La in­te­gra­ción en Internet y los con­te­nidos des­plazan a la si­tua­ción la­boral como prin­cipal preo­cu­pa­ción de los pro­fe­sio­nales

Brotes verdes para el periodismo en España

Informe ela­bo­rado por el ga­bi­nete de in­ves­ti­ga­ción Ceres para Gas Natural Fenosa

Sin título
Jordi Garcia Tabernero.

La adap­ta­ción a las nuevas tec­no­lo­gías e in­ternet sigue siendo el reto que más quita el sueño a los pe­rio­distas es­paño­les, se­guido del rigor y ca­lidad de los con­te­nidos y la in­de­pen­dencia en el ejer­cicio de la pro­fe­sión. Esta es la prin­cipal con­clu­sión de la ter­cera edi­ción del Estudio sobre la pro­fe­sión pe­rio­dís­tica, ela­bo­rado bajo el pa­tro­cinio de Gas Natural Fenosa, que por otro lado arroja atisbos de es­pe­ranza sobre as­pectos como la si­tua­ción la­boral y eco­nó­mica de me­dios y tra­ba­ja­dores del sec­tor.

El estudio ha sido elaborado por el gabinete de investigación Ceres para Gas Natural Fenosa a través de una encuesta realizada a 111 periodistas que tienen relación con Comunicación Externa de la compañía catalana. Durante la presentación del mismo, Jordi García Tabernero, director general de Comunicación y gabinete de presidencia de Gas Natural Fenosa, ha explicado que los problemas económicos han descendido notablemente en el ranking de preocupaciones de los profesionales de la prensa, algo que calificó como “buena noticia”.

Así, cuestiones como la precariedad, los despidos o los salarios han dejado paso a “aspectos intrínsecos de la profesión” como la calidad de los contenidos, la credibilidad y la independencia. Este cambio de tendencia, según Tabernero, “es un indicio de que la crisis ha tocado fondo”.

Retos de ayer y de hoy La integración en Internet y la adaptación a las nuevas tecnologías repite en la cima de la lista, lugar que también ocupó en las ediciones de 2013 y 2011, con un 26% de profesionales que lo identifican como el mayor desafío al que tendrán que enfrentarse en el futuro. En el segundo puesto se coloca transmitir credibilidad (23%), que experimenta una fuerte subida respecto al 13% de la edición anterior. Completa el podio la información de calidad, con un 17%, seguida de cerca por la independencia de poderes (14%).

Después de unos años convulsos en los que se perdieron 12.000 empleos y cerraron 375 soportes, los periodistas perciben que el sector está saliendo de la UVI. La inquietud por la precariedad laboral ha bajado del 22% de 2013 –año en que ocupó el segundo puesto del ranking- al 12% de 2015. También pierde importancia la sostenibilidad económica, que pasa del 17 al 11%. El porcentaje de periodistas que al ser preguntados por su mayor preocupación responden simplemente ‘sobrevivir’ también desciende, del 10% de la anterior edición al 8% de la actual.

Tabernero ha destacado la aparición de dos “nuevos retos” en la lista: la profesionalización del periodismo y la necesidad de conocer mejor a la audiencia. Ambos, ausentes de ediciones anteriores, registran un 4%.

Se observa un descenso de los profesionales que creen que el periodismo ha perdido influencia respecto de los poderes político y económico (del 66% de la edición anterior al 59% de 2015), pero los que manifiestan esta opinión siguen ganando por goleada a los que creen que ha ganado influencia (19%) o se mantiene igual (16%). En cuanto a los motivos que explican esta pérdida de influjo, se sitúa como número uno la existencia de ‘poderes muy poderosos e influyentes’ (12%). La medalla de plata es para la dependencia económica de los medios, aunque Tabernero destacó la “bajada brutal” de este último, que pasa del 22% al 10%.

Los que por el contrario sostienen que el sector tiene ahora más peso fundamentan su opinión en la diversidad de canales de información (6%); el incremento de los canales (4%) y porque los políticos necesitan el apoyo de los medios (3%).

Al abordar el bloque que analiza la libertad de los periodistas para ejercer sus funciones, Tabernero comentó que los resultados tienen una “lectura positiva”, puesto que el porcentaje de profesionales que manifiestan que ha disminuido su libre albedrío a la hora de realizar las informaciones ha bajado del 53 al 40%, volviendo a niveles similares a los de 2011 (37%). No obstante, el director de Comunicación de Gas Natural reconoció que sigue siendo una cifra “muy elevada”.

La consolidación de Twitter

Tabernero ensalzó a Twitter como “un canal de comunicación consolidado”, apoyándose en los datos del informe, que constata que un 79% de periodistas lo utiliza a diario o casi a diario. El estudio, eso sí, subraya que se trata de una herramienta complementaria para el profesional de la prensa, en ningún caso la principal.

Esta red social permite estar al día de lo que sucede, contactar de forma directa con las fuentes de información e interactuar con la audiencia. Asimismo, Twitter permite al periodista “difundir su propio trabajo”, en palabras de Tabernero. La importancia de Twitter crece entre los trabajadores de la prensa, como demuestra la valoración media de 6,56 que le conceden los encuestados, frente al 5,08 de otras redes sociales y el 4,62 de los blogs.

Por otra parte, los periodistas encuestados valoran mejor que en otras ediciones los contenidos que elaboran: la objetividad sube de 5,6 a 6 puntos y el interés de 6,94 a 7,3. En este sentido, Tabernero, aunque descartó que la situación laboral y económica del sector vuelva a los niveles previos a la recesión, explicó que la crisis “también aporta cosas buenas, ya que aumenta la eficiencia de las empresas y la capacidad de reinventarse de los profesionales”.

Tabernero hizo una encendida defensa de la capacidad de los periodistas españoles –“no tienen nada que envidiar a los de otros países”- pero advirtió de las consecuencias que la precarización de las empresas de prensa puede acarrear para el producto final: “ha condicionado las plantillas, lo que a largo plazo puede tener influencia en la calidad de la información”.

En la presentación también hubo tiempo para comentar el segmento del estudio dedicado a la información económica. El director de Comunicación de Gas Natural indicó que todos los parámetros suben respecto a la edición de 2013, alabando la “calidad excepcional” de los profesionales españoles dedicados a esta materia. La valoración media que los encuestados conceden al interés de la información es 7,30; a la claridad en su exposición, 6,57; y a la objetividad de la información, 6.

Consulta aquí la Carta Jordi Garcia Tabernero completa

Consulta aquí el Estudio Periodistas 2015

Artículos relacionados