Presupuestos y leyes de transición

Puigdemont logra una pró­rroga de los pre­su­puestos y el inicio de tres leyes para una transición hacia la in­de­pen­den­cia.

Carles Puigdemont
Carles Puigdemont

En su pri­mera se­sión de con­trol ante el Parlament de Catalunya, el nuevo pre­si­dente de la Generalitat, Carles Puigdemont, logró la apro­ba­ción para la pró­rroga de los pre­su­pues­tos, gra­cias al pacto entre Junts pel Sí (JxS) y la CUP. También el inicio de po­nen­cias para pre­parar tras leyes rup­tu­ristas cara a un Proceso Constituyente, Agencia Tributaria y Seguridad Social. Tanto Ciudadanos, como PP, anun­ciaron in­me­dia­ta­mente que ac­tuarán para que el Estado im­pugne las tres po­nen­cias de tra­bajo orien­tadas a do­tarse de me­ca­nismos hacia a la in­de­pen­den­cia.

“La independencia va en serio” dijo Puigdemont, en su intervención ante el Parlament, dirigiéndose, en particular hacia la bancada de diputados de Ciudadanos y del PP, a quienes recordó que “se habían dado cuenta demasiado tarde”.

En relación con la formación de un nuevo gobierno, el president de la Generalitat dijo que “le iremos a pedir aquello que el pueblo de Catalunya nos ha demandado, es decir, iremos a negociar el camino hacia la independencia”.

La firmeza de las palabras de Puigdemont ante el Parlament, contrastan, sin embargo, con las afirmaciones recientes de no poner un “calendario” al proceso independentistas – se había pactado 18 meses, entre JxS y la CUP– al tiempo que se mostraba abierto a “negociaciones” con el futuro gobierno. Un gobierno en el que esperar tener un interlocutor “lo más alejado mejor” del actual presidente en funciones, Mariano Rajoy.

En los medios de JxS no dan excesiva importancia a que el socialista Pedro Sánchez, encargado de intentar formar gobierno, no haya citado aún a los partidos nacionalistas en su ronda de contactos. Saben que queda tiempo por delante para que Sánchez, con toda seguridad, cite a los portavoces en el Congreso de los Diputados de Democracia i Llibertad (DiL) – ex Convergència Democratica de Catalunya – y Esquerra Republicana de Catalunya (ERC). Dos partidos que, en principio, verían con mejores ojos, incluso con una eventual abstención, un gobierno de coalición entre PSOE y Podemos, mas IU, que no una coalición entre PSOE y Ciudadanos. Por otra parte, en medios de JxS, ha caído como una jarra de agua fría que, dieciocho meses después, la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC), pida la inculpación de Francesc Homs, actual líder de DiL en el Congreso, por su implicación la celebración de la consulta pro independentista celebrada el 9 de noviembre de 2014. En aquel 9-N, Homs era vicepresidente y portavoz de la Generalitat y la Fiscalía – que ya sigue causas contra el ex presidente Artur Mas, y las Conselleres, Joana Ortega e Irene Rigau – considera que tuvo un papel relevante en la utilización de los sistemas informáticos de la empresa T-Systems.

Continúan, pues, las tensiones entre la Generalitat de Catalunya, ahora bajo la presidencia de Carles Puigdemont, y los estamentos del Estado a la espera de ver cómo pueden evolucionar con un nuevo gobierno.

Artículos relacionados