El precio del suelo ur­bano en las lo­ca­li­dades de más de 50.000 ha­bi­tantes subió en 2015 un 4,6%

El alquiler renta cuatro veces más que la deuda soberana y despierta a los inversores

El inicio de nuevos in­mue­bles puede du­pli­carse este año, hasta si­tuarse entre 100.000 y 175.000

Alquiler
Alquiler

Pese a las úl­timas sa­cu­didas que han dis­pa­rado la ren­ta­bi­lidad de la deuda so­be­rana, en con­creto la de re­fe­rencia por an­to­no­ma­sia, el bono a 10 años, hasta cotas cer­canas al 1,5%, el mer­cado del al­quiler de vi­vienda está emer­giendo como un ver­da­dero re­fugio para el di­nero de los in­ver­sores más des­pier­tos. La razón son las ren­ta­bi­li­dades me­dias que está al­can­zado este tipo de ac­tivos puestos en al­qui­ler, que ronda nada menos que el 5,5%, según un in­forme de la Sareb, el lla­mado Banco Malo.

Se trata de un rendimiento que hoy día sólo pueden ofrecer algunas grandes empresas cotizadas con una suculenta retribución por dividendo pero sometidas a una volatilidad y a un fondo de mercado nada reconfortante.

Comprar una casa para alquilarla ofrece una rentabilidad a cierre de 2015 que multiplica por tanto en casi cuatro veces la del bono a 10 años y en varias veces más lo que ofrecen los depósitos. No está nada mal y por eso "se espera un crecimiento del 'stock' de vivienda nueva" para este año y por eso las expectativas sobre el mercado inmobiliario residencial son "positivas", puesto que la vivienda "ha recuperado su atractivo como producto de inversión", añade el banco malo en su 'Informe de mercado inmobiliario 2015'.

Gracias a ese atractivo, esta entidad prevé un aumento de la construcción de viviendas en más del doble para este año, hasta situarse entre las 100.000 y las 175.000 viviendas iniciadas. Mucha oferta adicional para un mercado que sigue sin dar salida al enorme inventario de vivienda acumulado durante la larga crisis.

Bajo estas condiciones, los precios no han acabado todavía de tomar un rumbo alcista consistente y generalizado. En 2015 fue un ejercicio con un "comportamiento heterogéneo", ya que prácticamente todas las capitales alcanzaron su mínimo e iniciaron ya "cierta recuperación".

Lo que sí sube de forma decidida es el precio del alquiler, que se ha incrementado un 4,3% en el primer trimestre del año, mientras que en tasa interanual el aumento se situó en el 5,2%, según datos de idealista.com. La evolución de los precios del alquiler evidencia que está claro que hay una enorme demanda de vivienda en alquiler, y que la oferta está subiendo con fuerza, según los expertos de este portal.

Los movimientos del mercado finalista se dejan notar ya en el punto de arranque del ciclo inmobiliario. Los precios medios del suelo urbano en las localidades de más de 50.000 habitantes han subido al cierre de 2015 un 4,6% tras situarse en 300,8 euros por metro cuadrado, según la estadística del Ministerio de Fomento que realiza a través de los datos facilitados por el Colegio de Registradores de la Propiedad y Mercantiles de España.

Dentro de estos municipios, los precios más altos se dieron en las provincias de Madrid (572,7 euros), Barcelona (500,9) y Guipúzcoa (403.4). Los más bajos están en las provincias de Albacete (93,8 euros), Asturias (102,3) y León (120,8).

El repunte en la construcción de viviendas vendrá acompañado de un aumento "moderado" de la oferta disponible de oficinas. En este sector el 45% de la inversión viene de la mano de las socimis. Por ciudades, para 2016, la Sareb espera que Madrid incorporará 90.189 metros cuadrados, de los cuales aún está disponible el 12%, mientras que Barcelona incorporará 56.700 metros cuadrados, de los que aún tienen un 64% disponible.

Concretamente, la sociedad prevé un crecimiento positivo de este mercado, "pese a que la oferta continuará sin satisfacer la demanda, continuarán las buenas condiciones de financiación".

Por su parte, El Banco de España estima que la construcción de viviendas "apunta a una prolongación de la mejora en este segmento", según los datos de la concesión de visados de inmuebles nuevos, mientras que "la licitación oficial en obra civil sigue mostrando una notable atonía".

Artículos relacionados