Los in­ver­sores ex­tran­jeros fuerzan grandes des­cuentos para en­trar en las nuevas ope­ra­ciones

Los grandes fondos exprimen en las salidas a bolsa de Telepizza y Dominion

Hay di­nero para las em­presas que dan el salto al par­qué, pero sólo en la parte baja de las hor­qui­llas de pre­cios

Telepizza
Telepizza

Telepizza y Dominion de­butan este miér­coles en el par­qué. Las dos com­pañías pro­ta­go­nizan las dos pri­meras sa­lidas a bolsa de un 2016 en el que tras una larga se­quía los ex­pertos prevén una ava­lancha de es­trenos en el par­qué. Las dos ope­ra­ciones han de­mos­trado que hay in­terés por las buenas his­to­rias em­pre­sa­riales por parte de los grandes in­ver­sores in­ter­na­cio­na­les, que han cu­bierto las ofertas con ale­gría y mucha ve­lo­ci­dad.

Por lo tanto, la buena noticia para las empresas españolas que quieren dar el salto a la bolsa es que hay dinero. Pero no todo es de color de rosa, porque los grandes fondos extranjeros han dicho sí a las nuevas salidas a bolsa (en las que han cubierto la inmensa mayoría de los 700 millones de euros recaudados en las dos ofertas) con condiciones. Tanto en el caso de la cadena de comida rápida como en el de la compañía de tecnologías de la información han exigido grandes descuentos para comprar las acciones.

Telepizza sale a bolsa a un precio de 7,75 euros por acción (que valora el grupo en unos 800 millones de euros), muy cerca del nivel más bajo de la banda de precios que había fijado inicialmente entre los 7 y los 9,5 euros y que luego redujo hasta otra menos agresiva entre los 7,75 y los 8,75 ante la falta de interés de los grandes fondos por comprar con una valoración de empresa superior a los 1.000 millones de euros.

Dicho de otra forma, los inversores extranjeros que han copado el 90% de la OPV de Telepizza han tumbado las enormes expectativas de los bancos de inversión que han sacada la compañía a bolsa y que valoraban Telepizza en hasta 1.350 millones de euros. Una cifra que se ha demostrado que estaba fuera de la realidad en un escenario económico todavía incierto y teniendo en cuenta que Telepizza es una compañía que según sus propias estimaciones no registrará resultados positivos este año.

"Las ofertas de Telepizza y Dominion demuestran que las expectativas de los vendedores y la voluntad de los compradores están muy alejadas. Si una empresa quiere salir a bolsa tiene que aceptar descuentos muy significativos, algo que casi con toda seguridad se repetirá en la próxima colocación de Parques Reunidos y en las que puedan venir después", aaseguran desde un banco nacional muy activo en este tipo de operaciones.

Aviso para navegantes

Las dos primeras ofertas del año suponen un aviso para navegantes. En el caso de la filial de Cie Automotive, el precio de colocación para la emisión de casi 55 millones de acciones ha quedado fijado en los 2,74 euros, también a un paso de la parte baja de la banda que oscilaba entre los 2,6 y los 3,2 euros por títulos. Por lo tanto, la compañía no conseguirá su objetivo más agresivo de saltar al mercado con una valoración de 500 millones de euros.

"Después de las últimas medidas del Banco Central Europeo (BCE) hay mucha liquidez en el mercado, pero eso no quiere decir que los inversores estén dispuestos a comprar cualquier cosa a cualquier precio. El dinero es selectivo, y más en un mercado como el español en el que el resultados de las últimas salidas a bolsa es, con algunas grandes excepciones como la de Aena, decepcionante. La parte positiva de los descuentos exigidos en Telepizza y Dominion es que darán mayor recorrido alcista a las cotizaciones, lo que puede dejar buen sabor de boca para las que vengan después", señala un banquero de negocios de una firma internacional.

Las dos nuevas salidas de bolsa dan el pistoletazo de salida a un año que puede ser my activo en este segmento. Si se mantienen los planes, la siguiente en pisar el parqué será Parques Reunidos, que podría llegar a bolsa con una valoración máxima de unos 1.500 millones de euros. A contrario que Telepizza o Dominion, la empresa de parques temáticos y de ocio sí repartirá dividendo, a partir de 2017. Del éxito de las tres ofertas dependerá que otras muchas puedan dar el salto al parqué con unas reglas del juego muy estrictas. De momento, los grandes fondos han sacado la tijera y sólo están dispuestos a comprar con grandes descuentos.

Artículos relacionados