Monitor del Seguro

Las ase­gu­ra­doras optan por acuerdos a la es­pera del ‘baile’ de fu­siones

¿Mejor alianzas que compras?

El ob­je­tivo es en­trar en nuevos ramos e in­cre­mentar la ca­pa­cidad de dis­tri­bu­ción

Edificio de Mapfre
Edificio de Mapfre

A fi­nales de 2015, en España había 264 ase­gu­ra­do­ras, según la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones (DGSFP), frente a las 275 de un año an­tes. Esta re­duc­ción es el re­sul­tado de dos nuevas au­to­ri­za­ciones (una de ellas fruto de la es­ci­sión par­cial de dos en­ti­dades pre­via­mente ins­critas en el re­gistro y la otra es una nueva so­ciedad del ramo de Vida) y de la can­ce­la­ción de la ins­crip­ción en el re­gistro ad­mi­nis­tra­tivo de otras 13 com­pañías, 11 de ellas de­bido a un ex­pe­diente de fu­sión y otras dos por ex­pe­diente de ce­sión.

A su vez, de las 264 entidades registradas, 19 están en proceso de liquidación y otras cinco pendientes de cancelación, cuatro debido a procesos de fusión y una más como consecuencia de una cesión total de la cartera. En definitiva, al final, de esas 264 solo 240 estaban operativas. En 2014, eran 255.

Estos datos muestran que se ha producido una reducción del sector, ¿pero a esto se referían los principales interlocutores de la industria cuando pronosticaban el inicio de un proceso de concentración del que surgirían oportunidades para crecer de forma no orgánica? Obviamente no. Este descenso se debe más bien a la propia inercia. Ni Solvencia II ni el estrechamiento de los márgenes como consecuencia de factores tan diversos como la reducción de precios por la competencia, el Baremo de Autos o la mayor siniestralidad por la mejora económica ha provocado, de momento, ese ‘baile’ de fusiones y compras que esperaba, y todavía espera, el sector.

Parecía que el ambiente se animaría este año, sobre todo después de que en abril Catalana Occidente anunciara la compra de Previsora Bilbaina, la primera adquisición realizada desde la entrada en vigor de las nuevas normas de capital. Con esta operación Catalana Occidente se consolidó como una de las entidades líderes en Decesos (5ª posición), uno de los ramos más rentables del seguro español.

Sin embargo, finalmente esa ha sido la única operación de concentración significativa que se ha realizado en el primer semestre del ejercicio recién cerrado. Aunque sí que se están produciendo otro tipo de movimientos, pasos más sigilosos, menos llamativos, pero también muy eficaces a la hora de contribuir al crecimiento, a la entrada en nuevos ramos, a la diversificación del negocio, y al aumento de la capacidad de distribución: las alianzas. Una estrategia, además, especialmente interesante si se tiene en cuenta que con Solvencia II hay que tener mucho cuidado con las compras debido al tratamiento que se da al fondo de comercio.

En esta primera parte del año podemos encontrar varios ejemplos de este tipo de acuerdos. Uno de ellos, el firmado hace menos de un mes entre AXA y DKV para la comercialización de seguros de Decesos (otra vez Decesos). Jean-Paul Rignault, CEO de AXA, comentaba tras la rúbrica de la alianza que permitirá a la compañía “complementar nuestra oferta aseguradora, mejorar la proximidad a los clientes e introducirnos en nuevos mercados contando con un socio de gran experiencia y calidad en España”. Y por su parte, el CEO de DKV, Josep Santacreu, reconocía que esta alianza supone un paso importante por la gran red comercial y proyección internacional de AXA.

Las alianzas no solo las están protagonizando las grandes compañías del ranking. Un poco antes, en abril, fueron Metrópolis y Fiatc las que llegaron a un acuerdo de distribución. Esta vez en el ramo de Salud, que junto al de Decesos es uno de los más atractivos y más de moda. En esta ocasión, el convenio permite a Metrópolis incorporar a su cartera este tipo de productos mientras que Fiatc gana capacidad de distribución.

En otros casos lo que se ha hecho es profundizar en alianzas ya consolidadas, como la que mantienen Santalucía y Pelayo. Desde hace más de 10 años Santalucía comercializa los seguros de Autos de Pelayo. Y ahora, ambas entidades acaban de anunciar que el acuerdo se amplía, y a partir de este momento Pelayo pone a disposición de sus clientes el seguro de Asistencia Senior a primar única y el seguro de Asistencia Familiar iPlus de Santalucía.

Estos movimientos demuestran que a falta de oportunidades de compra, buenas son las alianzas; y sobre todo, que el sector, lejos de estar parado, se mueve, sin hacer ruido, pero se mueve. También ponen de manifiesto la ambición y el deseo de cierta expansión, por lo que si se dan las circunstancias adecuadas, entre ellas la desaparición de la incertidumbre política, es posible que el ‘baile’ pueda comenzar.

Artículos relacionados