DESDE EL PARQUET

Telepizza tiene recorrido

La im­pre­sión de que Telepizza está in­fra­va­lo­rada en la Bolsa está ga­nando adep­tos, aun­que, a pesar de ello, su co­ti­za­ción no ter­mine de co­rregir el gap que arrastra y sigue ope­rando por de­bajo del precio de co­lo­ca­ción (7,75 eu­ros). El va­lor, que se es­trenó en el mer­cado con una so­nora caída, es­ta­bleció un má­ximo anual in­tradía en 7,1 euros en su pri­mera se­sión de esta nueva época, para se­guir des­li­zán­dose hasta marcar el pa­sado 6 de mayo un mí­nimo anual in­tradía en 5,50 eu­ros.

Curiosamente, en este proceso no generaron especial efecto de frenado las compras que realizó el agente de estabilización de la oferta (UBS Limited) por un 10% del número de acciones de la colocación, entre los días 27 de abril y 3 de mayo. Unas compras ejecutadas con el fin de devolver a Foodco Finance (accionista oferente) las acciones que el 25 de abril había prestado a UBS Limited para operaciones de estabilización de la oferta.

En cualquier caso, desde los mínimos, la acción ha mitigado sus castigos de forma discreta.

Al cierre de ayer -8 de junio-, el valor quedó en 6,35 euros, con una minusvalía acumulada desde su debut, el pasado 27 de abril, del 18,06%.

Un nivel que mantiene cierta distancia con los precios objetivo que, en los últimos días, están calculando expertos de diversas firmas de inversión, lo que otorga a estos títulos un interesante potencial alcista. Pues hay que tener en cuenta que el valor, además de estar barato, lo que por sí sólo no es una razón para comprar, cuenta con grandes posibilidades de que crezcan sus resultados, a medida que mejore la economía española, mercado donde se genera el 65% de sus ingresos.

Así, los analistas de Barclays han establecido, esta misma semana, su precio objetivo en 7,80 euros, después de que los de Bank of America y los de UBS los calcularán, respectivamente, en 7,90 euros y en 9,10 euros.

En cualquier caso, las reiteradas compras de varios grupos y, especialmente, la apuesta por la compañía que realizaron algunos directivos en la segunda mitad de mayo, en la que adquirieron más de 100.000 acciones a un precio medio de 6,21 euros, ha generado cierta confianza en que lo peor había pasado y que, poco a poco, irán concluyendo las ventas de los fondos de capital-riesgo y propiciarán que despegue la cotización. Los inversores prevén incrementos crecientes en los resultados del grupo en los próximos tres años.

Artículos relacionados