MI PALCO SOBERANO

Cataluña y la teoría del doble referéndum

PSC y En Comú Podem dan vueltas a la teoría de un doble re­fe­rén­dum, en caso de formar go­bierno.

Miquel Iceta: “Unió deja en evidencia todo el ...
Miquel Iceta.

Miquel Iceta, líder del Partido Socialista de Catalunya (PSC) y Xavier Domènech, de En Comú Podem (ECP) – la ver­sión de Podemos, en Cataluña – re­ci­bieron el en­cargo de Pedro Sánchez (PSOE) y Pablo Iglesias (Podemos), de buscar so­lu­ciones al tema ca­ta­lán, con vistas a un even­tual acuerdo de go­bierno de iz­quier­das. De al­guna ma­nera se han sa­cado las pulgas de en­cima, en­viando a Barcelona la bús­queda de po­si­bles com­pro­misos de fu­turo.

De momento, el portavoz en el Congreso de ECP, Xavier Domènech, ya ha dicho que sin un consenso sobre “el derecho a decidir”, el eventual acuerdo PSOE-Podemos “encallará”. Miquel Iceta, cuyo partido estaba por la consulta hace un par de años, intentará acercar posiciones, aún a sabiendas que la última palabra del PSC la tiene siempre el PSOE.

¿Cuál sería el andamio que, por lo menos, permitiría avanzar? Se abre paso la teoría de un doble referéndum, una vez aprobada una reforma constitucional, en la próxima, o en futuras legislaturas. Carmen Chacón, una de las figuras claves del PSC y ex ministra en la legislatura del presidente José Luis Rodríguez Zapatero, sugiere que debería celebrarse, primero, un referéndum a escala nacional que ratificase una Constitución reformada, de corte federal. Y, posteriormente, un referéndum más a nivel de Cataluña – quizás también en Euskadi – que aprobase, o rechazase, un segundo referéndum, se supone más ajustado a sus demandas. Total, un verdadero encaje de bolillos.

¿Por qué? Primero, por las dificultades de explicar al conjunto de los electores que son necesarias dos consultas. Después, porque, en Cataluña, una parte del electorado – casi la mitad, 47,8 %, en función de los resultados de las últimas elecciones autonómicas – y el propio gobierno, están ya en otra fase: la de avanzar en el proceso hacia la independencia, aunque están surgiendo diferencias entre Junts pel Si (J&S) y la CUP, sobre la velocidad y profundidad del proceso.

Domènech ha sugerido que el punto intermedio donde puede haber consenso, al menos entre PSC y En Comú Podem, es un solo referéndum en el que se pregunte sobre si Cataluña debe ser, o no, un “Estado independiente”. Y, en caso de ganar el “no” haya una alternativa clara – ¿un Estado Federal? – que supere el actual statu quo.

El tema central, en caso de improbable acuerdo de gobierno, o de abstención de Podemos en el voto, radica en cómo pueden saltar la presunta “línea roja”, de la que ya nadie habla, que Podemos, y en particular En Comú Podem, colocaban de antemano a cualquier intento de pacto.

En cualquier caso, el tema catalán continuará siendo un asunto clave para el próximo gobierno. Ya sea el que surja de un compromiso de última hora, o el que decidan las urnas en unas próximas elecciones. De momento la teoría del doble referéndum es eso: una teoría.

Artículos relacionados