Las dos en­ti­dades aco­me­tieron im­por­tantes am­plia­ciones de ca­pital hace un año

Santander y Sabadell son los únicos bancos que captan más accionistas

BBVA pierde más in­ver­sores que Bankia y el mayor des­censo es para Bankinter

Banco Sabadell
Banco Sabadell

La des­con­fianza de los mer­cados sobre los bancos es­pañoles se ha pro­lon­gado du­rante mu­chos me­ses, pero esas re­ti­cen­cias no han pro­vo­cado una fuga ge­ne­ra­li­zada. Santander y Sabadell han ter­mi­nado el pa­sado ejer­cicio con más ac­cio­nistas y eso que fueron los dos bancos que am­pliaron ca­pital hace justo un año por mo­tivos dis­tin­tos. En con­tra­po­si­ción, BBVA es que el que pierde más in­ver­sores en tér­minos ab­so­lu­tos, in­cluso por en­cima de Bankia, aunque en tér­minos re­la­tivos la mayor pér­dida es la que en­caja Bankinter.

Ni la macroampliación de capital por 7.500 millones de euros ni el cambio en la política de dividendos que se aprobaron en enero de 2015 se han revelado como un lastre para que el Santander de Ana Botín haya logrado ampliar su base de accionistas durante el pasado ejercicio.

Aunque a mediados de año, el grupo perdía un 2,3% de inversores, con poco más de 3,2 millones de accionistas, el banco ha conseguido enderezar en la segunda mitad del ejercicio esa evolución negativa y ha cerrado 2015 con 3,57 millones de accionistas, lo que supone un incremento del 10,3%.

Banco Sabadell, que hace un año anunciaba la compra del británico TSB y una ampliación de capital de 1.600 millones para esa operación, es el segundo banco que ha logrado incrementar su base accionarial en un 14,88%, hasta los 265.935 inversores al cierre del pasado mes de diciembre.

Algunos analistas y expertos se cuestionaban el primer gran movimiento internacional del grupo presidido por José Oliu, ya que encadenaba una nueva ampliación de capital y exigía más esfuerzo a sus accionistas tradicionales. Sin embargo, el Sabadell ya mostraba una evolución positiva en la captación de inversores. En el primer semestre, su base se había ampliado en casi un 12%.

Santander y Sabadell se convierten, de esta manera, en las únicas excepciones entre los bancos españoles que, en menor o mayor grado, han perdido accionistas durante el pasado ejercicio.

Desconfianza

El BBVA, que ya terminaba 2014 por debajo del millón de inversores, ha asistido a la fuga de 26.153 accionistas, lo que supone un descenso del 2,72% hasta un total de 934.000. El persistente discurso sobre la transformación digital de su presidente, Francisco González (FG), y sus movimientos en Turquía o China no parecen convencer a algunos de los potenciales inversores.

En términos absolutos, BBVA pierde más accionistas que Bankia, siempre en el foco y cuestionado por su polémica salida a bolsa en 2011. Pese a que el grupo presidido por José Ignacio Goirigolzarri ha ofrecido el mayor beneficio en España y el banco pagó su primer dividendo de la historia el pasado ejercicio, un total de 21.622 accionistas han salido de su capital, lo que supone un descenso del 4,7% hasta quedarse con cerca de 436.000 inversores.

Más acusada es la caída en el caso de Bankinter (6,61%), del que en el pasado ejercicio se han fugado más de 4.300 accionistas. Su base accionarial era de más de 65.000 a finales de 2014 y el pasado año ha terminado en poco más de 61.000. Ni su aventura en Portugal, anunciada a primeros de septiembre, ni los mejores resultados de sus 50 años de historia han logrado retener a esos inversores.

En cambio, el Popular ha capeado mejor la desconfianza de los mercados y eso que su beneficio ha caído hasta poco más de 100 millones de euros al cierre del pasado ejercicio. Es sí, el grupo presidido por Ángel Ron ha perdido más de 2.100 accionistas, aunque la caída tan sólo representa un 0,8% hasta los 270.114 que permanecían en su capital a finales de 2015.

Caixabank tampoco se ha visto muy afectada por la fuga de inversores, aunque por el camino su base accionarial se ha reducido a poco más de 704.000. Bien es cierto, que el grueso del capital del grupo de Isidro Fainé está en manos de la Fundación Bancaria La Caixa a la que se vieron obligados a convertirse.

Artículos relacionados