DESDE EL PARQUET

Un buen alivio para Adveo

Las en­ti­dades fi­nan­cia­doras de Adveo le han con­ce­dido la dis­pensa del cum­pli­miento de ra­tios fi­nan­cieros pre­vistos en el con­trato de fi­nan­cia­ción sin­di­cada que sus­cribió en enero de 2015, acor­dando fijar nuevos ra­tios aco­mo­dados a la si­tua­ción de la com­pañía al cierre del ejer­cicio en curso.

Una dispensa sujeta al cumplimento de diversas condiciones; entre ellas, que la ejecución y desembolso de la ampliación, que se someterá a la aprobación de la junta general hoy -4 de mayo-, tenga lugar no más tarde del 31 de julio y por un importe de, al menos, 15 millones de euros. Así como el compromiso de los accionistas representados en el consejo de administración de suscribir conjuntamente en dicha ampliación 9,4 millones de euros.

En el orden del día de la junta, actualizado el 8 de abril, se establece que la autorización que se solicitará para elevar el capital hasta en 60 millones de euros se compondrá de un importe nominal máximo de 33 millones más la correspondiente prima de emisión, que el consejo determine cuando vaya a iniciarse, lo que está previsto tenga lugar a lo largo de la segunda quincena de mayo.

El mercado recibió favorablemente esta noticia, con la que reanuda la recuperación iniciada semanas atrás al calor del plan estratégico, presentado el pasado 22 de marzo. El valor, tras algunas lógicas consolidaciones, opera en el entorno de 4,4 euros y acumula una subida del 42% desde el mínimo intradía de 3,09 euros que marcó el pasado 15 de marzo. El nuevo equipo directivo está poniendo en marcha acciones para estabilizar las partes más débiles del grupo (Iberia y las áreas corporativas), si bien los resultados del primer trimestre de 2016 aún no reflejan la velocidad de crucero esperada. Las reestructuraciones puestas en marcha y la decisión estratégica de renunciar a los clientes no rentables redujeron los ingresos de dicho periodo en un 14%. En cualquier caso, entre enero y marzo obtuvo un beneficio de 38.000 euros, frente a las pérdidas de 376.000 euros de un año antes.

El plan estratégico, que relanzará el grupo, prevé reducir la deuda a menos de la mitad y triplicar el Ebitda. Estima situar la deuda neta en torno a 120 millones de euros en 2019 y el Ebitda en 64 millones, frente a los 21,4 millones de 2015.

Además, la supresión del cumplimiento de ‘convenants’ abre la puerta a la posibilidad de que se pague el dividendo de 0,28 euros brutos por acción, que había aprobado la junta general del pasado 26 de junio de 2015 y que precisamente se decidió suspender el pasado 29 de diciembre, por no cumplir las condiciones del mencionado contrato de financiación sindicada.

Artículos relacionados