UN BANCO EN EL RETIRO

Comercio exterior: las cifras se tuercen

China sigue siendo un pro­blema: re­pre­senta el97% del dé­ficit total

Exportaciones
Exportaciones

Las ci­fras del co­mercio ex­te­rior de marzo y las primer tri­mestre de 2016, no se me­recen esta vez nin­guna ce­le­bra­ción y el go­bierno en fun­ciones ha ac­tuado en con­se­cuen­cia. Han pa­sado des­aper­ci­bi­das. Las ex­por­ta­ciones de marzo me­didas en euros dis­mi­nu­yeron a una tasa in­ter­anual del 3,3%, en tanto que la evo­lu­ción del primer tri­mestre res­pecto al mismo de 2015 apuntó un mo­des­tí­simo in­cre­mento del 0,2%.

Las importaciones en marzo registraron una tasa interanual negativa del 3,6% en euros y del menos 0,7% en el trimestre; corrigiendo el valor de las importaciones por sus precios las cantidades crecieron en un 4,6% y realizando la misma operación con las exportaciones el incremento trimestral fue de un 2,5%.

Entran más mercancías de las que salen, pero la evolución de los precios de unas y otras (petróleo y materias primas) permite que el saldo comercial sea más favorable. En efecto un déficit de 4.943,5 millones de euros en el primer trimestre, frente a 5.524 millones en 2015. Ahora bien el saldo no energético, en el que no se incluye el petróleo, arrojó un déficit de 987,4 millones de euros en el primer trimestre de 2016 frente a un superávit de 1.358,5 millones en 2015.

El déficit no energético tiene una única explicación: China. El déficit con éste país representa el 97,4% del déficit comercial total. España ha conseguido un superávit comercial con la UE y la Eurozona pero por razones equivalentes a las del vertedero de neumáticos de Seseña, incapacidad institucional, no conseguimos dejar de ser el farolillo rojo de los países de la OCDE en la carrera de intercambios con China.

Las cifras del comercio exterior del primer trimestre de 2016 son una seria advertencia: las exportaciones no avanzan mientras que el ritmo de crecimiento de las importaciones en volumen las supera. Por ahora los precios del petróleo salvan la situación. ¿Qué ocurrirá si los ataques del grupo Avenger en el Golfo del Níger se intensifican y se mantiene el estancamiento en Venezuela y Libia y los saudíes decidiesen aprovechar la situación y reducir el bombeo de sus pozos?

La cuenta de los hidrocarburos se encarecería y con ella crecería el déficit comercial, precisamente cuando no conseguimos corregir el déficit presupuestario a la vez que reclamamos condescendencia a las autoridades de Bruselas.

La UE acaba de liberar 10,3 mil millones de euros del plan de ayudas a Grecia acordado en agosto de 2015 por un valor de 86.000 millones de euros. Después de una primera disposición de fondos, 20.000 millones el pasado otoño, Grecia se encontraba en suspensión de pagos si no recibía nuevas aportaciones. Un primer tramo de 7,5 mil millones será liberado en junio y un segundo tramo de 2,8 mil millones en otoño.

En contrapartida Grecia acelerará la privatización de activos públicos, mejorará el funcionamiento del sector energético y bancario y realizará una exigente reforma del sistema de pensiones.

El Eurogrupo se ha comprometido a su vez a aligerar el peso de una deuda pública equivalente al 180% del PIB; una cantidad insostenible como también la exigencia de una superávit primario.

Desde hace tiempo el gobierno alemán viene vendiendo a su electorado que su contribución al rescate griego tiene el carácter de un préstamo y no de una transferencia, es decir nada de lo que Grecia necesita. Ahora bien, si el peso de la deuda griega no se reduce volveremos a una nueva crisis europea en la frontera con el mundo de los refugiados y en vísperas de el referéndum británico.

Alemania vende como préstamo a sus electores el rescate y simultáneamente requiere la presencia del FMI en la operación de salvamento. Pero el FMI , por su parte, condiciona su participación a una auténtica renegociación que haga viable la supervivencia económica de Grecia, o sea, tipos de interés concesionales, alargamiento de los plazos y recorte del principal.

Las autoridades alemanas y europeas lo aceptan, pero solo partir de 2018, pasadas sus respectivas elecciones legislativas. El humo de Seseña no llega afortunadamente hasta El Retiro mientras Europa funciona a su manera, pero funciona.

Artículos relacionados