Los co­mer­cios afinan sus cam­pañas con cré­ditos a tipo cero

Navidades para tirar de tarjeta

El uso de me­dios de pago se dis­para por en­cima de los 10.000 mi­llo­nes, un 20% más

el corte ingles
El Corte Ingles.

El Corte Inglés ha reabierto la guerra por el con­sumo en estas na­vi­da­des. Al igual que hi­ciera el pa­sado año, la ca­dena de dis­tri­bu­ción ha de­ci­dido po­ten­ciar sus ventas a través de una cam­paña de cré­ditos a tres meses a tipo cero. La ini­cia­tiva, a la que ten­drán que hacer frente el resto de com­pe­ti­dores se pro­duce en un mo­mento dulce para el con­sumo en España. Bancos y fi­nan­cieras tam­bién quieren apro­ve­charse de la co­yun­tura, con cré­ditos rá­pi­dos, a los que se su­mará el uso ma­sivo de las tar­jetas de cré­dito.

Los regalos de Navidad y Reyes, la cena de Fin de Año y un periodo vacacional y de gasto se asoman a los hogares españoles en un inmejorable momento. El descenso del desempleo y el mayor poder adquisitivo de los hogares anuncia una campaña de Navidad récord como no se veía en años. Se calcula que uno de cada ocho consumidores tirarán de los medios de pago para solucionar los apuros de consumo de estas fiestas.

Según los últimos datos disponibles del Banco de España, las denominadas tarjetas revolving o de pago aplazado han movido en lo que va de año un total de 10.432 millones de euros, lo que representa un crecimiento del 17,45% respecto al ejercicio precedente. El único pero de esta modalidad de pago son los elevados costes que conlleva, que pueden llegar a alcanzar niveles del 24% en tipos nominales.

De seguir la progresión en el uso de las tarjetas, el saldo vivo de estos instrumentos de pago se acercará hasta los 11.000 millones de euros, en una recta final en la que ejercerá un papel decisivo la campaña de Navidad que ya se ha iniciado.

Créditos express

Frente a esta modalidad de pago se encuentran los denominados créditos rápidos, que son productos al alcance de buena parte de los bolsillos. Son préstamos con los que las entidades financieras independientes inundan los servidores de correos electrónicos por estas fechas. Las financieras de las cadenas de distribución utilizan el correo postal para tratar de seducir a sus clientes para que abran un préstamo para la recta final del año.

Según los últimos datos del Banco de España, las operaciones de crédito a plazo hasta un año habían movido algo más de 3.000 millones de euros en nuevas operaciones, con un descenso de casi un 10% en tasa interanual.

Crédito disparado

Este comportamiento contrasta con el del sector de los préstamos al consumo, el hermano mayor de los préstamos rápidos, tarjetas y créditos a tipo cero de las navidades. En lo que va de ejercicio, estos préstamos han registrado un crecimiento de nada menos que el 28,76% hasta situarse en la zona de los 18.212 millones de euros.

El arranque de la financiación tanto al consumo como a la vivienda por parte de la banca española obedece a la estrategia del Banco Central Europeo (BCE) de situar los tipos de interés en mínimos históricos. Y no sólo eso, sino también la decisión de cobrar 0,4 puntos a las entidades que quieran depositar su excedente de liquidez en la institución.

De esa forma, la institución que preside Mario Draghi fuerza a los bancos a no tener más remedio que movilizar sus excedentes de fondos a través de préstamos, el objetivo último del BCE para reactivar la economía.

Artículos relacionados