LA SEMANA BURSÁTIL

Hacia la zona de máximos anuales

La con­so­li­da­ción pa­rece su­pe­rarse con suaves avances y abre la es­pe­ranza de que pueda zan­jarse el mo­vi­miento la­teral en los pró­ximos días, si el Ibex vence re­sis­ten­cias y es­ta­blece re­cord anua­les. La pa­sada se­mana, el en­torno so­cio-e­co­nó­mico y la es­truc­tura téc­nica del se­lec­tivo re­gis­traron me­jo­ría.

Esta mejora abría la puerta hacia un panorama más tranquilo y optimista ante los interrogantes que se resolverán en junio.

Una mezcla de diversas circunstancias, unida a las manifestaciones de responsables financieros, de ambos lados del Atlántico, y a una mejora en los datos ‘macro’ estadounidenses, fundamentalmente inmobiliarios, ha extendido esta mejor percepción general.

Y es que la combinación de un precio del petróleo, en torno a 50 dólares, junto a unas encuestas sobre el referéndum británico en las que crecían las opiniones favorables a la permanencia en la UE -la libra rebotó-, al tiempo que se llegaba a un principio de acuerdo sobre Grecia, mientras que el BCE anunciaba que revisará en profundidad los motores de rentabilidad de los bancos a nivel empresa y de los modelos de negocio; todo ello junto al hecho de que varios responsables de la Fed justificaban una próxima subida de tipos con la buena marcha de la economía y de las previsiones de inflación, han contribuido a tranquilizar el ambiente y robustecer el fondo del mercado.

De hecho, el cierre ligeramente alcista que registró Wall Street el pasado viernes, a pesar del largo fin de semana que se avecinaba -el lunes se celebra el Memorial Day- y a que la presidenta de la Fed manifestara que, si el crecimiento continúa acelerándose y mejora el mercado laboral, probablemente, sería apropiado subir los tipos de interés en los próximos meses, se interpretó como que el mercado había asimilado, ya que se avecinaba un encarecimiento del precio del dinero.

La duda, a la vista de la evolución de los contratos de futuros, es si esta subida será en la reunión de junio o en la de julio, puesto que un sector del mercado considera que no es apropiado subir tipos en vísperas del referéndum británico.

Ha sido muy significativo comprobar cómo los mercados europeos se orientaron al alza en los últimos días impulsados por valores cíclicos, fundamentalmente bancarios, lo que deja entrever que, aunque no se estiman mejoras inminentes en los resultados del sector, los inversores auguran que la subida de tipos en EEUU confirma una mejora económica, que, en su día, tendrá su reflejo en los resultados empresariales. En el mercado español, las cotizaciones del sector ganaron posiciones en bloque la pasada semana, con la excepción del Popular, que retrocedió un 25% presionado por los problemas que han requerido que diseñe la ampliación de capital, cuyos derechos preferentes de suscripción comenzarán a negociarse en la jornada bursátil del lunes, 30 de mayo. En general la percepción para los valores del sector bancario es que sigan recuperando posiciones.

De esta forma, resurge con fuerza la impresión de que la renta variable es la mejor alternativa de inversión a medio plazo, estimándose que la resolución de los interrogantes que se resolverán este mes (próxima subida de tipos en EEUU, referéndum británico y elecciones en España) podrían marcar el punto de inflexión en la marcha de los resultados empresariales.

Esta semana, a caballo entre mayo y junio, comenzará con una sesión casi de trámite, ya que es festivo el Londres y Nueva York, lo que contraerá la actividad, y su trascurso estará mediatizado por las reuniones que mantendrán el jueves, el BCE y la OPEP, aunque, en principio, no se esperan anuncios especiales en ninguna. En el plano macroeconómico, aumentará la actividad, con datos de precios a ambos lados del Atlántico, si bien el dato más destacado será el balance del empleo en de mayo en EEUU.

El lunes, en la Unión Europea, se publicarán las ventas minoristas de abril en Alemania, el PIB del primer trimestre en Francia, los IPCs armonizados de mayo en Alemania y en España y el sentimiento económico, el clima empresarial y la confianza del consumidor de mayo en la Eurozona.

El martes, en Japón, se dará a conocer la producción industrial de abril. En la Unión Europea, se harán públicos la tasa de paro de Italia en abril, la balanza por cuenta corriente de España en marzo, los IPCs armonizados de mayo de la Eurozona y de Francia, las ventas minoristas de Alemania en abril, la masa monetaria (M3) de abril en la Eurozona y el PIB de Italia en el primer trimestre. En Estados Unidos, se publicarán el índice de precios inmobiliarios S&P/Case-Shiller de marzo, el índice de los jefes de compras de Chicago del mes de mayo, los ingresos y gastos personales de abril y la confianza del consumidor en mayo de Conference Board.

El miércoles, en China, se conocerán los PMI manufacturero y no manufacturero de mayo, así como el PMI manufacturero de Caixin del mismo mes. En la UE, a su vez, se publicarán los PMI manufactureros de la Eurozona, Alemania, España, Francia, Italia y Reino Unido. Por su parte, en EEUU, se harán públicos la encuesta ADP de creación de empleo privado en mayo, el PMI manufacturero de mayo, el ISM manufacturero de mayo, los gastos a la construcción de abril y el Libro Beige de la Fed.

El jueves, en la UE, se publicarán los precios a la producción de la Eurozona en abril y, en EEUU, las peticiones de subsidios de desempleo cursadas la semana anterior.

Finalmente el viernes, en China, se publicará el PMI de servicios de Caixin en mayo. En la UE, se conocerán los PMI de servicios de la Eurozona, Alemania, España, Francia, Italia y Reino Unido. Y, en EEUU, harán públicos la balanza comercial de abril, los pedidos a fábrica de abril, el PMI de servicios de mayo, el ISM no manufacturero de mayo y el balance del empleo de mayo: creación de puestos de trabajo no agrícolas y tasa de desempleo.

Artículos relacionados