Gana casi la mitad que Bankia y el 44% que el Santander como grupo con­so­li­dado

Francisco González condena al BBVA a ser el quinto banco en España por beneficios

El banco móvil bri­tá­nico, en el que echó 64 mi­llones de eu­ros, to­davía no fun­ciona

Francisco González.
Francisco González mira pero no ve.

Al margen de las re­cientes re­for­mu­la­ciones de cuen­tas, el vi­sio­nario FG ha con­de­nado al BBVA al quinto puesto en España por be­ne­fi­cios. Descontadas las pér­didas del in­mo­bi­lia­rio, el banco pre­si­dido por Francisco González ha ga­nado apenas 554 mi­llones en 2015, tan sólo por de­lante de Bankinter y Popular. De he­cho, la unidad en España del BBVA tan sólo con­tri­buye en un 12,2% al be­ne­ficio con­junto del grupo. Incluso, sus 2.642 mi­llones con­so­li­dados su­ponen tan sólo un 44% de los 5.966 mi­llones ob­te­nidos por el Santander.

Mientras, Atom Bank, el banco móvil británico, no ha comenzado sus actividades.

BBVA ha sido el último banco, cronológicamente, en presentar sus cuentas anuales y sus resultados en España también le sitúa en un poco digno quinto lugar entre las siete entidades que cotizan en el Ibex 35. El beneficio neto obtenido durante el pasado ejercicio, una vez descontadas las pérdidas de la actividad inmobiliaria, tan sólo alcanza los 554 millones de euros, únicamente por encima de los resultados obtenidos por Bankinter (376 millones) y Popular (105 millones de euros).

Lo ganado por el banco de Francisco González (FG) en el negocio doméstico representa casi la mitad de lo obtenido por Bankia (1.040 millones de euros). Al final, la entidad nacionalizada que preside José Ignacio Goirigolzarri, exconsejero delegado del propio FG, se sitúa como el banco español con mayores beneficios, seguido por Caixabank (814 millones) y Santander (727 millones de euros).

El BBVA se ve incluso superado por el Sabadell, que sin la integración del británico TSB ha ganado el pasado ejercicio 586 millones de euros. Aunque las pérdidas de la actividad inmobiliaria se han reducido a lo largo de 2015 en más de un 45%, el beneficio atribuido por el negocio bancario en España ha tenido un cuarto trimestre estanco algo más que discreto, ya que tan sólo ha obtenido 87 millones de euros. De hecho, su beneficio final ha sido inferior a los 694 millones de euros netos que había alcanzado al cierre del tercer trimestre del pasado ejercicio.

La contribución neta de BBVA España al beneficio conjunto del grupo es tan sólo de un 12,2%, frente al 46,1% que aporta México, la principal área geográfica. Esa aportación de España es ligeramente superior a la de Estados Unidos (11,9%), uno de los mercados por el que FG apuesta de manera decidida para crecer durante 2016.

Incluso, el beneficio consolidado del grupo BBVA se ha limitado a 2.642 millones de euros, como consecuencia de la apuesta de su presidente por hacerse con el control del banco turco Garanti. Dicha cantidad tan sólo supone un 44% del beneficio atribuido del Santander, que en el pasado ejercicio alcanzó los 5.966 millones de euros.

Eso sí, FG sigue obsesionado por la revolución digital y sigue con su visión apocalíptica de que tan sólo algunos bancos van a sobrevivir a esa transformación tecnológica. Como no puede ser de otra manera, BBVA será uno de ellos. "Estamos a la cabeza en el mundo digital", afirma sin rubor. "Muchos bancos van a desaparecer y los que sobrevivan no serán bancos", apostilla.

Como ya defendiera hace unos años, con las ventas de frigoríficos o lavadoras en las sucursales de su banco, el presidente del BBVA confirma que su entidad venderá productos no financieros en el corto/medio plazo como consecuencia de la revolución digital. Incluso, reconoce que su apetencia por compras de otros bancos físicos se les pasa con el tiempo y que su apuesta es más virtual.

Explosión en marzo

El presidente del BBVA ya dio muestras de esas apetencias digitales a finales del año pasado, cuando se compró una participación del 29,5% en Atom Bank, el primer banco móvil creado en el Reino Unido. La aventura ha supuesto una inversión de 45 millones de libras (unos 64 millones de euros en su momento) en una entidad que tenía previsto iniciar su actividad el pasado mes de enero.

Sin más explicaciones, FG ha indicado que la gran explosión de Atom Bank se producirá el próximo mes de marzo, aunque no ha puntualizado los motivos del retraso de su puesta en marcha con cero clientes en cartera. Eso sí, el presidente del BBVA confía mucho en ese proyecto, pero no piensa entrar "físicamente en el Reino Unido, que es un mercado muy grande".

Con una inversión de 750 millones de euros en tecnología, Francisco González optó por la compra de esa participación en un banco que aún no opera, mientras que Caixabank lanzaba hace unas semanas Imaginbank, su propio banco móvil para la generaciones más jóvenes, principalmente.

Artículos relacionados