DESDE EL PARQUET

Viscofán vuelve al Ibex con muchas ganas

Las ac­ciones de Viscofán han vuelto al Ibex con ím­petu, dando la im­pre­sión de que po­drían re­cu­perar los má­ximos de 2015 a la menor opor­tu­ni­dad. Es una com­pañía de­fen­siva, con un po­ten­cial al­cista del orden del 15%.

Ciertos expertos puntualizan que se trata de una inversión, especialmente, interesante con miras a medio plazo, pues, dada la buena salud financiera del grupo, con una deuda neta casi inexistente, no sería extraño que sus responsables decidiesen aprovechar alguna oportunidad de crecimiento que se presente en el sector, lo que podría frenar el impulso de su cotización.

Los negocios de la compañía evolucionan satisfactoriamente en Norteamérica, Europa y Asia, mientras que han perdido impulso en Latinoamérica, donde los ingresos han retrocedido respecto al año anterior. Los gestores del grupo prevén que la rentabilidad operativa mejore en la segunda mitad del ejercicio en curso y registre un mayor crecimiento que el experimentado en los primeros seis meses. Estimando a medio y largo plazo unas perspectivas de crecimiento sólidas, superiores a las del entorno actual de mayor incertidumbre. El grupo espera cerrar el ejercicio en curso con nuevos crecimientos, tanto en ingresos como en Ebitad y beneficio neto y acelerar en inversiones para estar preparado ante posibles incrementos de la demanda en el sector.

Con cargo a 2015, la compañía ha repartido un dividendo bruto de 1,35 euros (0,52 euros brutos, el 29 de enero, en concepto de dividendo a cuenta; 0,82 euros, el 9 de junio, como complementario y 0,01 euros brutos como prima de asistencia a junta), estimándose que con cargo a 2016 incremente la retribución al accionista en casi un 10%, situándola en el entorno de 1,48 euros. Las acciones de Viscofán concluyeron la jornada en 49,98 euros, con una caída acumulada en el año de poco más del 10%.

Artículos relacionados