Azores donde se cuece ese pacto ig­no­mi­nioso des­en­ca­de­nante de la Tercera Guerra Mundial que está des­tru­yendo a los países de Oriente Medio, pre­ci­sa­mente en lo que fue la cuna de la ci­vi­li­za­ción oc­ci­den­tal.

Goldman Sachs ha sido pro­ta­go­nista del juego sucio de la Deuda Griega. Negocia su co­lo­ca­ción y cuando em­pieza a co­no­cerse el en­tuerto, ave­zado fi­nan­ciero que es, vende. Cuando se per­fila el res­cate se ade­lanta a sus com­pe­ti­dores (¿Inside Trading?) y compra los tí­tulos ba­ra­tos, que vende cuando sube, es decir cuando el res­cate se está per­fi­lando. ¿El Sr. Barroso y los ser­vi­cios de la Comisión se de­jaron en­gañar por Grecia o por las cre­den­ciales de Goldman Sachs.

Su in­cli­na­ción trans­atlán­tica tam­bién se ma­ni­fiesta cuando se opone du­rante las ne­go­cia­ciones del TIIP a la in­clu­sión de la clau­sula de Excepción Cultural que exigía Francia para de­fen­derse de Hollywood y de sus te­me­ra­rios dum­ping co­mer­cia­les: Las pe­lí­culas ame­ri­canas se amor­tizan en el mer­cado ame­ri­cano y pos­te­rior­mente se co­mer­cia­lizan a un bajo precio en el mer­cado in­ter­na­cional al que sa­tu­ran.

Barroso acu­saba a los fran­ceses de re­tró­grados y un cruel edi­to­rial de Le Monde le res­pondía re­cor­dando al joven y ca­ma­leó­nico maoísta, per­se­guido por la po­licía po­lí­tica por­tu­guesa, del que su es­posa pro­cla­maba sus ex­ce­len­cias:” Durao si fuera un pez, sería un mero” es decir caro por su gusto ex­qui­sito y ex­cep­cional por su ra­reza.

El maoísta re­con­ver­tido ha con­se­guido su pro­pó­sito: Un lugar en el sol del más bri­llante ca­pi­ta­lismo. ¿Hipocresía o des­ver­güenza? ¿Su nom­bra­miento res­ponde a los ser­vi­cios pres­tados al co­lo­cador de la Deuda Griega? ¿Cómo es po­sible que sa­liese in­demne de aquél atro­pello que es­tuvo a punto de echar a pique la Eurozona e in­cluso a la UE?

No hay banco en El Retiro y la Sierra de Guadarrama me re­sulta inac­ce­si­ble, le­sio­nado como estoy de la ro­dilla iz­quierda, esa ro­di­lla, la iz­quierda, que le falló a Ronaldo y gra­cias a la que Portugal con un de­lan­tero co­di­cioso y li­be­rados sus ju­ga­dores del yugo del as­tro, con­si­guieron ser Campeones de Europa.

Artículos relacionados