Había más de 200 mi­llones de euros apos­tados contra la ac­ción de la en­tidad

El Banco Popular inicia su repunte bursátil tras el cierre de posiciones bajistas

Los 'hedge' ob­tienen unas ga­nan­cias his­tó­ri­cas, las ma­yores desde el des­plome de Abengoa en no­viembre de 2015

Banco Popular se avala como banco para pymes.
Ángel Ron.

La ac­ción de Banco Popular marcó las di­fe­ren­cias el martes en el Ibex 35. Pero al con­trario de lo que ocu­rrió en los dos úl­timos días de la se­mana pa­sada, cuando se des­plomó tras el anuncio de la am­plia­ción de ca­pital de 2.500 mi­llones de eu­ros, la co­ti­za­ción lo ha hecho ahora mejor que el resto de las en­ti­dades fi­nan­cieras del Ibex. Aunque las dudas si­guen acom­pañando a los in­ver­sores y ana­lis­tas, el mer­cado ha otor­gado una tregua a la en­tidad que pre­side Ángel Ron. ¿Por qué?

"Los fondos bajistas han decidido cerrar una parte importante de sus posiciones. El castigo al valor ha sido más que suficiente al menos a corto plazo. Ahora toca recoger los importantes beneficios generados por las posiciones cortas. Había más de 200 millones de euros apostados por una caída de la cotización de Popular, una cifra extraordinaria que ha generado plusvalías extraordinarias también. No es que la presión sobre el Popular se haya rebajado mucho, pero el banco puede respirar al menos a corto plazo", señalan fuentes del mercado.

La caída del 33% en las dos últimas sesiones de la semana pasada permitió a los cortos que apostaron por una caída del Popular cerrar la estrategia bajista más rentable en la bolsa española desde el pasado mes de noviembre. Fue entonces cuando la cotización de Abengoa perdió más de la mitad de su valor en una sola sesión tras el anuncio del preconcurso de acreedores de la compañía andaluza. Ésta, como en caso del Popular ahora, estaba asediada por los 'hedge funds'.

Más del 6% del capital del Popular estaba en manos de los algunos de los 'hedge' más especulativos del mundo antes del anuncio de una ampliación de capital inesperada que ha cogido con el pie cambiado a muchos de los inversores con posiciones largas o alcistas en el valor. La operación ha llenado el bolsillo de quienes sí apostaron porque más tarde o más temprano Popular debería apelar a los mercados para cubrir sus necesidades de capitalización.

"Lo único positivo para Popular es que ya han saciado (en referencia a los inversores bajistas) su apetito. Pueden volver a presionar el valor, pero eso será si a corto plazo hay malas noticias. Las informaciones que dicen que el banco cuenta con demanda para la operación por encima de los 4.500 millones han tranquilizado al mercado y han frenado las ansias de los 'hedge', que de momento están más que satisfechos contado las enormes ganancias que les ha generado la gran caída del banco", señalan en fuentes bursátiles.

Una de esas noticias negativas podría ser una mala acogida por parte de los inversores particulares (que suman alrededor del 30% del capital del Popular) a la operación, que se realizará a un precio de 1,25 euros por acción y que supone una importante dilución para los accionistas, que han recibido un derecho de suscripción por cada título que tienen en el banco. Son necesarios 14 derechos para recibir 13 acciones nuevas.

Pero, de momento, el cierre de posiciones cortas se ha extendido en las últimas horas y permite a Popular desmarcarse de las caídas del resto de los bancos con una subida superior al 3% este martes, la única del día en el sector, que en conjunto fue duramente castigado. Los 'hedge fund' más agresivos en el banco han recogido beneficios a toda velocidad. Para ello deben recomprar los títulos que previamente vendieron en el mercado, lo que explica el repunte de la cotización en las dos últimas sesiones.

La posición de Oceanwood Capital Management se ha reducido desde el 0,84% hasta el 0,73% del capital de Banco Popular, la de BlackRock (que justo antes del anuncio de la ampliación había elevado su apuesta bajista hasta niveles a lo que nunca había llegado antes) desde el 0,70% hasta el 0,63%, mientras que AQR baja desde el 0,69% hasta el 0,58%. Son sólo la punta del iceberg de un movimiento que según los expertos aún se puede mantener en los próximos días, máxime si la cotización sigue subiendo.

Artículos relacionados