La re­saca de un año 2015 ex­tra­or­di­na­rio, con más de 600 mi­llones de in­ver­sión, y las dudas sobre la si­tua­ción geo­po­lí­tica se dejan notar

Mal año para las startups: la inversión en nuevos proyectos se desploma más del 50%

En Europa los fondos cap­tados en 2015 su­maron 13.400 mi­llo­nes, má­ximo his­tó­rico y 5.000 mi­llones más que en 2014

Programa BStartup
Programa BStartup

El uni­verso startup ofrece señales de en­trar en un nuevo ci­clo, señales de ma­du­rez. El arranque del año ha sido flojo en España y se suma a una ten­dencia al en­fria­miento re­la­tivo que viene de Europa. Los in­ver­sores pa­recen buscar el asen­ta­miento de las ope­ra­ciones y la ra­cio­na­li­dad. Y de mo­mento, y por cómo se van su­ce­diendo los acon­te­ci­mien­tos, las únicas que pa­rece que están dis­puestas a in­vertir más fondos son las grandes em­presas que cuentan con ace­le­ra­do­ras.

La resaca de un año 2015 extraordinario, con más de 600 millones de inversión, y las dudas sobre la situación geopolítica global y nacional se dejan notar en un decepcionante arranque del año. La cifra de 2015 supuso un aumento de casi el 83% con respecto al volumen recaudado el año anterior, en el que se alcanzaron los 326 millones según los datos de Venture Watch.

Se han invertido más millones en 2015, pero el número de operaciones no ha aumentado más que un 1,5% lo que puede confirmar que estamos entrando en un mercado maduro sin una generación masiva de actividad en nuevas start up. Además, tras un ejercicio intenso, los fondos tienen que buscar capital y las startups tienen que esperar a que estos se reagrupen. Todos estos factores se dejan notar.

Según las cifras de TTR - Transactional Track Record - enero ha empezado flojo en operaciones registradas, con apenas 10 rondas de financiación, lo que supone una caída de más del 50% respecto al mismo periodo del año anterior. Algo mejor parada sale la comparación si hablamos de importe de las operaciones. Se ha moderado el ritmo de las inversiones, pero se está invirtiendo más en cada una de ellas -en torno a los 16,2 millones de euros.

Mirando hacia atrás, 2015 pasará a la historia por ser el primer ejercicio en el que se rompió la barrera del medio billón americano en volumen de inversión total a startup en España y por el aumento en el número de operaciones. Doce meses en los que el capital riesgo ha apostado, sobre todo, por firmas financieras de base tecnológica y del sector del ecommerce.

En Europa, también se ha cosechado un gran 2015 pero la inversión ya dio signos de desaceleración en el tramo final de 2015. La inversión en startups el año pasado fue de 13.400 millones de euros, máximo histórico y 5.000 millones de euros más que en 2014 y casi, 8.000 millones más que en 2013.

Son datos del informe Venture Pulse de KPMG, que sin embargo apuntan que la inversión disminuyó en 500 millones en el cuarto trimestre de 2015. Estos 500 millones de euros suponen un descenso del 14% respecto al tercer cuatrimestre. No obstante, esta caída es inferior a la vivida en el resto del mundo, puesto que en los tres últimos meses del año se redujo la inversión en 11.500 millones de dólares, casi un 30% que en el trimestre anterior.

Es difícil saber si la desaceleración de la inversión en startups será la tendencia. Aunque las inversiones en Europa estén en niveles históricos, no están al nivel de las Estados Unidos. Esta es una de las razones por las cifras no han caído tanto. Hay menos preocupación porque se ha sido menos ambicioso, según los expertos de la consultora. En poco tiempo saldremos de dudas.

Artículos relacionados