Las estafas al seguro costaron 550 millones en 2015, con más de 300.000 intentos de fraude

Seguro del automóvil.
Seguro del automovil

Los in­tentos de fraude al se­guro tu­vieron un im­pacto en el sector de 550 mi­llones de euros en 2015, cuando se pro­du­jeron 306.000 re­cla­ma­ciones frau­du­len­tas, según las es­ti­ma­ciones rea­li­zadas por las ase­gu­ra­doras tras un sondeo ela­bo­rado por la pa­tronal Unespa.

En concreto, el número de intentos de fraude recoge los siniestros simulados, inducidos e inventados, así como los incidentes fortuitos en los que los perjuicios padecidos fueron exagerados. En un comunicado, Unespa ha reducido los fraudes a un "colectivo minoritario que busca lucrarse ilícitamente a costa del resto de asegurados".

Para ello, la patronal ha esgrimido que las aseguradoras atendieron 51,7 millones de siniestros durante el pasado año. En el conjunto del seguro, las entidades estiman que un 1,22% de los partes que reciben son fraudulentos.

La cobertura que presenta una mayor propensión a las estafas son los daños corporales en accidentes de tráfico. Detrás de un 5,35% de estos siniestros hay un fraude. Le siguen otras coberturas de autos como el robo (3,79%) y los daños materiales (1,80%).

EL 50% DE LAS CANTIDADES, RECLAMADAS POR ACCIDENTES DE TRÁFICO.

Tomando como referencia las cantidades que se aspira a defraudar, el seguro de automóviles se sitúa claramente otra vez en cabeza. Este ramo concentra más de la mitad de los importes reclamados de manera ilícita (53%). "En buena media, esas cuantías corresponden a indemnizaciones pagaderas por la cobertura de responsabilidad civil por daños a las personas", ha explicado Unespa.

Los engaños al seguro del hogar aparecen en segunda posición, ya que suponen un 20% del dinero que se intenta defraudar. En el ramo de vida hubo un intento de estafa detrás de sólo un 0,86% de los siniestros de este ramo, aunque la cuantía que reclamaban estos pocos incidentes ascendía a 34 millones de euros (6,21% del total).

La patronal del seguro ha puesto en valor la eficiencia que tienen las medidas que adoptan las aseguradoras para combatir el fraude. Un informe recién publicado por Investigación Cooperativa de Entidades Aseguradoras (ICEA) muestra cómo por cada euro invertido en investigar los casos sospechosos, las aseguradoras logran evitar el pago de 32,90 euros en indemnizaciones indebidas.

Artículos relacionados