DESDE EL PARQUET

El objetivo de TRG: no elevar la deuda

La caída de los pre­cios del pe­tróleo y de las ma­te­rias primas está pa­sando fac­tura al Grupo Tubos Reunidos (TRG), ya que ha caído sen­si­ble­mente la de­manda de tu­bería de acero sin sol­da­dura, im­pac­tando con fuerza en la marcha de sus ne­go­cios.

Un entorno que sin embargo no refleja la evolución de sus acciones que, desde el pasado diciembre, acumula una revalorización superior al 11%.

Ante el descenso que se registra en la exploración y perforación de yacimientos de hidrocarburos, debido a su pérdida de rentabilidad a los precios actuales, los responsables de TRG están acelerando la puesta en marcha de acciones y estrategias comerciales para incrementar la competitividad y su posicionamiento en los mercados.

Entre estas acciones destaca la alianza con Marubeni Intochu Steel y JFE Steel Corporation, que se ha plasmado en la nueva planta conjunta de roscado de tubería OCTG, que entrará en funcionamiento próximamente y que permite diversificar y orientarse hacia productos de mayor valor añadido a nivel global.

La ejecución de estas acciones, junto a la optimización continua de la estructura financiera, van a permitir atravesar la situación actual, garantizando su futuro crecimiento.

Con el plan de ahorro de costes y mejora de la eficiencia, iniciado en 2015 con el objetivo de moderar a corto los efectos del bajo nivel de actividad, TRG mantienen la meta de obtener una reducción de costes a nivel de Ebitda de 13 millones de euros en 2016 y de 15 millones de euros de manera estructural desde 2017.

Además se han implementado medidas adicionales, que incluyen rebajas de sueldos de consejeros y directivos, así como expedientes temporales de reducción de empleo en las factorías del grupo.

Al cierre del primer trimestre, la deuda financiera neta ascendía a 179,4 millones de euros, lo que suponía 12,3 millones de euros más que en diciembre de 2015. No obstante, los menores pagos pendientes para la segunda parte del año -el plan de inversiones de 150 millones de euros en nuevos productos y procesos más competitivos, concluyó en 2015- unido a la continua mejora del circulante, que disminuyó en 3 millones en los primeros tres meses del año, se estima que permita alcanzar el objetivo de no incrementar la deuda del grupo respecto a los niveles de 2015 al cierre del ejercicio en curso.

Los responsables del grupo opinan que el avance de estas medidas de mejora de eficiencia operativa y de ahorro de costes deberá traducirse en un aumento de los resultados. Adicionalmente, consideran que la finalización del proceso de reducción de stocks en algunos mercados, permite también esperar algunas progresivas mejoras en el entorno a medida que avance el año.

Artículos relacionados