DESDE EL PARQUET

Amadeus, el plan más sólido de lo que parece

A pri­mera vista, el plan es­tra­té­gico 2016-2018 de Amadeus no ha le­van­tado grandes pa­sio­nes, como re­flejó el débil ba­lance de la co­ti­za­ción de sus ac­ciones la pa­sada se­mana. No obs­tante, al­gunos in­ver­so­res, tras co­nocer las pre­sen­ta­ciones del pa­sado jueves en Dublín, con mo­tivo del ‘Investor Day’, señalan que el plan va a ge­nerar in­tere­santes cre­ci­mientos en los be­ne­fi­cios de los pró­ximos años, que pro­pi­ciarán avances sos­te­nidos en su co­ti­za­ción.

Explican los gestores de la compañía que en su afán por incrementar la diversificación de sus actividades han localizado oportunidades de negocio por 29.700 millones de euros, de los que 11.700 millones corresponden a nuevos negocios. Y, estiman que esta última área, en 2018, les permitirá incrementar los ingresos entre 400 y 600 millones de euros, cifra que prevén elevar hasta 1.000 millones en 2022. Los responsables del grupo calculan que su resultado bruto crezca hasta 2018 al ritmo de un dígito alto y mantener la ratio deuda neta/Ebitda entre 1 vez y 1,5 veces.

En 2016 la compañía anunció que no pagará dividendo extraordinario y que destinará 360 millones al pago del dividendo ordinario. Los inversores opinan que la cotización del valor no refleja el potencial de sus fundamentales, un desfase que no se ha corregido ni siquiera tras publicar unos resultados de los tres primeros meses del ejercicio, muy superiores a los esperados, que extendieron la impresión de que los resultados de 2016, seguramente, superarán las metas estimadas por sus responsables. Y calculan su precio objetivo a 12 meses vista en la banda comprendida entre 45 y 50 euros. El valor cerró el lunes, día 6, en 40,885 euros, con una subida acumulada en el año del 0,47%.

Por otra parte, algunos expertos consideran que los bonos de Amadus serán, a partir del miércoles -9 de junio-, uno de los títulos españoles de deuda corporativa que podrían resultar más favorecidos por las compras de este tipo de activos que iniciará el BCE. Se estima el montante total de estas compras en bonos corporativos españoles en unos 57.000 millones.

Artículos relacionados