Unidos Podemos plantea un tipo mí­nimo de so­cie­dades del 15%, que po­dría con­ver­tirse tam­bién en la fu­tura de las so­cimi

Las socimi se contagian del castigo a la bolsa al sucumbir al temor sobres su futuro

Los Net Asset Value (NAV) no están in­fla­dos, como ocu­rrió en tiempos de la bur­buja in­mo­bi­liaria

Salida a Bolsa de Hispania
Salida a Bolsa de Hispania

El ré­gimen fiscal pri­vi­le­giado de las Socimi está ame­na­zado si se pro­duce un cambio de singo en el Gobierno, bá­si­ca­mente si una even­tual alianza entre el PSOE y Unidos Podemos con­for­mara Gobierno. Esta in­cer­ti­dumbre en un ele­mento clave del cas­tigo que están su­friendo en bolsa, que en mu­chos casos es su­pe­rior al que sufre el con­junto del mer­cado, tam­bién fruto de la in­cer­ti­dumbre po­lí­tica ge­neral y del temor al Brexit.

El hecho de que el PSOE no incluya en su programa electoral ninguna modificación fiscal que afecte a las socimis no frena los temores, dado que el partido socialista aparece ya como tercero en las encuetas de resultados y se estima por tanto que tendría menos fuerza a la hora de negociar un hipotético gobierno de colación con la formación de Pablo Iglesias y Alberto Garzón.

La coalición de izquierdas plantea un tipo mínimo de Sociedades del 15%, que, a falta de más datos, podría convertirse también en la futura tasa impositiva que deberán asumir las socimis. Actualmente estas firmas están exentas de pagar el Impuesto de Sociedades, siempre y cuando cumplan con determinados requisitos, tales como distribuir el 80% de su beneficio neto en dividendo.

Así que las ganancias generalizadas que obtuvieron en bolsa en 2015 se han tornado en castigo. Las socimis, de manera generalizada, se anotan caídas en lo que va de año, que van desde cerca del 7% de Axiare, hasta el 20% de Merlin Properties, pasando por el 10% que pierde Lar o el 7% negativo de Hispania en el año.

En el mismo periodo el Ibex se deja algo más del 13%. Merlin Properties, la mayor de nuestro mercado, con un valor bursátil de 3.100 millones de euros (más del doble que la segunda más importante, Hispania), está sufriendo más que el resto el azote de los bajistas. En el último mes, las posiciones cortas sobre el valor se han casi triplicado, pasando de representar un 0,4% hasta el 1,15 % el pasado 13 de mayo, según datos elaborados por la CNMV.

Pese a esta evolución decepcionante, los analistas siguen confiando en estos valores. Las expectativas de los analistas a 13 meses vista son prometedoras, con potenciales de revalorización que van entre el 10% y el 25%. A la cabeza se sitúan Lar y Merlin. Esta última, la más grande del sector por valor de mercado y que acaba de estrenarse con éxito en el mercado de bonos con una emisión de 850 millones de euros, ejemplifica como nadie el momento que vive el sector.

Los resultados también las avalan. Las cuatro grandes socimi casi han triplicado hasta los 73 millones de euros los beneficios acumulados en los tres primeros meses de 2016, con rentabilidades anuales medias que se sitúan en el entorno del 5%.

Sorpresas políticas al margen, los expertos consideran que a los precios de cotización actuales las socimi son una oportunidad de compra. Algunas se mueven con un descuento del 10 o 20 por ciento frente a su valor neto. Las perspectivas a largo plazo son buenas. Los Net Asset Value (NAV) no están inflados, como ocurrió en tiempos de la burbuja inmobiliaria con las promotoras tradicionales. Además el ciclo alcista de precios ha empezado ya en oficinas y está en sus primeros albores en el residencial.

Artículos relacionados