DESDE EL PARQUET

Endesa ¿Y si ‘vuela’ el extraordinario?

Las ac­ciones de Endesa re­ciben con ‘papelillo’ las con­ver­sa­ciones de sus res­pon­sa­bles con su ma­triz ita­liana (Enel), sobre la po­sible ad­qui­si­ción de sus ac­tivos re­no­va­bles en España.

Concretamente negocian la compra del paquete del 60% de Enel Green Power España, con el que la eléctrica española pasaría a controlar el 100% de su capital.

Aunque se trataría de una operación dentro del mismo grupo, los inversores consideran que se cerraría a precios de mercado y supondría un paso importante para Endesa, que podría ser el primero de otras futuras adquisiciones en el sector renovable español, donde ahora proliferan las ofertas de activos.

Indudablemente la compra de esta participación supondría una buena noticia para Endesa, ya que incrementaría sus ingresos regulados, aunque esta posible operación también pondría en peligro el pago del dividendo extraordinario en 2017, que es lo que temen los inversores y está descontando la cotización de sus acciones en los últimos días, ya que la compañía se comprometió a abonarlo siempre que no realizase adquisiciones.

En medios financieros se estima que el valor del 60% de Enel Green Power España (EGPE) podría representar entre unos 1.000 millones y 1.200 millones, dados los precios pagados en la mayoría de las últimas transacciones. La potencia instalada de EGPE es de 1.710 MW, repartidas en casi un centenar de instalaciones, que a su vez se hayan distribuidas entre nueve autonomías Andalucía, Aragón, Asturias, Castilla-La Mancha, Canarias, Castilla y León, Cataluña, Comunidad Valenciana y Galicia.

La compañía estima obtener en 2016 un Ebitda de 3.200 millones de euros y un beneficio neto de unos 1.300 millones de euros, cifras que supondrán unos incrementos interanuales, respectivos, del 5,6% y del19,7%.

Por su parte, al cierre del pasado marzo la deuda financiera neta de Endesa ascendía a 4.482 millones de euros, con una ratio deuda/Ebitda de 1,4 veces, que prevén situar en torno a 1,1 vez a fin de año, lo que proporciona a la compañía potencial para endeudarse con comodidad.

Pese al carácter refugio y la elevada rentabilidad por dividendo del valor, sus acciones, con un precio objetivo en la banda comprendida entre 18,40 y 22 euros, operan ligeramente por encima de 17 euros, con un retroceso acumulado en el año próximo a un 8%.

Artículos relacionados