Dedican más de 8.600 mi­llones a am­pliar su car­tera de in­mue­bles, un 173% más

Las socimis bajan la inversión en inmuebles y se fijan en activos logísticos

El mer­cado in­mo­bi­liario es­pañol su­peró al de países tra­di­cio­nal­mente fuertes como Italia, Noruega o Irlanda

Oficinas
Sosegan la compra de oficinas

El in­cre­mento de la in­ver­sión in­mo­bi­liaria en España en 2015 tuvo como claro pro­ta­go­nista a las so­cimi. Las cuatro prin­ci­pales es­tu­vieron muy ac­tivas e in­cre­men­taron ca­pital y el pe­rí­metro de su ba­lance a través de in­ver­siones cons­tantes en ac­tivos de ca­li­dad. Sin em­bargo, el arranque de este nuevo ejer­cicio nos plantea un pa­no­rama algo más so­se­gado.

La adquisición de activos por su parte parece haberse tomado un respiro. Las dudas sobre el contexto económico general y sobre la formación del gobierno del país en particular explicarían esta tendencia, aunque no sólo. Las cifras de inversión fueron realmente espectaculares en 2015 y sólo por eso, será difícil reeditarlas.

Destinaron nada menos que 8.636 millones a ampliar su cartera de oficinas y otros inmuebles, un 173% más que en 2014. Las cuatro grandes socimi, Merlin Properties, Hispania, Axiare y LAR, acumulan una capitalización bursátil de más de 5.000 millones de euros. Sus ingresos durante el año pasado ascendieron a 326 millones de euros, el triple que el año anterior. Ganaron el año pasado 251,2 millones de euros, lo que supone casi multiplicar por tres el beneficio obtenido el año anterior de 89,5 millones, según las cuentas anuales.

De cara a 2016, sus preferencias de inversión además han virado algo. Las altas rentabilidades de los activos logísticos ha sido señalada repetidamente por las socimis en sus informes de resultados, según Ahorro corporación, y, no en vano, Merlin ha declarado que espera doblar su peso en su cartera superando el 10% del total de aquí a 2018.

Para este año se espera que se mantenga el interés en oficinas y retail por parte de los inversores nacionales, encabezados por las socimis, y la entrada de nuevos fondos extranjeros con fondos de pensiones y aseguradoras como principales protagonistas, según el informe International Investment Atlas de mercado global de inversión, elaborado por Cushman & Wakefield.

Para 2016, España se afianzará y liderará la entrada de nuevos activos junto a Reino Unido e Irlanda. Madrid y Barcelona seguirán siendo los principales destinos. La capital, una opción preferente de inversión en locales comerciales y oficinas, mientras que la ciudad catalana captará especial interés en la logística. Por su parte, las ciudades secundarias crecerán en su atractivo para inversores especializados en la reconversión de proyectos comerciales.

Los estudios que van apareciendo confirman que el año pasado fue un año para enmarcar en la historia del sector inmobiliario español. El volumen de inversión en 2015 dejó unos resultados nunca vistos hasta ahora en España, con un crecimiento del 23% interanual con 10.300 millones de euros, según los datos de Cushman & Wakefield. España se situó en la sexta posición a nivel continental, y el 12º a nivel mundial, así como líder entre las regiones del sur de Europa, al superar a mercados tradicionalmente fuertes como el de Italia, Noruega o Irlanda.

Las socimi son empresas cotizadas, que se rigen por una normativa aprobada por el Gobierno a finales de 2012, que les otorga ciertas ventajas fiscales. Estas sociedades adquieren activos inmobiliarios, oficinas, edificios, centros comerciales u hoteles, para conseguir rentas de alquiler. Los beneficios que generan están exentos del impuesto de sociedades si más del 80% de su facturación procede arrendamientos de inmuebles que formen parte de su cartera al menos tres años.

Artículos relacionados