LA SEMANA BURSÁTIL

La recuperación se retrasa

Las ventas van a con­ti­nuar fi­jando la di­rec­ción de la renta va­riable es­pañola los pró­ximos días. El Ibex 35 fue in­capaz de vencer en la úl­tima se­mana la re­sis­tencia de los 9.250 puntos e inició una co­rrec­ción, que ha ga­nado im­pulso el pa­sado vier­nes, tras la de­cep­ción que ge­neró en las bolsas oc­ci­den­tales el ba­lance del em­pleo es­ta­dou­ni­dense.

Un dato que ha desplazado, al menos, al mes de julio la expectativa de subida de tipos por la Fed -incluso algunos expertos pusieron en tela de juicio que pudiese instrumentarse una subida a lo largo del verano-, pues, aunque la tasa de desempleo cayese hasta un 4,7%, frente al 4,9% esperado, el hecho de que la creación de empleos no agrícolas hubiese sido de 38.000, frente a los 165.000 previstos y los 173.000 anticipados por la encuesta de ADP extendió la impresión de que la economía estadounidense ha perdido impulso en el segundo trimestre, estimándose que pueda crecer, en dicho periodo, muy por debajo de lo esperado. Algunos inversores comentaron que sólo un repunte inflacionista, como consecuencia de la subida del precio del petróleo podría justificar una subida de tipos en las próximas semanas.

Unas consideraciones y argumentos que constituyeron un jarro de agua fría para los inversores, que habían comenzado a asumir, como una buena noticia, la subida de los tipos de interés en EEUU, ya que supondría la confirmación de que el crecimiento de su economía ganaba pujanza y anticipaba una mejora de expectativas. No obstante, en el cierre de la última semana todo parecían malas noticias, ya que el hecho de que la tasa de desempleo hubiera retrocedido desde el 5% hasta el 4,7% había sido generado por la exclusión de más de 650.000 personas del censo de población activa, lo que no era una noticia positiva para la economía, máxime tras haberse revisado a la baja las creaciones de puestos de trabajo de los últimos meses. Y, aunque la huelga de Verizón hubiese afectado a los resultados del balance del empleo se estimó su impacto en sólo unos 35.000 empleos.

Un entorno en el que se contemplaba la botella medio vacía, cuyo pesimismo solo podría moderar a corto plazo la intervención que tiene prevista realizar el lunes la presidenta de la Fed, tras cerrar los mercados europeos.

En definitiva, a medida que se aproxima la segunda mitad de junio, periodo en el que se resolverán los interrogantes que más han pesado en el proceso de formación de los precios en las últimas semanas (la subida de tipos en EEUU, el referéndum de Reino Unido y las elecciones españolas), parece que se va a incrementar la volatilidad en las plazas europeas.

Tras las abundantes referencias macroeconómicas de la pasada semana, en ésta escasearán los datos significativos. En China, las principales referencias serán la balanza comercial y el IPC, mientras que, en la UE, serán el PIB de la Eurozona, junto a la producción industrial y el IPC de Alemania, los datos que acaparen la atención, en tanto que, en EEUU, la única nota de interés la aportará la confianza de Michigan.

El lunes, en la Unión Europea, la única referencia significativa serán los pedidos a fábrica de Alemania en abril. En EEUU, ante la falta de indicadores macro, la atención será acaparada por una intervención que tiene prevista la presidenta de la Fed, Janet Yallen, al filo de las 18 horas.

El martes, en la UE, se publicarán los datos de producción industrial de abril en Alemania y en España, así como el PIB de la Eurozona en el primer trimestre. A su vez, en EEUU, se conocerán la productividad no agrícola del primer trimestre y los costes laborales unitarios del mismo periodo.

El miércoles, en China, se dará a conocer la balanza comercial de mayo. En Japón, se publicará el PIB del primer trimestre y en la Unión Europea, la producción industrial de Reino Unido en abril.

El jueves, en China, se dará a conocer el IPC de mayo. En la UE, se publicarán las balanzas comerciales de Alemania y de Reino Unido en abril. Por su parte, en EEUU, se harán públicas las peticiones de subsidios de desempleo cursadas la semana anterior y los inventarios mayoristas de abril.

Finalmente el viernes, en la UE, se conocerá el IPC armonizado de Alemania en mayo y los datos de producción industrial de abril en Francia y en Italia. Y, en EEUU, se publicará la confianza del consumidor de la Universidad de Michigan en junio.

Artículos relacionados