Las ac­ciones del grupo se re­cu­peran tras el des­plome de re­sul­tados en el tercer tri­mestre

Sniace crece en confianza en su regreso a la actividad y al mercado

El plan de via­bi­lidad y los es­fuerzos de la pa­pe­lera tran­qui­lizan a los in­ver­sores

Planta de celulosa de Ence
Planta de celulosa.

El re­greso a la ac­ti­vidad de Sniace y con ello su vuelta al mer­cado ha sido una de las no­ticas más po­si­tivas de la Bolsa en 2016. En tan solo unos meses las ac­ciones de la com­pañía han tri­pli­cado su valor en un am­biente de mayor con­fianza sobre su via­bi­li­dad. La reaper­tura de la fá­brica, des­pués de tres años, se ha pro­du­cido además en un mo­mento óp­timo de mer­cado gra­cias al re­punte in­ter­na­cional de los pre­cios de la ce­lu­losa.

Los que siguen a la compañía de cerca consideran que el plan de viabilidad y los esfuerzos realizados en los últimos meses en ahorro de costes, mediante ajustes especialmente en la política energética, abren un claro escenario para su vuelta a la rentabilidad. A ello puede contribuir además la especial demanda de productos bajos en contaminantes, pues la fábrica de Torrelavega (cantabria) es de las pocas del mundo en producir celulosa libre de cloro gracias a la nueva tecnología implementada para reducir los vertidos contaminantes.

Un proceso de modernización tecnológica que prevé aplicar también a la planta de Viscocel con inversiones de entre siete y ocho millones de euros. En este sentido, Sniace está poniendo todos los medios necesarios para cumplir la normativa sobre vertidos y emisiones.

Factores que permiten ser optimistas respecto a la evolución de la empresa y su futuro a largo plazo y que justifican la positiva evolución del valor en Bolsa. El propio presidente de la compañía, Blas Mezquita, ha asegurado que lo lógico y normal es que el valor se vaya consolidando –conforme se vayan cumpliendo los contenidos del plan de viabilidad y se asiente la producción– para recuperar los niveles previos a los problemas que originaron el cese de la actividad.

De momento, las acciones del grupo industrial que capitaliza 75 millones de euros, han recuperado la tendencia alcista tras la corrección sufrida con la presentación de sus resultados del tercer trimestre. El canal de precios al alza es ahora menos en vertical que el observado en su regreso a la Bolsa, pero parece mucho más consistente. Si en el corto plazo vence su principal resistencia en la actualidad, en torno a 0,35 euros por acción, tendrá vía libre para volver a tantear la cota de 0,40, máximos del año como, paso previo a nuevos e importantes hitos siempre y cuando cumpla con las favorables expectativas depositadas en la compañía.

Artículos relacionados