DESDE EL PARQUET

Prisa, 100 millones menos de deuda

Prisa, que en los nueve pri­meros meses de 2015 re­dujo su deuda en más de 700 mi­llones de eu­ros, gra­cias, es­pe­cial­mente, a las ventas de Canal+ y de la par­ti­ci­pa­ción en Mediaset España, quieren se­guir avan­zando en esta línea en los pró­ximos me­ses, para lo que, entre otros pla­nes, pre­paran un canje de deuda por ac­cio­nes.

Al cierre del pasado septiembre, la deuda neta de Prisa se cifraba en 1.880 millones de euros, frente a los 2.582 millones que sumaba al término de diciembre de 2014.

En los últimos días, los gestores del grupo han alcanzado un acuerdo con varios de sus principales acreedores, para capitalizar créditos por un importe mínimo de 100,18 millones de euros y máximo de 150 millones de euros. Para ello realizarán una emisión de bonos, necesariamente convertibles, a dos años, y a un precio unitario de 10 euros por acción de Prisa.

Respecto a esta emisión, Prisa ha recibido sendos comunicados de HSBC, Banco Santander y CaixaBank, todos ellos acreedores bancarios de la compañía, comprometiéndose de forma irrevocable a suscribir la emisión mediante el canje de préstamos de los que son titulares, por un importe de 80,96 millones de euros, 9,61 millones y 9,61 millones, respectivamente. El resultado de este compromiso de suscripción es de un importe total de 100,18 millones.

Esta emisión, que deberá ser aprobada por la junta general, contará con dos tramos: A y B. El ‘Tramo A’, por un importe de 32,099 millones de euros, irá destinado exclusivamente a los acreedores bancarios, que comprometen su suscripción total mediante la capitalización de préstamos por importe de 12, 87 millones en el caso de HSBC, 9,61 millones en el caso de Banco Santander y 9,61 por parte de Caixabank.

El ‘Tramo B’, por un importe de 117,90 millones, irá dirigido a los titulares de préstamos participativos de la compañía en virtud del contrato de financiación sindicado suscrito en diciembre de 2013. La suscripción de este tramo estaría comprometida por HSBC en un importe de 68,08 millones de euros, aunque el importe a suscribir por esta entidad podría verse reducido en el caso de que existiesen otras entidades interesadas en canjear sus respectivos préstamos en esta emisión, por un importe conjunto superior a 49,81 millones. En este último caso, los bonos se distribuirían proporcionalmente entre las entidades suscriptoras.

Lógicamente, el compromiso de suscripción referido se encuentra sujeto a la obtención de los preceptivos informes emitidos por el auditor de cuentas de la compañía y otro auditor independiente designado por el Registro Mercantil, así como también a una serie de autorizaciones por los acreedores de Prisa, etc. Una serie de actuaciones que deberán cumplimentarse con anterioridad al próximo 30 de abril.

La noticia de esta operación tuvo su reflejo en la cotización de las acciones de Prisa, que cerraron el pasado viernes en 4,782 euros, con alza en esa sesión de un 2,18% y en la última semana del 4,78%. No obstante, su saldo en 2016 acumula aún un castigo del 8,39%.

Artículos relacionados