La com­pañía re­par­tirá un di­vi­dendo de un euro por ac­ción y se com­pro­mete a man­te­nerlo hasta 2018

Gabarró: “la economía española sufre un atasco político que frena las inversiones”

El pre­si­dente de Gas Natural re­clama un Gobierno “sólido” y “estable” que “actúe lo antes po­si­ble”

Salvador Gabarro y Rafael Villaseca, Gas Natural fenosa
Salvador Gabarro y Rafael Villaseca, GNF.

El pre­si­dente de Gas Natural, Salvador Gabarró, no quiere más atascos po­lí­ticos y lo que desea fer­vien­te­mente es que en las pró­ximas elec­ciones ge­ne­rales del pró­ximo 26 de junio salga un Gobierno “sólido” y que “actúe lo antes po­si­ble” para dar cre­di­bi­lidad a los in­ver­sores in­ter­na­cio­na­les. “Vamos a res­petar el Gobierno que salga y el color que tenga, pero que el que salga que sea es­ta­ble”, dijo Gabarró, que ha vuelto a re­novar su cargo en la em­presa por otros tres años más.

Al alto ejecutivo de la eléctrica y gasista le preocupa sobremanera el impasse que actualmente vive España y la economía por culpa de la inestabilidad política. “Estamos perdiendo casi un año ya y eso influye en los inversores internacionales. La economía funciona bien, pero ¿qué nos pasa a nosotros? se preguntó Gabarró y respondió: “los indicadores son buenos excepto el déficit. Pero tenemos un problema con la economía, que sufre un atasco político, con un Gobierno en funciones que frena la toma de decisiones y crea incertidumbres entre los inversores internacionales y nacionales”.

El presidente de Gas Natural Fenosa se ha convertido en el tercer presidente más longevo del Ibex -en octubre cumple los 81 años- y, por ahora, seguirá estando al frente de la compañía mientras sus dos accionistas principales -Caixabank y Repsol- se lo pidan. Gabarró dijo que está en el pódium de los presidentes más longevos en el que el primero es Juan Miguel Villar Mir y el segundo José Lladó.

“Tengo ciertas ganas y estoy muy a gusto. Es momento de dejarlo, pero me iré cuando me dejen. No puedo decir cuándo me jubilaré, no depende de mí”, comentó. “El que me jubile depende del señor Isidro Fainé, y por ahora no tiene prisa”. “Porque el tándem actual entre yo y el consejero delegado, Rafael Villaseca funciona”, declaró Gabarró en la rueda de prensa previa a la junta de accionistas. La Caixa y Repsol tienen un pacto de control sobre Gas Natural Fenosa que establece que a la entidad le corresponde el nombramiento del presidente de la eléctrica y gasista, y a la petrolera el de consejero delegado.

Un euro por acción en dividendo

La junta de Gas Natural Fenosa ha aprobado destinar a dividendo 1.000,7 millones de euros con cargo a los resultados de 2015, lo que supone un aumento del 10,1% respecto al ejercicio anterior. Repsol y Caixabank, principales accionistas de la compañía con un 30% y un 34% del capital, respectivamente, recibirán un importante pellizco -un euro por acción frente a los 0,9328 euros inicialmente previstos -, en un momento en el que la petrolera necesita una fuerte inyección de dinero para afrontar la caída de los ingresos del crudo. Ambos accionistas ingresarán unos 640 millones de euros. A Repsol le corresponden unos 300 millones de euros y a Caixabank otros 340 millones.

La compañía ofrece la opción del scrip dividend, es decir, recibir la retribución en metálico o bien optar por el pago en efectivo. Tanto Caixabank como Repsol han optado siempre por el abono en metálico. La empresa abonó el pasado 8 de enero un pago a cuenta de 0,4078 euros por acción. La empresa gasista pagará el próximo 30 de junio el dividendo complementario de 0,5922 euros, lo que supone un incremento del 15,9% respecto al dividendo complementario del ejercicio anterior. La entrega del dividendo a cuenta de 2016 se adelanta al mes de septiembre, cuando hasta ahora se hacía en diciembre.

Para el periodo 2016-2018, la empresa baraja una política de dividendos con un pay out del 70% y un mínimo de un euro por acción. En 2015, el pay out ha sido de un 66,6% y una rentabilidad de un 5,3%. La retribución está por encima del compromiso establecido en el plan estratégico 2013-2015.

Los directivos de la gasista y eléctrica intentan con este aumento del dividendo revitalizar la cotización del valor que, igual que el resto de las energéticas, ha sufrido en los últimos meses una fuerte volatilidad. El valor llegó a cotizar el ejercicio pasado a un máximo de 21,82 euros y ahora se encuentra a poco más de 18 euros.

Plan estratégico 2016-2018

El presidente recalcó al respecto que lo que la empresa quiere transmitir a sus accionistas es una visión clara y concreta y que, por ello, había decidido también aplazar la aprobación del nuevo plan estratégico para tener una mayor disponibilidad de datos. La empresa presentará el próximo 11 de mayo las nuevas directrices del plan 2016-2018 del que el consejero delegado Rafael Villaseca no quiso adelantar ninguna cifra en cuanto a inversiones futuras.

Según señaló Villaseca, Gas Natural Fenosa sorteó de forma bastante positiva el ejercicio 2015. La compañía registró un beneficio neto de 1.502 millones de euros, lo que supone un aumento del 2,7%. La deuda neta logró reducirla un 7,6% y situarla en 15.648 millones, por debajo de los 16.000 millones que contemplaba el plan estratégico 2013-2015. El 96,3% de la deuda tiene vencimiento a largo plazo y su vida media es ligeramente superior a los cinco años. Gas Natural Fenosa contaba a final de 2015 con una disponibilidad de liquidez de 10.601 millones de euros, equivalente a las obligaciones financiera de más de 24 meses.

El crecimiento de la compañía se sustentó básicamente por la parte de los negocios regulados y en la expansión de las operaciones en Latinoamérica, apoyadas, según el consejero delegado, por un entorno de estabilidad regulatoria. Igual que otras energéticas, los resultados han venido marcados por los precios de las commodities, especialmente del petróleo Brent y por la devaluación de las divisas.

A falta de conocer los entresijos del nuevo plan estratégico, la compañía invertirá este año unos 2.000 millones de euros, de los cuales la mayor parte irá destinada a inversión en redes gasistas. El objetivo básico de la empresa es crecer, en un momento precisamente bastante delicado. En España concretamente, se esperan aumentar este año unos 300.000 nuevos puntos de suministro. A nivel internacional, Perú, México, Colombia y Chile se llevarán el resto.

Inversión en renovables

El mercado eléctrico español es un sector ahora mismo muy maduro por lo que no se barajan partidas importantes. Respecto a qué haría Gas Natural Fenosa si el nuevo Gobierno relanzase el uso de las energías renovables, tanto el presidente como el consejero delegado expresaron que la empresa intentaría estar presente, pero ambos consideran que con el parque actual de generación que hay no serían necesarias nuevos parques de renovables.

“España está en una buena posición respecto a Europa y se debería meditar y hacerlo de forma sensata. Tampoco pido una moratoria, lo que pido es prudencia y que cualquier relanzamiento que se haga que no provoque cargas adicionales en el recibo de la luz”, señaló Villaseca.

En este sentido, insistió Gabarró en que no se deberían dar nuevas subvenciones. “España tiene una capacidad de generación sobredimensionada. No se puede pedir más generación a mercado. Debe haber una gran prudencia en el crecimiento de las renovables porque tenemos un excedente monstruoso en generación eléctrica”, recalcó.

Artículos relacionados