UN BANCO EN EL RETIRO

Social demócratas frente a liberales: la urgencia presupuestaria

Un libro de Manuel y Pablo Moreno centra el debate electoral frente a la disciplina fiscal

Alberto Garzón y Pablo Iglesias
Alberto Garzón y Pablo Iglesias

Pablo Iglesias se declara socialdemócrata; declaración inconsistente con su trayectoria y su alianza con comunistas ortodoxos, declarados enemigos de los socialdemócratas, como Julio Anguita, y otro comunista en período de formación como Alberto Garzón. Dos funcionarios públicos, Economistas del Estado, Manuel y Pablo Moreno, acaban de publicar un libro “Socialdemocracia o Liberalismo”. Muy elocuente y revelador.

Los edi­tores im­pu­sieron la con­jun­ción “o”, mitad dis­yun­tiva mitad co­pu­la­tiva. En el texto no siempre es fácil dis­tin­guir ningún tipo de an­ta­go­nismo entre ambas ideo­lo­gías, más bien re­co­rren la misma ruta, aunque el li­beral in­siste más en el largo plazo, la re­cu­pe­ra­ción de un equi­li­brio tem­po­ral­mente in­te­rrum­pido, mien­tras el so­cial­de­mó­crata, más im­pa­ciente, de­fiende que los pro­blemas deben re­sol­verse en el corto plazo.

Las po­lí­ticas mo­ne­ta­rias de los bancos cen­trales han im­pe­dido la re­ce­sión pero hasta la fecha no han des­ac­ti­vado el es­tan­ca­miento. ¿Factores es­truc­tu­ra­les? En efecto: en­ve­je­ci­miento de la po­bla­ción, in­cer­ti­dumbre sobre el im­pacto de las nuevas tec­no­lo­gías en el em­pleo, in­quietud por el fre­nazo de las eco­no­mías en desa­rrollo que no con­si­guen al­canzar a sus mo­delos in­dus­tria­li­zados en los que, a su vez, se asiste a una dra­má­tica ex­ten­sión de la de­sigualdad que, tam­bién a su vez im­po­si­bi­lita la re­cu­pe­ra­ción de la de­manda; ele­vado nivel de ahorro con tipos de in­terés nulos o ne­ga­ti­vos.

Los au­tores des­cienden sin pa­ra­caídas sobre el te­rri­torio pa­trio. Primera alarma: “ingresos fis­cales in­su­fi­cientes y mal dis­tri­bui­dos”. Insuficientes en la me­dida en que la pre­sión fiscal en España (datos de Eurostat) re­pre­senta el 38,2% del PIB, cuando la media de la UE-28 es del 45,3% y la de la Eurozona es del 46,7%. Por otro lado la es­truc­tura im­po­si­tiva en España es igual­mente sin­gu­lar. Las co­ti­za­ciones so­ciales re­pre­sentan el 37% de la re­cau­da­ción, los im­puestos in­di­rectos el 33% y los di­rectos el 30%. En la UE existe un mayor equi­li­brio entre estas tres fuentes de in­greso, es decir más im­puestos y menos co­ti­za­cio­nes.

Otra pe­cu­lia­ri­dad. En España el 65% de las co­ti­za­ciones re­caen sobre la em­presa frente al 52% en la media eu­ro­pea. La lla­mada cuña fis­cal, es decir el por­cen­taje que re­pre­sentan las co­ti­za­ciones so­ciales sobre el coste la­bo­ral, al­canza en España un 40,7%, su­pe­rior a la media de la OCDE del 35,9%; cu­riosa pa­ra­doja cuando el nivel de paro es muy su­pe­rior en España. Existe, no obs­tante, una re­sis­ten­cia, má­xime en pe­ríodos elec­to­ra­les, a pro­poner re­ducir las co­ti­za­ciones e in­cre­mentar la im­po­si­ción sobre el con­sumo, es decir el IVA.

Podemos re­clama re­bajar los tipos del IVA, como tam­bién pro­pone el PP. Ahora bien, el tipo ge­neral en España es del 21% que se co­rres­ponde con el tipo medio de la eu­ro­zona, pero con la pe­cu­lia­ridad de que sólo se aplica al 42% de la cesta de con­sumo, por­cen­taje muy in­fe­rior al 82% de Alemania, el 71% de Francia o el 58% de Italia. Las ex­cep­ciones al tipo ge­neral en el caso es­pañol re­pre­sentan el 50% de la re­cau­da­ción, lo que unido al com­plejo di­seño del im­puesto fa­ci­lita, cuando no es­ti­mula, el fraude. En re­su­men, se re­cauda poco y mal.

Existe otra im­por­tante pe­cu­lia­ridad re­sul­tante del di­seño del IVA que fa­vo­rece la im­por­ta­ción de mer­can­cías y per­ju­dica a las ex­por­ta­cio­nes. En las transac­ciones entre países co­mu­ni­ta­rios la ca­dena de trans­mi­sión del IVA se rompe. Las mer­can­cías ex­por­tadas no pagan IVA, el ex­por­tador es re­em­bol­sado del IVA en tanto que el im­por­tador en su pri­mera trans­mi­sión carga el IVA al cliente.

Como quiera que las mer­can­cías es­pañolas con un IVA re­du­cido, pro­ductos ali­men­ti­cios por ejem­plo, que llegan a Francia o Alemania, se ven su­jetos al IVA local que las en­ca­rece. Contrariamente, los pro­ductos im­por­tados so­portan el IVA es­pañol in­fe­rior. Resultado existe una es­pecie de mini dum­ping que aba­rata las im­por­ta­ciones y en­ca­rece las ex­por­ta­ciones aunque sólo su­ceda con aque­llos pro­ductos su­jetos al IVA re­du­cido.

Segunda alarma, el ré­gimen ge­neral de la fi­nan­cia­ción au­to­nó­mica, según los au­to­res, es téc­ni­ca­mente com­plejo y opaco. El 70% de los re­cursos des­ti­nados a las Autonomías se ca­na­lizan a través del Fondo de Garantía (FG) que se re­parte en fun­ción de la po­bla­ción con al­gunas co­rrec­cio­nes. A con­ti­nua­ción está el Fondo de Suficiencia (FS) que efectúa los opor­tunos ajustes para que nin­guna au­to­nomía dis­ponga de menos re­cursos de los que re­sul­taría de aplicar el es­quema an­te­rior a 2009.

Por otro lado, el Fondo de Cooperación (FCo) fa­vo­rece la con­ver­gencia de las Comunidades Autónomas con una menor renta per cá­pita o un cre­ci­miento menos fa­vo­rable de la po­bla­ción. Finalmente el Fondo de Competitividad (FCom) per­sigue como ob­je­tivo re­ducir cual­quier di­fe­rencia en la fi­nan­cia­ción de com­pe­ten­cias ho­mo­gé­neas por ha­bi­tante.

Un ex­ce­sivo nú­mero de Fondos de di­fícil coor­di­na­ción, por ejemplo el im­puesto sobre los de­pó­sitos ban­ca­rios es­ta­ble­cido en Extremadura, pero sobre todo un me­ca­nismo más opaco que trans­pa­rente. El propio sis­tema re­trasa las alertas sobre el cum­pli­mento de la eje­cu­ción pre­su­pues­ta­ria. Descontrol y sor­pre­sas.

En efecto, en 2015 la deuda de las CCAA as­cendía a 250 mil mi­llones de euros lo que sig­ni­fi­caba que se había mul­ti­pli­cado por 3,5 la exis­tente en 2008. Si el Estado cen­tral hu­biese se­guido una pauta equi­va­lente la fi­nan­cia­ción de la deuda pú­blica sería in­sos­te­ni­ble. La opa­cidad del sis­tema pro­voca todo tipo de sus­pi­ca­cias, in­cluida la des­con­fianza de los in­de­pen­den­tis­tas.

Banco de El Retiro, en­cuestas elec­to­rales que fa­vo­recen los ex­tremos y que res­ponden al pro­pó­sito de eli­minar la op­ción so­cial­de­mó­cra­ta-­li­beral que re­pre­senta el pacto PSOE- Ciudadanos, elec­to­res, que no lec­to­res, de éste in­te­li­gente en­sayo “Socialdemocracia o Liberalismo”

Artículos relacionados