DESDE EL PARQUET

Grifols, un pura sangre

El sector farmacéutico se ha convertido en una de las grandes apuestas de los gestores patrimoniales para 2017. Pocos son los que no colocan en sus carteras un interesante porcentaje de las compañías ligadas a la salud.

Dentro de las co­ti­zadas es­paño­las, mu­chos ex­pertos des­tacan a la­bo­ra­to­rios Grifols como una de las em­presas con mayor po­ten­cial. Su ne­gocio en Estados Unidos la con­vierte en un valor de gran in­te­rés, pues el sector puede ser uno de los más fa­vo­re­cidos por los cam­bios de po­lí­tica anun­ciados por la nueva ad­mi­nis­tra­ción Trump.

En es­pe­cial se habla de la po­sible de­ro­ga­ción de la re­forma sa­ni­taria rea­li­zada por Obama, lo que po­dría im­pulsar la me­jora de ren­ta­bi­lidad para las em­presas de ges­tión de salud de­bido a la re­duc­ción de los costes re­la­cio­nados con el Affordable Care Act (ACA).

A ello se suma la cre­ciente for­ta­leza del dólar frente al euro, apo­yado en una po­lí­tica mo­ne­taria más res­tric­tiva por parte de la Reserva Federal. A medio plazo se es­pera además una con­ten­ción de los gastos fis­cales y me­nores costes de deuda que en­ca­re­cerán a la di­visa nor­te­ame­ri­cana. Un factor que re­per­cu­tirá muy fa­vo­ra­ble­mente en la cuenta de re­sul­tados de Grifols con una ex­po­si­ción a Estados Unidos y a su mo­neda su­pe­rior al 60%

Otro de los fac­tores que están va­lo­rando los ex­pertos es la lucha contra el virus Zika. Aunque los riesgos al res­pecto se han re­du­cido con­si­de­ra­ble­mente en los úl­timos me­ses, la com­pañía es­pañola es uno de los dos únicos pro­vee­do­res, junto a la com­pañía suiza Roche, se­lec­cio­nadas por el Gobierno es­ta­dou­ni­dense para uti­lizar un test capaz de en­con­trar ras­tros del virus en los aná­lisis de san­gre.

Teniendo en cuenta que se es­timan entre 13 y 14 mi­llones de do­na­ciones de sangre al año y que cada test cuesta entre 6 y 10 dó­la­res, ambas com­pañías tienen un mer­cado po­ten­cial a re­partir de más 100 mi­llones de dó­la­res.

Estas buenas pers­pec­tivas con­trastan con la ten­dencia ne­ga­tiva en la cual se en­cuen­tran in­mersas las ac­ciones de la com­pañía ca­ta­lana desde fi­nales de ju­nio. Desde esa fecha lle­garon a perder más de un 16% hasta los mí­nimos sobre los 16,7 euros re­gis­trados a prin­ci­pios de di­ciem­bre. A partir de ahí, el valor ha re­bo­tado con fuerza si­guiendo el tra­di­cional “rally” na­vi­deño para re­ducir las pér­didas anuales por de­bajo del 10%.

Ahora se en­frenta a una zona de gran con­ges­tión entre los 19 y los 19,5 euros por ac­ción, pero si la su­pera po­dría tener un po­ten­cial de subida ini­cial del 10%, hasta su prin­cipal re­sis­tencia sobre los 20 euros por ac­ción. Si acom­pañan los re­sul­tados en la pri­mera parte del pró­ximo ejer­ci­cio, los más op­ti­mistas con­si­deran que in­cluso se po­dría ver al valor re­la­ti­va­mente pronto en zona de má­xi­mos.

Artículos relacionados