DESDE EL PARQUET

Acerinox, músculo de acero

Si no se lo im­pide Repsol en las úl­timas se­sio­nes, Acerinox va a des­pedir 2016 como el se­gundo mejor valor del ejer­cicio en el Ibex 35 con una re­va­lo­ri­za­ción cer­cana al 42%, dando así casi por ol­vi­dada la pro­funda de­pre­sión su­frida un año an­tes.

La cuestión ahora es saber si volverá a las andadas o podrá mantenerse como uno de los valores protagonistas en los próximos meses, apoyado en el repunte de los precios de las materias primas.

Los analistas de Jefferies han elevado recientemente su precio objetivo para la compañía siderúrgica de 12 a 13 euros por acción, lo cual apenas le concede potencial alcista desde su cotización actual por encima de los 12,7 euros.

La firma señala que las subidas motivadas por la mejora del entorno económico están prácticamente agotadas y no se observan nuevos catalizadores que impulsen el valor a corto y medio plazo.

Más optimistas se muestran los expertos de Renta 4 que aconsejan sobreponderar el valor con un precio objetivo de 13,9 euros por acción, con un potencial de subida de al menos un 10% adicional. La firma considera muy positivo el quinto Plan de Excelencia aprobado por el consejo de administración del grupo para los dos próximos ejercicios y con el que prevé ahorrar 50 millones de euros en costes.

En los cuatro anteriores planes, de 2009 a 2016, Acerinox consiguió ahorros de costes por un valor superior a los 360 millones de euros. Importes que se consolidan y constituyen la base para el siguiente plan, reforzando el posicionamiento competitivo de la compañía. Además, el consejo ha acordado proponer a la Junta General de Accionistas un dividendo con pago único en julio de 2017, sin especificar el importe. Los expertos de R4 prevén que la cifra se sitúe sobre los 0,45 euros por acción y mediante la modalidad de “script”, tal y como viene siendo habitual en los últimos años.

Desde el punto de vista técnico, las perspectivas son también favorables para el grupo acerero. El valor está configurando un canal alcista impecable –con máximos y mínimos crecientes– que le llevó a superar con solvencia la importante resistencia que encontraba en 12,30 euros a principios de mes.

Ahora, tras chocar contra su nueva barrera sobre los 13 euros está formando un nuevo mínimo creciente en busca de superar que le sirva de catapulta para superar esa cota. De conseguirlo, podría tener el camino despejado en los próximos meses hasta zonas cercanas a los máximos absolutos alcanzados a principios de 2015.

Tampoco conviene descartar posibles correcciones del valor, sin embargo, resulta difícil apostar por ellas teniendo en cuenta los positivos gráficos de las materias primas, cuyas subidas permitirán mejorar las perspectivas de su negocio.

Artículos relacionados