El ope­rador fe­rro­viario no ha fi­jado un ca­len­dario ofi­cial para re­petir el con­curso

El ‘contrato del siglo’ de Renfe, un caro brindis al sol que sucumbe en el caos jurídico

Se re­trasa la lle­gada del AVE a va­rias ciu­dades es­paño­las, pre­vista para pri­ma­vera

Trenes de Renfe
Trenes de Renfe

Es uno de los grandes pa­ti­nazos ad­mi­nis­tra­tivos y po­lí­ticos de los úl­timos años. El lla­mado con­trato del siglo de Renfe, cuyo ob­je­tivo es la compra de 30 trenes de alta ve­lo­cidad y su man­te­ni­miento por 40 años, por un monto de hasta 2.600 mi­llones de eu­ros, se ha re­ve­lado como un fiasco téc­ni­co-ad­mi­nis­tra­tivo por parte de su in­con­ti­nente pro­mo­tor, el Ministerio de Fomento, y en un brindis al sol po­lí­tico, una fri­vo­lidad que desde un prin­cipio se puso en marcha sa­biendo que la li­ci­ta­ción era un tren hacia nin­guna parte.

Parecía difícil que el gobierno en funciones fuera a atreverse a adjudicar ese chorro de dinero público en este periodo de interinidad política, pero la propia incompetencia de los redactores del pliego de competencia ha sido la que ha dinamitado el proceso.

La decisión del Tribunal Administrativo de Recursos Contractuales (TARC) que desestima la petición de anulación del concurso de compra de trenes AVE de Renfe por parte de Bombardier, pero atiende uno de los argumentos empleados por el fabricante canadiense, ha volado por los aires los plazos de adjudicación del macrocontrato y posiblemente el propio concurso.

La decisión del tribunal anulando la cláusula que prima el porcentaje de fabricación nacional, en contra del más elemental derecho comunitario, obligará al grupo público a cambiar el pliego y establecer un nuevo plazo de presentación de ofertas. El operador ferroviario todavía no ha fijado un calendario oficial para repetir el concurso, pero los plazos se van a alargar en el tiempo. Bombardier cuenta con una fábrica en España, en Trápaga (Vizcaya), y servicios de ingeniería en Madrid. También tienen centros fabriles en el país CAF, Talgo, Siemens y Alstom.

Pero esta resolución del TARC es recurrible. La pueden recurrir las empresas que han participado (CAF, Talgo, Siemens y Alstom) en el concurso con sus ofertas y también lo puede hacer Bombardier exigiendo que se atiendan otros de sus argumentos. Lo pueden hacer por la vía judicial.

Por su parte, Rente tiene que abordar un nuevo procedimiento. Primero, tiene que modificar los pliegos del concurso y aprobar esta modificación en consejo de administración. Después tiene que dar un plazo para presentar de nuevo las ofertas.

El operador ferroviario podría eliminar directamente la españolidad de los pliegos del concurso, tal y como le exige el tribunal que depende de Hacienda, y dejar la puntuación sobre 99 en vez de sobre 100 para no tener que tocar nada más de los pliegos. La otra opción es diluir el punto entre las demás condiciones.

Así que no sólo no habrá adjudicación del contrato del siglo en las próximas semanas. Tendrá que ser el nuevo Gobierno el que tenga la última palabra y según quién gane los comicios, el concurso puede ser incluso retrasado o abandonado.

También le fallan al Gobierno las inauguraciones previstas de nuevas líneas AVE marcha como estaba previsto. Las prolongaciones de la red hacia ciudades importantes como Murcia, Granada, Castellón o Burgos están muy avanzadas pero siguen acumulando retrasos y sus aperturas se posponen al verano o incluso el otoño. Todas estas zonas son graneros de votos del PP y por tanto el partido de Rajoy pierde una baza electoral importante de cara a sus aspiraciones.

Artículos relacionados