Monitor de Consumo Bancario

Juzgados de Asturias y Cataluña pu­blican re­so­lu­ciones que obligan a los bancos a de­volver todo el di­nero

Cláusulas suelo: la retroactividad ya cristaliza en sentencias judiciales

En el caso de Abanca, será el FROB quien tenga que ha­cerse cargo de los re­em­bolsos

Sucursal de Abanca
Sucursal de Abanca.

El te­rre­moto pro­vo­cado por la Justicia eu­ropea ya tiene sus ré­pli­cas. Sendos juz­gados de Oviedo y Barcelona han dic­tado sen­ten­cias que obligan a Sabadell y Popular, res­pec­ti­va­mente, a de­volver todo el di­nero co­brado por las cláu­sulas suelo in­cluidas en dos hi­po­te­cas, sin lí­mites de re­tro­ac­ti­vi­dad. Lo cu­rioso de la sen­tencia es que deja sin afrontar una de las cues­tiones de estas cláu­su­las: la res­pon­sa­bi­lidad irre­gu­lar, y pre­sun­ta­mente de­lic­tiva, de sus im­pul­so­res.

Sin embargo, la histórica victoria del movimiento consumerista español no es total: Juan Carlos Escotet supo cubrirse las espaldas y serán las arcas públicas quienes se hagan cargo de la factura ocasionada por la nulidad de esta figura en los contratos de Abanca.

El pasado 21 de diciembre, el Tribunal de Justicia de la UE falló, en contra del criterio del Abogado General, que la naturaleza de las cláusulas suelo es abusiva y, por lo tanto, las entidades financieras españolas deben abonar la totalidad de los importes cobrados de más desde la firma del contrato hipotecario, y no desde mayo de 2013, cuando el Tribunal Supremo las declaró nulas.

Cinco días después, el Juzgado de Primera Instancia número 10 de Oviedo fue el primero en aplicar la Jurisprudencia del tribunal europeo al condenar a Banco Sabadell a devolver a la usuaria todo el dinero percibido por el 'suelo' incluído en una hipoteca firmada el 30 de julio de 2003, más los intereses devenidos.

El órgano judicial asturiano refleja en los fundamentos de derecho de la sentencia los argumentos del TJUE, que afirmaba que la limitación temporal de los reembolsos hace que la protección de los consumidores sea "incompleta e insuficiente", por lo que "no constituye un método adecuado y eficaz para que cese el uso de cláusulas abusivas". Esta misma base jurídica sirvió al Juzgado de Primera Instancia número 10 de Barcelona para condenar a Banco Popular a devolver a un cliente la totalidad de los importes cobrados por las cláusulas suelo incorporadas a una en la escritura de compraventa con subrogación de préstamo hipotecario y novación modificativa de 20 de abril de 2005 y en una escritura de novación modificativa de préstamo hipotecario de 14 de septiembre de 2005. El fallo incluye la resolución del TJUE, destacando su "importancia".

La de arena

No todo son buenas noticias para el movimiento consumerista español, enemigo jurado de las cláusulas suelo. Abanca (antes NovaCaixaGalicia), como la gran mayoría de entidades financieras españolas, está vinculada a hipotecas con suelos, pero no devolverá el dinero cobrado por ellas. Al contrario, será el errio público quien haga frente a esa obligación.

¿La razón? En la compra de la antigua NovaCaixaGalicia se incluyó una cláusula que exime a Abanca de hacerse cargo de las devoluciones a los preferentistas y a los afectados por cláusulas suelo, trasladando al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) el 85% de esta deuda.

@josesmendoza

Artículos relacionados