El juez que ha au­to­ri­zado la ope­ra­ción ase­gura que el pro­yecto "es serio y tendrá in­ver­sio­nes"

La venta del aeropuerto de Ciudad Real amenaza la joya de la corona de Aena

Ojo con la ope­ra­dora: su ho­ri­zonte de cubre de nu­ba­rrones por la com­pe­tencia

Aeropuerto de Ciudad Real
Aeropuerto de Ciudad Real

La joya de la co­rona de Aena va a tener que vér­selas con un com­pe­tidor en breve. Un rival de na­tu­ra­leza pri­vada y que puede su­poner una ver­da­dera ame­naza a la senda de cre­ci­miento del ente al dispu­tarle el ne­go­cio. El ae­ro­puerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas, el mayor hub del sur de Europa, tendrá que ba­tirse con los nuevos pro­pie­ta­rios del fa­raó­nico e inu­ti­li­zado –hasta ahora- ae­ro­puerto de Ciudad Real, una ins­ta­la­ción bien equi­pada y que cuenta con los úl­timos avances de la ae­ro­náu­tica y se ubica apenas a 50 mi­nutos de Madrid por línea AVE, a la que tiene fácil y rá­pido ac­ceso.

Si atendemos a la información que ha avanzado el juez que ha subastado el aeródromo manchego, el proyecto es serio y supondrá inversiones y creación de empleo. El Aeropuerto Don Quijote ha sido comprado por 56,2 millones de euros por CR International Airport SL.

De hecho, el juez va a poner en conocimiento de entidades como la propia Aena, Aviación Civil, Subdelegación del Gobierno y resto de administraciones implicadas la venta del aeropuerto con el fin de poder tramitar la licencia que permita de nuevo operar desde esta infraestructura.

A falta de conocer los detalles del proyecto y el modelo de negocio que pondrá en marcha el nuevo propietario, algo que detallará el juez en breve a través de una providencia, sí parece claro que una política agresiva en las tarifas al usar el aeropuerto puede atraer a las pujantes aerolíneas low cost y darle un considerable mordisco a la cuota de mercado del aeródromo que es piedra angular de la red de Aena.

De momento, con casi 11 millones de pasajeros (un 11,9% más), el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas repitió en el primer trimestre de 2016 como la instalación con mayor tráfico de viajeros de España. El aeródromo madrileño registró 87.084 aterrizajes y despegues (+6%). Solo en marzo registró más de 3,9 millones de viajeros (un 9% más) y 30.497 operaciones (+3,9%).

Globalmente, los aeropuertos españoles pertenecientes a la red de Aena registraron 42,7 millones de pasajeros durante el primer trimestre de 2016 (un 14,4% más que en el mismo periodo del año anterior) y un total de 406.855 aterrizajes y despegues (un 9% más), según los datos del gestor aeroportuario de titularidad mixta. El negocio de Aena crece apoyado en el bajo precio del combustible —que anima a las aerolíneas a recuperar o abrir rutas que de otra forma no serían rentables—, la inestabilidad geopolítica y de seguridad en los principales destinos turísticos del Mediterráneo y el hecho de que Semana Santa haya caído en marzo este año.

Otro negocio de Barajas que puede verse amenazado es el de la carga. La infraestructura madrileña es la primera de España también en este campo, a gran distancia de los demás. Así, los cuatro aeropuertos que más mercancías movieron en el primer trimestre fueron Adolfo Suárez Madrid-Barajas con un 7,3% más (97,4 millones de toneladas), Barcelona-El Prat con un 16,5% más (31,1 millones de toneladas), Zaragoza con un 19,7% más (23,3 millones de toneladas) y Vitoria con un 20,5% más (12,4 millones toneladas). La ubicación logística de Ciudad Real es óptima tanto por su localización como por las infraestructuras que unen a la capital manchega con el resto del país. El precio de uso del aeropuerto será por tanto decisivo y viendo lo que ha pagado el nuevo dueño, tendrá margen para exprimir las tarifas sin perder dinero.

Artículos relacionados