DESDE EL PARQUET

Los dividendos caen en España

Los di­vi­dendos en España su­maron 23.100 mi­llones de dó­lares (31.052 mi­llones de eu­ros) en 2015, un 26,8% menos que el año an­te­rior, mien­tras que los mun­diales ca­yeron un 2,2% y ex­pe­ri­men­taron su pri­mera caída en los siete años de his­toria del ín­dice Global Dividend Index (HGDI).

El índice, elaborado por Henderson Global Investors, concluye que el factor que más repercutió en el dato de España fue la disminución de 1.500 millones de euros en el dividendo del Santander. "La entidad anunció que dejaría de repartir acciones en lugar de dividendos. Así, aunque el volumen de dividendos es menor, ahora es un verdadero pago en metálico a los inversores", explica el informe.

Por su parte, el dato de España también se ha visto influido por el hecho de que Repsol hiciese una distribución inferior a sus accionistas, "pero el efecto se debió al gran dividendo extraordinario que abonó en 2014", subraya Henderson Global Investors.

A nivel mundial, el descenso de 26.400 millones de dólares (23.970 millones de euros) responde más a la "volatilidad inusualmente alta de los mercados de divisas" que a las dificultades en las empresas a nivel mundial, explica la compañía.

Además, el dólar finalizó 2015 con revalorizaciones frente a la mayor parte de las divisas, por lo que esta "extraordinaria" fortaleza del 'billete verde' ha tenido como consecuencia un descenso de 104.000 millones de dólares (94.430 millones de euros) en los dividendos.

Por ello, los dividendos mundiales aumentaron un 9,9% en tasa subyacente, reflejando un crecimiento positivo en todas las regiones del mundo. "La diferencia de 12,1 puntos porcentuales entre el crecimiento general y el subyacente en 2015 fue especialmente acusada", destaca el informe.

##Descenso del 12,2% en Europa

La fortaleza del dólar fue especialmente acusada en Europa, donde el programa de flexibilización cuantitativa (QE) emprendido por el Banco Central Europeo (BCE) tuvo como consecuencia una depreciación del euro "considerable".

En concreto, en Europa los dividendos descendieron un 12,2% en tasa general, mientras que en tasa subyacente se incrementaron un 7,7%, como consecuencia de los "efectos drásticos de los tipos de cambio", que restaron 41.700 millones de dólares (37.860 millones de euros) al valor de los dividendos abonados.

Francia volvió a situarse como el país donde más dividendos se distribuyen, aunque sus empresas repartieron un 15,8% menos de dividendos respecto al año anterior. Por su parte, los dividendos alemanes disminuyeron un 13,3% hasta los 34.200 millones de dólares (31.060 millones de euros), aunque aumentaron un 9,3% en tasa subyacente.

##Repercusión de la fortaleza del dólar

La incidencia de la fortaleza del 'billete verde' también tuvo una importante repercusión en Rusia, Brasil y Australia y sus divisas cayeron con fuerza, "arrastradas por los previos de las materias primas de las que dependen sus exportaciones".

Sin embargo, el efecto comenzó a disiparse a finales de año, al disminuir la volatilidad de los tipos de cambio. Por ello, en el cuarto trimestre los dividendos mundiales aumentaron un 4,6%, mientras que en tasa subyacente se incrementaron un 12,1%.

Pese al descenso de los dividendos mundiales, sus ingresos supusieron un importante de la rentabilidad total de los accionistas durante 2015, hasta compensar "casi totalmente" el descenso de 1,3 billones de dólares (1,18 billones de euros) del valor de sus acciones, destaca el informe.

##China, primer descenso anual

Por regiones, Estados Unidos fue la "locomotora mundial" de crecimiento del reparto de dividendos, hasta alcanzar los 405.400 billones de dólares (368.090 millones de euros), lo que supone un incremento en tasa general del 14% respecto al año anterior.

Por su parte, China, el país con mayor peso dentro de los mercados emergentes, registró el primer descenso anual de sus dividendos, al sumar 28.000 millones de dólares (25.430 millones de euros) frente a los 28.400 millones de dólares del año anterior.

En el caso del gigante asiático, "la influencia del Gobierno está ayudando a mantener altos los pagos de dividendos, incluso en un momento en el que los bancos intentan recapitalizarse", destaca Henderson Global Investors.

Artículos relacionados